La gran aspiradora

Domingo 7 de octubre de 2018
Brasil comienza hoy a buscar un nuevo presidente, con más de 13 millones de desempleados y una economía que se tambalea. Quien había comenzar a sacar de la pobreza al país, Lula Da Silva, está preso. Entre 2003 y 2010 había liderado Brasil, durante su mayor apogeo económico y social. Lula sacó a millones de personas del umbral de la pobreza y robusteció el sistema judicial, que luego lo metió preso. Cuando terminó su segundo y último mandato como presidente de Brasil, tras casi una década de histórica prosperidad, en 2010, Lula tenía el impresionante apoyo de un 90 por ciento de la población.
Se pensaba que ese sería el año en que volvería a presentarse, pero todo comenzó cuesta abajo cuando su sucesora, Dilma Rousseff, perdió la presidencia en 2016 en un impeachment y desde entonces, comenzó también el declive de la economía en medio de los escándalos de corrupción. Un país debilitado suele ser una tentación para aquellos que desean imponer mano dura a la administración y es parte del perfil del extravagante diputado, Jair Bolsonaro. En medio del caos, surgió la posibilidad de este ultraderechista y ex militar, que ahora es quien mejor mide, aunque no le alcanzaría para evitar una segunda vuelta.
El gran misterio será el voto de las mujeres, porque Bolsonaro es duramente cuestionado por personificar todo el machismo y el retroceso que se intenta superar en el mundo en el siglo XXI. Lo cierto es que con este candidato, el Ejército recobra protagonismo en el país por primera vez en 30 años de democracia. En tanto Lula, en la cárcel y obligado a renunciar a su candidatura por la Justicia electoral, terminó siendo sustituido por el ex alcalde de San Pablo, Fernando Haddad. Este dirigente de ultraizquierda creció en popularidad, no tanto pero lo suficiente como para forzar la segunda vuelta para terminar de definir quién será el reemplazante de la debilitada administración del presidente Michel Temer.

Cisnes negros
La aparición de “cisnes negros” en las economías representan malos augurios. Es una metáfora utilizada esta vez por el Banco Mundial para dar cuenta de un suceso impredecible e inesperado sobre lo que ocurre con la economía de Latinoamérica. Hace apenas seis meses, el mismo organismo con sede en Washington estimaba una aceleración del crecimiento este año para la región. Sin embargo, ahora bajó a 0,6 por ciento, lo que representa medio punto más bajo que en 2017 y lejos del 1,7% que había proyectado en el mes de junio. Cita en primer término cómo la economía Argentina se contraerá 2,5 por ciento este año y la desaceleración de Brasil, que crecerá sólo 1,2 por ciento, y ya se saben todos los problemas que sigue teniendo Venezuela.
El organismo hace unos meses hablaba de que la región había retomado el rumbo del crecimiento y ahora, con el fin de proteger a los sectores más vulnerables, recomienda el organismo internacional no gastar más sino mejor.

Rescatando pesos

Más allá de estos pronósticos, la Argentina tiene sus propias mediciones diarias. La novedad de la semana pasada representaba que el Fondo Monetario Internacional (FMI) había decidido otorgar otros 7.000 millones de dólares a los 50.000 concedidos en junio como rescate a la situación financiera de la Argentina. Lo que sucedió esta semana es que el Banco Central, a fin de contener al dólar desde el lunes, cuando inició un nuevo plan, absorbió pesos por el equivalente a casi el doble de esa cifra, en total 11.153 millones de dólares. Fue para impedir que la moneda nacional se siga devaluando e intentar desalentar que continúe el boom de la compra de dólares. No sólo se destinaron esos fondos citados, sino que además el Central pagó hasta el 73,3 por ciento de interés a las entidades bancarias para que la apuesta sea por el peso y no el dólar. Pero con esa supertasa perjudica a la cadena económica, que no puede acceder a créditos convenientes para financiarse.
Es verdad, no hubo una nueva disparada en el precio del dólar, pero como se indicó, fue con un altísimo costo financiero. La idea es que no haya tanto peso en circulación, y para ello se ha recurrido a las Leliq, Letras de Liquidez, que son un bono que vence cada semana. La idea es que actúe como una aspiradora que absorba el exceso de peso en circulación y disminuya la base monetaria, a fin de intentar bajar la inflación que se estima podría estar muy cerca del 50 por ciento. Exactamente ese es el porcentaje de la pérdida de valor que tuvo la moneda nacional desde enero de este año.
Para intentar frenar la inflación, el nuevo titular del Central, Guido Sandleris, decidió canjear pesos por bonos a fin de no emitir más billetes, aunque las ya citadas altas tasas de interés, según los economistas, traerán más recesión y menos consumo. Advierten que si con las Lebacs se había armado una bola de nieve que provocó una bomba de tiempo que debía desactivarse ahora con las nuevas Leliq del Banco Central, se está haciendo lo mismo y a mayor velocidad. “Se está criando de a poquito al primo hermano del monstruo”, fue la afirmación del economista Carlos Melconian. Otros economistas concluyen que para que el plan sea exitoso se deberá conseguir la estabilización del dólar y con urgencia bajar las tasas de interés que están por las nubes y están golpeando con dureza al sector de la producción, especialmente a las pequeñas y medianas empresas.

Carrió no sabe escuchar
Una vez más hizo de las suyas la diputada Elisa Carrió. Esta vez, amenazó con romper la alianza Cambiemos, furiosa con el ministro Germán Garavano por haber afirmado que no sería bueno que se pida la detención de la ex presidenta Cristina Kirchner. La líder de la Coalición Cívica, que advierte que no son negociables ni la República ni la impunidad, pareciera no está dispuesta a admitir otras opiniones. Como en cualquier ámbito, se presume que siempre habrá posiciones encontradas, aunque Carrió al parecer no quiere escuchar otras voces y ello hizo que cometiera varios errores, como aquellos pronósticos fallidos anunciando que el dólar no subiría más allá de los 23 pesos, como otros tantos diagnósticos sin sustento.
Al no tener la verdad absoluta, podría permitirse escuchar otras opiniones. No conforme con lo anterior, Carrió también cargó contra el radicalismo, al acusar de que Garavano tiene el apoyo del grupo de Coti Nosiglia y Ricardo Gil Lavedra, a quien tiene en Justicia 2020, enfrentados con la diputada. Todo sucedió a partir de que Garavano considerara que no le parecía bueno el desafuero y la detención, al argumentar que podría Cristina brindar explicaciones en el marco de un juicio oral, pero que eso es algo que debía resolver la Justicia y el Senado.
En rigor, está claro que desde el gobierno nadie quiere inmolarse por Cristina Fernández, pero se sabe que es una estrategia de Cambiemos mantenerla en libertad para las elecciones y en medio de la presión judicial. Se la imaginan a Cristina compitiendo así debilitada, para intentar bloquear una alternativa fuerte. Algunos analistas, deslizan que forma parte de la estrategia concebida por Marcos Peña y Durán Barba, quienes pretenden imponer aquella opción de “nosotros o Cristina”, buscando así la reelección de Macri.
Está claro que todo se piensa por estas horas en términos electorales. Mientras desde la Coalición Cívica anunciaban el pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, que no va a prosperar, por sus dichos sobre la situación judicial de Cristina, tuvieron otro trago amargo cuando la Cámara de Casación absolvió al ex presidente Carlos Menem en la causa por la venta de armas a Ecuador y Croacia. Más allá de esto último, también se incluyó en la agenda partidaria lo referido a los cuadernos de la coimas y de nuevo se hizo presente el escenario electoral. Es que al parecer la idea de Carrió sería como parte de los castigos, hacer perder los derechos a los empresarios de continuar al frente de sus compañías y en tanto, a los políticos se busca que desistan de postularse a cargos públicos. Esto lo estaría impulsando Carrió pero de nuevo, la fisura se nota aquí en Cambiemos, porque tendría la oposición de Marcos Peña y de gran parte del gobierno de Cambiemos.

Aire misionero

Quizás como una forma de respirar nuevos aires, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, acompañado por varios funcionarios, visitó esta semana Misiones. Solo arribó a Posadas por algunos minutos a raíz de un aterrizaje forzado por el clima. Tras pisar tierra colorada inmediatamente se dirigió a Campo Ramón y Campo Viera. En la primera localidad hizo un acto de inauguración de un Espacio de Primera Infancia (EPI) en Villa Bonita, financiado con fondos recuperados de casos de corrupción a partir del convenio firmado con la Asociación Civil Comedor y Guardería Infantil Pamperito, a cargo de Ana Méndez. Allí, el mandatario nacional estuvo acompañado por el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, y el Ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano.
Más tarde, Macri se trasladó hasta la empresa familiar Klimiuk Infusiones, en Campo Viera. Allí tomó conocimiento del avance del consorcio de empresas misioneras que buscan nuevos mercados para el té en Siria y Rusia y formará parte del lanzamiento de Argentina Exporta. El mandatario nacional, ante los reclamos del sector, encomendó a sus funcionarios en el término de 30 días buscar herramientas de financiación para levantar la cosecha. Está claro que son momentos económicos muy difíciles, como se viene marcando, y de allí la expectativa que suele generar la visita del mandatario nacional en cuanto a un eventual anuncio -que no se produjo- de mejorar la situación actual.
Se supo que fue uno de los temas abordados durante la estadía en Misiones de Macri con Passalacqua, quien ratificó su compromiso de seguir colaborando en busca de mejorar la situación de los ciudadanos. y detalló algunos programas, como el Ahora Misiones y otros similares, más el bono para estatales, para afrontar estos momentos difíciles, como sostener una buena atención sanitaria gratuita, los esfuerzos en educación y el trabajo en el sector agrario, entre otros. Afirman que esa demostración de esfuerzo que está realizando la provincia fue reconocida por Macri, quien habría resaltado la forma en que el misionerismo encara con hidalguía una economía que aún no pudo ser domada por la Nación.
Por tal razón, Macri habría valorado la buena administración conseguida por la renovación, que volvió a brindar apoyo para cuidar la gobernabilidad. Además, desde el espacio político provincial, Macri se llevó la certeza de que tiene asegurados los votos de los misioneros para el Presupuesto nacional 2019.Tanto en la mesa con los empresarios como en el acto, Passalacqua, buscando obtener beneficios para los misioneros estuvo presente, acompañando en el marco de la actual relación –que no siempre está exenta de críticas- de madurez y respeto que existe con el gobierno nacional.

Vanguardia educativa

Desde la Legislatura se muestran firmes en que Misiones se convierta en vanguardia en materia de educación. Así quedó reflejado con la aprobación de la nueva ley impulsada por el diputado Carlos Rovira, que permitirá incorporar el uso de las tecnologías del aprendizaje y el conocimiento, con metodologías disruptivas al sistema educativo provincial. Para Rovira, “la provincia está en condiciones de proponer y llevar a cabo cambios significativos de base en su modelo educativo, con la introducción de metodologías disruptivas, y las estrategias didácticas que plantean la robótica y la programación”, que se tomará como eje de acción a la Escuela de Robótica de la provincia y, se incorporará al diseño curricular de manera trasversal, en todos los niveles y modalidades del sistema educativo misionero. Sin dudas representa un gran desafío y más aún, un gran paso desde una pequeña provincia que busca promover la inclusión digital en todos los estudiantes misioneros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina