Logo El Territorio

Únicamente gracias, familia de la ex Unidad Geriátrica

Sábado 12 de mayo de 2018
Expresión que permanentemente decía durante los años que convivimos a partir del año 1973, cuando  el gobernador señor Juan Irrazábal me encargó la organización y conducción de una estructura que se dedicara a atender y brindar servicios a la franja poblacional de la provincia, personas mayores de sesenta años, "nuestros queridos viejos".
Por qué decidí ese nombre "Unidad". Es la propiedad de todo ser que ha ido envejeciendo, la virtud que no puede dividirse sin que su esencia se destruya, en su mundo espiritual, psíquico, físico, económico, social.
Geriátrica: es la ciencia y el arte para atenderlos, curarlos, rehabilitarlos de sus enfermedades que son contingencias o trastornos que disminuyen sus energías, goces y duración de la vida, produciendo muchas veces estragos dolosos seguidos de muerte.
Los seres humanos nacieron, crecieron, desarrollaron, maduraron (no todos), vivieron, sobrevivieron, convivieron y reclamaron lo que por derecho les corresponde: lugar donde estar, algo para hacer, alguien a quien querer, ser queridos y respetados
Nosotros, el plantel de personal, aceptamos los agradecimientos de los pacientes, de su familia, amigos, entornos, comunidad.
Ese agradecimiento nos lleva a dar más y sembrar semillas de amor y crecer espiritualmente. Al despertarnos cada día para ir al trabajo a la Unidad Geriátrica también nosotros damos gracias por la abundancia de cosas buenas que conseguíamos por tener trabajo y poder servir al prójimo, a pesar de todas las incertidumbres y sobrecarga de problemas de nuestro propio crecimiento que iban aflorando.
Luchemos por tener un corazón agradecido que nos lleve a un estado de ver con claridad y saber que la vida es buena a pesar de todos los momentos de depresión que tengamos. Después pasan y con fe puede asomar, como el sol entre las nubes, que trae paz mental y la oportunidad de irradiar alegría, ánimo,buen consuelo y sanación de mente, cuerpo, espíritu.
Personalmente, apreciado personal de la ex Unidad Geriátrica que me acompañaron y toleraron durante 31 años en mi senesencia, el 4 de mayo, día en que se puso en funcionamiento, reitero mi agradecimiento a los profesionales, técnicos, administrativos, mantenimiento y servicios y los tengo permanentemente presentes por todo lo que hicimos y a pesar de no ser suficiente, otros lo irán completando. Recordemos que si ayudamos a quienes se encuentran solos nunca estaremos solos. Más adelante he de nombrar a todas aquellas instituciones que me dieron la posibilidad de concretar sueños. Muchas, muchas gracias. 
Tendamos las manos que todos necesitamos, al pasar los días, cuando vamos envejeciendo.

Por José Miérez
Gerontólogo

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina