Acusados de violar a un hombre fueron liberados por la Justicia

Sábado 6 de junio de 2020 | 08:25hs.
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo fojacero@elterritorio.com.ar

Los cuatro detenidos que tenía la investigación por una causa por abuso sexual, impulsada a mediados de mayo pasado por un mecánico posadeño que denunció que fue dormido y violado durante una fiesta que se desarrolló en plena cuarentena en la casa de un amigo, fueron liberados ayer por la mañana por orden de la Justicia.
La medida fue dictaminada por el magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno, quien dispuso un “auto de soltura” para el médico infectólogo José Luis F. (47), dueño de la casa donde se habría desarrollado la reunión, como así también para Katherine F. (29), Diana N. (30) y Gisela D. V. (30). Estas últimas dos dedicadas al rubro de la nutrición y estética personal.
Según pudo averiguar este matutino por fuentes vinculadas a la pesquisa, el juez consideró que a partir de los elementos de prueba recolectados hasta el momento, los riesgos procesales de fuga de los acusados son bajos y por ello se dispuso que todos los involucrados sigan el proceso investigativo en su contra en libertad, sin fijarles caución real alguna.
Sin embargo, los voceros aclararon que todos los sospechosos continuarán ligados a la investigación, mientras se esperan algunas medidas que aún restan incorporarse al expediente.
Una de ellas tiene que ver con las distintas pericias a los teléfonos celulares incautados a los involucrados.
Para los investigadores resulta más que clave reconstruir los minutos previos y posteriores al evento desarrollado en la casa del médico por parte de cada uno de los implicados.
Por otra parte, trascendió que los estudios médicos practicados a la víctima no detectaron rastros de consumo de alcohol, pero sí vestigios de marihuana.
Esto último descartaría la versión expuesta por el mecánico en sede judicial en relación a que habría sido dormido con algún tipo de pastilla que le habrían puesto en el vaso de vino.
Además, se supo que las pericias psiquiátricas hechas al denunciante descartaron señales de fabulación durante su relato de lo sucedido.

Fiesta en cuarentena
Hace dos semanas, el hombre de 34 años que denunció el abuso se presentó en el Juzgado de Instrucción Uno para ampliar datos en torno a la fuerte acusación que dio en sede policial.
Durante la charla, el mecánico ratificó sus dichos y narró que el hecho se produjo entre el sábado a la noche y el domingo a la madrugada. En ese contexto, contó que se reunió con su amigo -el infectólogo-, quien horas antes prometió presentarle una amiga.
El hombre expresó que al llegar notó que en la morada habían tres chicas y que minutos más tarde los presentes empezaron a compartir bebidas alcohólicas.
Hasta que en determinado momento la víctima comenzó a sentir un fuerte malestar que lo llevó a perder el conocimiento, por lo que presume que por engaño pudo haber consumido alguna sustancia alucinógena con las bebidas.
Por otra parte, el denunciante comentó que al despertar notó que tenía el cierre del pantalón roto y sospechó que había sido víctima de un abuso sexual, por lo cual solicitó ayuda de inmediato a un hermano suyo que se desempeña como oficial de la Policía de Misiones.
Este efectivo acudió inmediatamente en su ayuda y encontró a su familiar completamente alterado por la situación, por lo que llamó al 911 y solicitó la presencia de sus camaradas en el lugar.
Intervención policial
Según consta en la instrucción de la causa, a partir del llamado desesperado del denunciante a su familiar, efectivos policiales se trasladaron hasta el citado inmueble, ubicado sobre calle Bermúdez de la capital provincial, para constatar lo sucedido.
Esto se concretó minutos después de las 3 de la madrugada del domingo y con permiso del propietario del inmueble los uniformados ingresaron al lugar.
A primera vista no se detectaron señales de violencia o de desorden, aunque en averiguación de lo ocurrido los investigadores incautaron cuatro prendas de vestir del médico involucrado, varias sábanas y una botella que podrían tener relación con el caso.
A su vez se dispuso el traslado del médico y las tres mujeres en carácter de detenidos.
Fuentes vinculadas a la pesquisa en ese momento añadieron que el propio denunciante, mientras era entrevistado en sede policial por los uniformados, sufrió una descompensación, motivo por el que tuvo que ser derivado al hospital Madariaga para ser asistido.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina