El arte de lo posible

Domingo 4 de noviembre de 2018
La política se define como el arte de lo posible. Se cree que la frase la pronunció por primera vez Aristóteles y la hizo más popular quien fuera el primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, y hasta aquel conocido estadista y político alemán, que fuera artífice de la unificación alemana, Otto Eduard Leopold von Bismarck-Schönhausen, príncipe de Bismarck, que era más conocido como Otto von Bismarck. Con el transcurso de los años, alguien corrigió la frase y ahora también se afirma que la política es el arte de lo imposible. Solo a partir de esto se puede entender que quien juraba en público y ante los medios que no tenía aspiraciones políticas, esta semana se convirtiera en el próximo ministro de Justicia de Brasil.  Se trata del ahora ex juez Sergio Moro, quien lideró la investigación de corrupción en el país que será comandado por el ultraderechista Jair Bolsonaro. 
Cuando todos lo tenían por un hombre sin partido y por encima de preferencias ideológicas, Moro se hará cargo del Ministerio de Justicia, que ahora además tendrá competencias en seguridad y anticorrupción. De esta manera, fue seducido por la política el juez más famoso de Brasil. Llega a la política tras hacerse famoso por haber liderado una de las mayores investigaciones, como el caso Lava Jato –que seguirá en manos de otros jueces-, haber metido presos a empresarios y llevar a la cárcel en abril nada menos que al popular ex presidente Lula da Silva. Moro, en su nuevo rol -ahora en la política- se convertirá en el más famoso de los superministros de Bolsonaro, que está repartiendo un poder considerable entre su gabinete, al fusionar ministerios e incorporarles varias agencias hasta ahora independientes. De esta manera, los preparativos en la administración de Bolsonaro siguen sorprendiendo dentro y fuera del país.
El cambio de gobierno en Brasil genera mucha incertidumbre en socios comerciales como la Argentina. Uno de los factores que hicieron sonar las alarmas tienen que ver con lo afirmado por el futuro ministro del área, que dijo que no será prioridad el Mercosur, una alianza aduanera que le permitía a la Argentina el acceso privilegiado al enorme mercado vecino. Para generar mayor incertidumbre, pero a su vez marcar preferencia, Bolsonaro ya adelantó que su primer destino será Chile, y no como tradicionalmente hacían los nuevos presidentes electos, que agendaban en primer término a la Argentina. 
Es evidente que hay un nuevo mapa geopolítico que está elaborando Brasil, mientras como viene sucediendo desde hace varios años, el Mercorsur, desde aquella firma de convenio hace 27 años, continúa con más buenas intenciones que concreciones y quedó muy lejos ahora la posibilidad de un mercado común. La Argentina tiene acuerdos con el 9% del comercio mundial y Chile con el 88%. Apenas un dato de porqué Bolsonaro va primero a Chile.

Cada uno atiende su juego
Por ahora en la región, cada uno atiende su juego. Esto quedó demostrado en los preparativos de la cumbre del G20 a realizarse a fin de este mes en Buenos Aires. Como se indicó, los que forman parte del Mercosur no pueden firmar de manera unilateral un tratado pero pueden avanzar en una negociación diplomática que luego podría ser avalada ad referéndum, y es lo que está haciendo la administración de Mauricio Macri.  Desde el Gobierno nacional se trabaja en un posible acuerdo económico y geopolítico con Gran Bretaña. Como se sabe, ese país, rompió alianzas con la Unión Europea  mediante el Brexit y ahora empuja a un proceso de separación. Se suma a ello la incertidumbre que genera la guerra comercial entre Estados Unidos y China.
Por ello, un eventual acuerdo con el Mercosur puede mitigar los efectos del Brexit y encontrar una salida conveniente a las exportaciones británicas. Representaría un acuerdo bilateral inédito, pero para concretarlo deberá tener el aval de los socios del Mercosur como Brasil, Paraguay y Uruguay.

Tensión entre aliados
Tras el fenómeno Bolsonaro, se prepara la contienda electoral para el 2019 en la Argentina. La sorpresa de esta semana la dio la gobernadora María Eugenia Vidal, al afirmar que no será candidata a presidente. Siempre se la tuvo presente como el plan B, en caso de que el presidente Mauricio Macri siguiera perdiendo popularidad como viene ocurriendo en los últimos tiempos por no acertar con la economía. Sin embargo,  esta semana Vidal, que se reunió con Marcelo Tinelli, a pesar de llegar con muy buen nivel de aceptación popular, descartó su postulación al máximo cargo en el país. Por ahora Vidal lanza algunas señales que son interpretadas como un malestar hacia Macri por los recortes que sufrió en su administración.
La gobernadora concretó un encuentro con Sergio Massa, algo que no habría caído muy bien en Cambiemos. Por su lado el líder del Frente Renovador, además de limar asperezas, habría planteado entre otras cuestiones un proyecto de ley para que los intendentes puedan separar la fecha de la elección presidencial, idea que no es del agrado del gobierno central. Desde el Gobierno miran de reojo estos encuentros, pero están más preocupados por lo que harán los gobernadores considerados rebeldes, porque está en manos de los senadores el presupuesto en marcha. Afirman que para la  sesión del 14 de noviembre  se plantarían en la negativa de debatir el presupuesto si no se elimina antes el decreto por el cual se eliminó el fondo de la soja. Está claro que el tema sigue generando tensión.

Alfonsín, el más popular
En cuanto a popularidad, al cumplirse esta semana 35 años del retorno de la democracia,  para el 37 por ciento de los argentinos, Raúl Alfonsín  sigue siendo el mejor presidente  de los últimos años. Así lo reflejó un estudio realizado por las consultoras  D’Alessio Irol y Berensztein. En segundo lugar figura Néstor Kirchner, con 29, luego Cristina con 12, Mauricio Macri con 9, muy lejos quedaron Carlos Menem y Eduardo Duhalde con 2 y no obtuvieron votos positivos Fernando de la Rúa ni Adolfo Rodríguez Saá.
Las palabras de Alfonsín cobraron actualidad esta semana en diversos actos, como ocurrió en Misiones. Se recordó que fue sobre todo un demócrata y se resaltó, al recordarse sus discursos, la posición contraria que siempre tuvo respecto al Fondo Monetario Internacional, por pretender que siempre sean los más pobres los que sufran el ajuste.

De Premium a foja cero
El ex presidente del Banco Nación Carlos Melconian desde hace tiempo viene advirtiendo sobre diversas debilidades económicas del gobierno de Cambiemos. Esta semana generó mucha incomodidad en el seno del Gobierno al sostener que con la actual administración comandada por Macri, al finalizar el mandato, el país tendrá los mismos problemas estructurales que tanto cuestionara al kirchnerismo. Es decir, el país volvería a foja cero.  Afirmó que el gobierno de Macri no tiene un programa de mediano plazo, sino de contingencia, lo cual aseguró,  no resuelve los problemas estructurales del país. Observó que el plan de contingencia no constituye un plan económico, al cuestionar la sobreactuación monetaria, dada la pérdida de credibilidad. Todo esto en clara referencia al comportamiento del dólar de los últimos días, que se acercó a los niveles más bajos del piso establecido.
Pero pese a la baja del dólar y del crudo, las petroleras volvieron a subir otro 7% las naftas. Como extraña respuesta, más que un programa de contingencia, el gobierno nacional, a través de la Secretaría de Energía, lanzó una guía con consejos para ahorrar combustible en medio de este nuevo aumento de la nafta. Las recomendaciones van desde evitar el uso del aire acondicionado y no abrir las ventanas –los encargados de estos consejos no habrán realizado ningún recorrido por Misiones en la siesta-; hasta tener un auto moderno y vehículo con caja automática, cuyos costos no se habrá tenido muy en cuenta. Lo cierto es que en ningún lugar figura cómo poner freno a la suba imparable del combustible, que  acumula un incremento del 70 por ciento en lo que va del año y afirman que aún debería subir otro 9 por ciento. 
Lo preocupante es que esto puede generar un efecto cascada, como el pedido de más subas del precio de boleto o taxis. Con esta y otras subas, se estima que la inflación trepará al 47,5% en 2018. Es decir, es una actualización al cálculo anterior  estimado en 44,8 por ciento. Con este panorama, se estima que la economía argentina caería un 2,4% en el 2018. Son datos oficiales, surgidos del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central. 
Para diciembre, el 58,3% de los ejecutivos del país espera una inflación de entre el 40% y el 43%, según refleja el reciente estudio de la consultora Taquion. Más de la mitad de los CEO de las compañías  estima que la divisa estadounidense cotice entre 41 pesos y 42 pesos para este fin de año. Apenas 2 de cada 10 están seguros que su compañía adoptará un perfil de inversión en 2019.

Macri sobre despidos
La situación de crisis se nota en cuanto a algunas compras. El patentamiento de motos se desplomó un 45% durante octubre con relación al mismo período del año 2017 y la venta de autos está pasando el peor momento del año, tras conocerse las cifras que muestran que la actividad sufrió en octubre un derrumbe de un 38,5% respecto al mismo mes del año pasado. También se acentúa el problema en los compradores de planes de ahorro, ya que a causa de la devaluación, las cuotas se encarecieron un 70%, lo que hace que uno de cada cuatro se encuentre en mora.
Según la citada consultora, los ejecutivos, más allá de la solvencia en sus empresas, notan la reducción de volumen de ingresos que perciben en sus compañías respecto al año anterior. A la hora de calificar el rumbo económico adoptado por el gobierno, el 51,2% de los CEO y directores fueron duros con Macri y consideraron que es incorrecto, además de añadir que observan diferencias con la política económica que esperaban. Similares apreciaciones arrojó otra encuesta, la de Vistage, al reflejar que la confianza de los empresarios en la evolución de la economía argentina siguió cayendo en los últimos meses, como ocurre desde principio de este año.
Para intentar llevar un poco de calma, el presidente Mauricio Macri descartó esta semana la posibilidad de un escenario de despidos masivos, al afirmar que el país va por el camino correcto a pesar de la dura coyuntura.  La realidad demuestra que en el  país se están cerrando fábricas como la planta existente en Rosario de Acindar, que despidió 150 trabajadores, como el cierre de Redepa,  dueña de la conocida fábrica Canale en Lomas de Zamora.

Luces en la oscuridad
Como se indicó, en el país hay preocupación por lo que pueda suceder con algunas importantes fábricas y sobre todo, el futuro de sus empleados. En cambio, en Misiones, se produjo un hecho más que significativo esta semana. Fue al inaugurarse la fábrica de luces led, cuyo convenio había sido firmado hace dos años entre el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, y el presidente de la empresa LUG Light Factory de Polonia. Entonces representó una sorpresa y había muchos incrédulos sobre su concreción, que como se indicó, esta semana se puso en marcha. Representa un faro que se enciende en Misiones en medio de la incertidumbre y en plena crisis nacional. Desde aquel convenio, y por pedido del gobernador, se trabajó mucho, como se viene reflejando en tareas encaradas por el Ministerio de Industria de Misiones, a cargo de Luis Lichowski. 
La industria polaca contratará sólo a misioneros y abastecerá a los municipios con lámparas de energía limpia, de menor consumo y con mejor precio. La concreción de esta iniciativa será parte del sello de gestión de Passalacqua, quien había significado que podría actuar como una suerte de portaaviones para la llegada de más inversores globales, como afirmara en el Foro Mini Davos. Además,  representa sólo el primer paso de una cadena de inauguraciones a concretarse en el parque industrial. Se esperan próximas inauguraciones, de la  fábrica de motos eléctricas Voltú y la batería de litio. Del mismo modo, la próxima puesta en marcha del laboratorio de alimentos de la provincia, que terminará emitiendo certificaciones de productos de las chacras, además yerba mate, el té o extractos de citronella procedente de la tierra colorada. Al respecto, el director general de Industria, Lucas Romero Spinelli, afirmó que la iniciativa registra un avance de obra del 70%.  Ello, además de afirmar que en el último mes se avanzó en las negociaciones con una empresa de origen japonés para la adquisición de los dispositivos. 
Se planteó que con ello además, Misiones logrará la vanguardia en tecnología y se constituirá en una de las pocas provincias del país en poder realizar estos análisis y certificación de productos de exportación.  Todo eso sucede en una pequeña provincia, que pone en marcha esta industria cuando en otros puntos del país cierran, se achican o amenazan con quebrar. Como se dijo al comienzo de esta columna, depende de  cada gobernante que la política siga siendo el arte de lo posible.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina