Logo El Territorio

California, otra vez ante el horror: acusaron a una pareja de torturar a sus 10 hijos

Miércoles 16 de mayo de 2018 | 14:00hs.
En el condado residencial de Solano, en California, nadie sospechaba de ellos. Hasta que la policía local descubrió que la pareja torturaba, quemaba, golpeaba y hasta le disparaba con una escopeta de aire comprimido a sus 10 hijos. Los chicos, de entre cuatro meses 12 años, fueron rescatados por las autoridades y ahora la Justicia apunta contra sus padres por el maltrato que sufrieron.

La vicefiscal Sharon Henry se mostró "horrorizada" al describir la situación deplorable en la que vivían las víctimas: dormían rodeados de basura, alimentos podridos, excrementos y un puro desorden. "Los oficiales los encontraron en condiciones inseguras e insalubres. Había partes de la casa que eran intransitables", aseveró el teniente Greg Hurlbut a la prensa local.

La policía descubrió este escenario extremo cuando encontraron al hijo mayor, de 12 años, que había sido reportado como desaparecido después de una discusión con su mamá. Como la mujer le quitó su tablet, el chico se escapó y lo hallaron escondido en un arbusto. Al llevarlo ante sus padres, los oficiales quedaron atónitos por cómo estaba la vivienda.

La vicefiscal aseguró que las torturas hacia las víctimas fueron provocadas por un "deseo sádico". Y tras varias semanas de interrogatorios, lograron confirmar lo que sucedía puertas adentro. "Se te parte el corazón y te duele profundamente el saber que un padre o cualquier otra persona puede cometer este tipo de actos", señaló.

La defensa de los padres
El padre, Jonathan Allen, de 28 años, se declaró inocente y permanecerá detenido por una fianza fijada en 5 millones de dólares. La Justicia lo acusó por seis delitos de tortura y nueve de abuso infantil.

Mientras que su pareja y mamá de las víctimas, Ina Rogers, de 30 años, fue liberada tras el pago de una fianza de 10 mil dólares. La mujer argumentó que ambos eran "excelentes padres" y que las lesiones de sus hijos eran típicas de la edad. "Solo tenían moretones por jugar entre ellos. No había cicatrices mayores ni huesos rotos", agregó.

En un intento desesperado por convencer a los medios y desligarse de las acusaciones, Rogers dio una conferencia en la puerta de la vivienda y les ofreció a los periodistas un recorrido. Para justificar el desorden, argumentó que el caos se debía por la intervención policial.

Según la mujer, los chicos dormían todos juntos en la misma habitación y tenían las cunas guardadas en un armario. El resto de las piezas se utilizaban como salón de juego y una sala de meditación.

"Quiero a mis hijos y mi marido también", afirmó Rogers."Él tiene muchos tatuajes y su apariencia da algo de miedo. Por eso es fácil pensar que es un monstruo, pero no lo es", expresó. La acusada denunció que los estaban juzgando por tener muchos chicos y por haberlos educado en su propia casa.
El antecedente de los Turpin

En enero de este año, salió a la luz el caso de la familia Turpin: una pareja acusada de torturar y mantener cautivos a sus 13 hijos en California. La heroína de la historia fue una de las chicas, de la que no trascendió el nombre. La adolescente de 17 años consiguió escapar de las garras de sus padres, salió a la calle y consiguió un teléfono. Así, advirtió a los policías que llegaron a la casa de la ciudad de Perris y los liberó a todos.

El testimonio de los policías que llegaron a la casa es escalofriante. Los oficiales contaron que muchos de los nenes parecen de mucha menos edad de la que tienen, en muchos casos por la pésima alimentación recibida durante muchos años: creían que todos eran menores pero hay siete que tienen entre 18 y 29 años. Todos los chicos estaban hambrientos, cuando llegaron a los diferentes hospitales de la zona a los que se los trasladó.

Los Turpin fueron imputados de 12 cargos de tortura, siete por maltrato de adultos dependientes, seis de maltrato infantil y 12 por privación ilegal de la libertad, todas causas que datan de 2010. A David Turpin lo acusan de haber tenido un "acto lascivo" con un menor, de 14 años.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina