Virtudes, generosidad, humildad

Sábado 4 de agosto de 2018
José Miérez

Por José Miérez Gerontólogo

Comunidad misionera,  pasando el plumero a los recuerdos para sacarle el polvo y la tela de araña, quisiera compartir con ustedes momentos que conviví con Pepe Piró cuando ejercía el cargo de vicegobernador de la provincia pues, pese al rango y estatus que ostentaba, siempre fue generoso en favor de otras personas, desinteresadamente y con alegría y humildemente aprovechaba las oportunidades para obrar el bien sin llamar la atención, ni requería el aplauso ajeno.
Una o dos veces al mes, un día viernes a la mañana, me llamaba a la dirección de la Unidad Geriátrica para pedirme “permiso” para que le prestara la parrilla y el quincho y poder compartir con su amigo Ñato Claro y sus compinches de aventuras en su juventud.
Ñato, ayudado, organizaba todo y tenía sus laderos pues él estaba en silla de ruedas por su amputación bilateral. Él pedía un balde de agua limpia, agregaba dos puñados de sal gruesa y ponía la carne, achuras, chorizos, etc y las dejaba mientras se hacía el fuego. No usaba ningún chimichurri, porque le quitaba el sabor natural a la carne, pues manifestaba ser “antropófago”.
Por supuesto, no faltaba queso y salamín y el postre ‘vigilante’, todo matizado contando diabluras en carrera de media milla y el truco o tute cabrero acompañaba.  Todo ese encuentro periódicamente controlado por Puma, la perra de policía de su propiedad. Ñata Claro, su hermana, solía arrimar algunos pastelitos o torta y vino de contrabando.
Oportunamente contaré algunas otras anécdotas.
Lo que se pretende resaltar es el valor de la amistad y todos los valores de las personas de buena voluntad que nos rodean, que son mayoría y, con prudencia y dialogando, escuchando, opinando, respetando, consultando y paso a paso, se puede disfrutar la vida que en la actualidad, para alcanzar la sociedad que anhelamos, lo principal es vivir con la verdad y no claudicar en los principios de dar, amar y servir al prójimo pues el no hacerlo sería como poner una bomba en el camino que ningún régimen podrá neutralizar.
Tendamos la mano, sigamos ayudando  a nuestro prójimo.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina