Agua de jengibre: la bebida natural que ayuda a adelgazar

Miércoles 13 de marzo de 2019 | 15:30hs.

Te contamos en qué consiste, cómo preparar esta bebida en casa y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es el agua de jengibre?

El agua de jengibre es también conocida como té de jengibre, y no es otra cosa que una infusión con la raíz de jengibre como ingrediente principal.

El jengibre tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias gracias a la presencia de fitoesteroles, es bueno para personas con reumatismo y artritis y ayuda a las mujeres embarazadas ya que disminuye las náuseas y vómitos. Además tiene minerales como el calcio, fósforo, potasio, hierro, magnesio y zinc, y vitaminas E, C y las del complejo B, sobre todo, ácido fólico, y contiene aceites esenciales como la citronela, el limonelo o el canfeno.

Escriben en trendencias que el jengibre, y por lo tanto el agua de jengibre, te ayuda también a recuperar tu musculatura tras el entrenamiento además de ayudar con el dolor muscular, los calambres menstruales y mejorar el dolor de cabeza.

Según una revisión de 60 estudios publicada recientemente en The New York Academy of Science, "el jengibre y sus componentes principales ejercen efectos beneficiosos contra la obesidad, la diabetes, enfermedades cardiovasculares y trastornos relacionados".

Este documento describe cómo la raíz puede ayudar a la quema de grasa, la digestión de carbohidratos y la secreción de insulina. También se ha demostrado que el jengibre inhibe el estrés oxidativo (una forma de envejecimiento celular), reduce el colesterol y la presión arterial. Los estudios analizados han sugerido que consumir jengibre puede mejorar la quema de calorías y reducir la sensación de hambre y que está asociado con la pérdida de peso en adultos con sobrepeso. También se ha relacionado con cambios positivos en el colesterol, el azúcar en la sangre, la presión arterial y la salud del hígado.

Cómo preparar agua de jengibre en casa

La mejor manera de hacer agua de jengibre en casa es con la raíz de jengibre. Las propiedades así están mejor conservadas ya que es un producto fresco, y no tendrás problemas al encontrarlo. Prácticamente todas las fruterías tienen ya este producto en su catálogo. Puede consumirse tanto en frío como en caliente y la preparación es tremendamente sencilla.

Solo necesitarás 1 litro de agua, 2 cucharadas soperas de jengibre fresco rallado (sin la piel) y miel, un palito de canela, unas hojas de menta o unas rodajas de limón, lo que quieras añadirle si el sabor te resulta demasiado fuerte. Pon el agua a calentar en una cazuela y cuando comience a hervir, retira del fuego y añade el jengibre y en el caso de que quieras, la canela, la menta o el limón. Deja que infusione unos 10 minutos y añade un par de cucharadas de miel (o si se quiere sin ningún tipo de azúcar). Cuela y conserva en la heladera.

Cualquier momento es bueno para tomar la infusión. En lugar de tomar un vaso de agua en ayunas, tomo el agua de jengibre con limón puede ser una alternativa. Pero se puede incluir en la dieta por ejemplo después de los entrenamientos o junto a un snack saludable de media mañana.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina