Bienvenidos, Reyes Magos, los necesitamos

Sábado 5 de enero de 2019
José Miérez

Por José Miérez Gerontólogo

Ustedes, al visitar al Niño Dios, lo veneraron, lo adoraron y se postraron. Hoy, en este mundo enfermo, se necesita resaltar que el bien común alcance a cubrir las demandas del cuerpo y del espíritu de la comunidad política y, con distintos procedimientos, se recupere y sean respetadas las jerarquías de valores y virtudes, que provean, a un mismo tiempo, la prosperidad material y los bienes del espíritu que tienda a que se concrete el conjunto de aquellas condiciones sociales que permiten y favorecen en los seres humanos, el desarrollo integral de su persona, familia, entorno, comunidad.
Es menester procurar que en todo el mundo se cree el clima en el cual no sólo los poderes públicos y privados, individuales y sociedades intermedias puedan conseguir sus fines cumpliendo sus deberes y obligaciones y reclamar sus derechos.
En un tiempo pasado se mostraron, con toda crudeza, las nefastas consecuencias del individualismo y populismo, la competencia y el afán de lucro desaforado y la explotación descarada de los obreros.
Hoy se puede disfrutar en muchos lugares de justas medidas sociales, jornadas laborales, salarios mínimos, derecho a los sindicatos, educación, respeto a la propiedad privada y muchos otros beneficios que están en peligro de desaparecer.
La doctrina social cristiana, adaptándose a los cambios y ofreciendo criterios renovados frente a los nuevos fenómenos, nos puede ayudar a discernir nuestro compromiso ante los actuales planteamientos ideológicos en las próximas elecciones que se avecinan.
Ustedes, señores Magos, los mejores obsequios y regalos que nos pueden aportar es que ayuden a elegir a los hombres de buena voluntad y que su misión sea, en medio de los conflictos que amenazan al género humano frente a los atropellos contra la justicia y la libertad,violencia terrorista, saber apartarse de las malas tentaciones y que, a través de la caridad, que es dar servicio y amor desinteresado y fraternal y ser la voz de los sin voz, que transitan por la vida sufriendo, que nos exigen a nosotros coherencia, creatividad, audacia, entrega total.
Nuestra conducta social es parte de nuestro seguimiento a Cristo.
Gracias, Reyes Magos, por escucharnos, entendernos y asistirnos para poder ver, para prever y prever para proveer.
Felicidades.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina