Cada vez más negocios cobran extras y afectan al bolsillo de los clientes

Viernes 10 de agosto de 2018
El cobro de adicionales en los kioscos y locales de pago exprés de Posadas se extiende cada vez más y los principales afectados son los clientes que lo padecen a diario. Cuando van a pagar sus facturas o a recargar las tarjetas de servicios como la Sube, el Sistema de Estacionamiento Medido (SEM) o el crédito en los celulares, se encuentran que deben abonar un plus por el servicio ofrecido. El argumento constante de los comerciantes es que el margen de ganancia que obtienen es mínimo y deben apelar a ese recurso.
A pesar de las constantes quejas de los usuarios en los diferentes negocios de la ciudad, el problema radica en que este hecho no implica un delito, por lo que no está regulado ni sancionado.
De esta manera, en algunos comercios llegan a cobrar un adicional de hasta 5 o 10 pesos para efectuar el cobro de un servicio como la luz o el agua. Iguales montos valen para recargar el celular.
En este sentido, el director de Defensa del Consumidor, Alejandro Garzón Maceda, explicó a El Territorio: “No hay ninguna norma que establezca que ellos (los comerciantes) no pueden cobrar por un servicio que brindan. El problema está dado por las empresas que le dan a un tercero el cobro de sus servicios y no le prohíben que le apliquen esa tarifa al consumidor. En ese caso nosotros sí podríamos multar, porque estarían incumpliendo las condiciones de prestación”.
Por otro lado, Garzón Maceda agregó que los comerciantes “deberían informar al consumidor qué van a cobrar y cuánto. Tienen que poner el cartel afuera, no adentro, cuando la gente ya hizo una cuadra de fila y está en la ventanilla, y también tienen que dar una factura por ese servicio adicional que te están cobrando”.
Además de estos adicionales arbitrarios por pago de facturas o recargas de tarjeta Sube y crédito para móviles, ahora se sumó también para el servicio del SEM.
“Ya de por sí a la gente le cuesta adaptarse a un sistema nuevo y encima se encuentran con un plus arbitrario”, destacó el concejal Juan Rossberg, quien dos meses atrás presentó un proyecto de ordenanza para multar a los comerciantes que cobran un plus.
“Eso fue a comisión de Hacienda, yo tengo voz pero ya no tengo voto. En Hacienda resolvieron hacer una comunicación al Ejecutivo para pedirle que acerque a las partes y les ofrezcan una comisión más atractiva a los comercios, para que no termine pagando el usuario”, explicó, y agregó que “el responsable de convocar a las partes debería ser el intendente”.
Los redondeos en contra del cliente son otra problemática que se ve con frecuencia, a pesar de que la ley establece que la diferencia debería ser siempre a favor del consumidor.
 En resumen, la negativa a dar tickets que constaten el plus y la falta de información a la vista son conductas que sí podrían ser sancionadas, no el hecho en sí mismo.

“Un caramelo por dos pesos”

En sintonía con esta cuestión, los clientes sufren a diario otros “manotazos” al bolsillo como ser el vuelto en caramelos, que a veces supera los 5 pesos, pero “se vuelve una costumbre” y ya nadie le da demasiada importancia, según comentaron algunas personas mientras hacían fila para pagar sus cuentas en un negocio céntrico de la ciudad. La falta de cambio en los colectivos urbanos también es otra constante para quienes no disponen de la tarjeta Sube o no tienen carga, ya que muchas veces terminan pagando más de lo debido por falta de monedas. Según los comerciantes, la escasez se agravó con la salida del billete de dos pesos, efectivizada este año. Incluso algunos comercios ofrecen importantes comisiones a las personas que les lleven una cantidad significativa de monedas.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina