Bohemian Rapsody: larga vida a la reina

Sábado 3 de noviembre de 2018 | 01:30hs.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

Una experiencia sensorial completa, que con toques sutiles sabe llegar al hueso, así se vive la película Bohemian Rapsody sobre todo en las salas del Imax, donde la música en vivo y el clima distendido devolvió la nostalgia a cientos de fanáticos y curiosos que agotaron las entradas del cine local.

"Que alguien me encuentre alguien para amar", pide Freddie Mercury en la épica canción Somebody to love y en parte el filme cuenta esa constante lucha que aqueja la vida del artista. Sin bajos recursos sobre la vida de la fama  y excesos, la producción dirigida en principio por Bryan Singer es un pulcro y humano relato que ahonda en la vida de Queen, de Freddie y los que lo rodearon, prácticamente apta para todo público.

Más allá de la típica crónica de una banda, de los inicios al estrellato, los detalles y el acercamiento a los personajes logran una emotividad que podrá acrecentarse aún más en los corazones de los fanáticos. Refleja cómo el grupo se constituyó en una especie de familia y cómo a pesar de las diferencias lograron una coherencia musical que formó la leyenda.

Sumado al escalofriante parecido de Rami Malek, vemos a un Freddie cauto, que busca su personalidad, su amor y que se hace inmortal por ser quién es y por su arte. Si bien la realidad puede ser superadora, no siempre el cine sabe emular los vaivenes para crear empatía y conmoción con solidez. Acompañada de increíble música y letra que crearon los protagonistas (imposible de replicar la discografía entera), el combo es asombroso.

Como si fuera poco, la excitación tuvo su segundo pico a la salida de la sala del Imax, donde el Freddie misionero Paul Debat recreó la vibra recitalera de Mercury e hizo corear a los presentes con potencia.Acompañado por Lucas Chávez en bajo, David Medina en batería y Humberto Salvador en guitarra y coros, la banda formada para la ocasión, también se vio inmersa en esta vorágine entusiasta y a partir de ahora, se plantean como nueva formación tributo a Queen, dando por hecho futuras presentaciones en la tierra colorada.

Para aquellos que quieran revivir esa magia de los 80, la de estadios como el de Wembley con miles de personas irradiando una energía única nacida del amor por la música, la película continúa en cartelera y hoy también habrá show en vivo y cerveza artesanal en la antesala del Imax. Se recomienda sacar las entradas con anticipación debido a la gran demanda.

Así, habiendo palpado un poquito del detrás de escena de unos genios de la música mundial y hasta llevándose la selfie con "Freddie", los espectadores dejaron el Parque del Conocimiento en medio de un espeso ambiente, por demás caluroso pero aggiornado con esas canciones eternas y magníficas, que se quedan en la mente y en los corazones, que nos hacen cantar bajito o pegar alaridos de felicidad.

La cinta quiere demostrar que"la música de Queen es la historia de Freddie Mercury" tal como anuncia el spot, sin embargo es mucho más que eso. Es un hormigueo que sube por la piel, que  conmueve, que nos hace latir a la par de una banda que eligió expandir los géneros musicales, dejar los prejuicios e incluir a los excluidos, la historia de una época que sacudió con artistas brillantes (algunos de los que nombran en la lista del Live Aid) y que todavía forman parte del playlist de vida de millones de almas actuales.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina