Artesanos del sonido

Domingo 26 de mayo de 2019 | 09:28hs.
La luthería, un oficio que se traspasa de generación en generación. | Foto: Marcelo Rodríguez
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

Sócrates ponderaba al asombro como una punzada que nos llamaba a adquirir más saberes, a entender la realidad. Actualmente, en un mundo plagado de nuevas tecnologías, que surgen y se renuevan a cada minuto, muchas veces pareciera que ya no hay nada que pueda sorprendernos. Sin embargo, en la redacción de El Territorio seguimos creyendo que “el conocimiento empieza en el asombro”, como planteaba Sócrates 300 años antes de Cristo y nos permitimos sorprendernos día a día. Así, hoy nos sumergimos en el maravilloso mundo de la luthería, del luthier como ese artífice de piezas únicas. 
Al que ejecuta música le decimos artista, lo adoramos, lo seguimos, nos emociona, nos trasciende. ¿Cómo describimos entonces el hecho de fabricar ese instrumento que produce tanta satisfacción? ¿Cuán asombroso y casi mágico puede ser la labor del artesano de convertir una madera inerte, un puñado de arcilla, cartón o metal en un artilugio que da vida a una infinidad de sonidos?
En estas páginas volcamos las historias de algunos de los luthiers que continúan reparando y creando instrumentos musicales en la tierra colorada con gran pasión. Un oficio con escasos representantes que se mantiene en pie gracias a la herencia familiar, la necesidad de reparar y el agudo sentido de perfección que tiene toda tarea artesanal.
Guitarras, arpas, ukeleles, acordeones, charangos, silbadoras, udus, balalaikas y otras genialidades suenan admirablemente en Misiones gracias a la paciencia, las horas de trabajo solitario y en silencio de estos artesanos que detallan sus procesos creativos para usted, ávido lector. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina