Cambiemos se perfila para ser una coalición con horizontalidad

Domingo 17 de noviembre de 2019 | 02:00hs.
El diputado apuesta a una posible presentación de Cambiemos en 2023.
Damián Cunale

Por Damián Cunale Jefe de Redacción Web

A partir del 10 de diciembre cambiarán los roles entre las principales fuerzas políticas de la Argentina. Quienes hoy son oficialismo pasarán a ser oposición, y quienes hasta ese día son la oposición pasarán a ser el oficialismo. Esto obliga a un rearmado interno de cada uno de esos espacios y ese camino ya lo está transitando Cambiemos.
Luis Pastori es diputado nacional por la Unión Cívica Radical (UCR) de Misiones, y miembro del interbloque Cambiemos en la Cámara Baja nacional. Según consideró en una entrevista a MetaData, el programa político de El Territorio, Cambiemos debe transformarse en una coalición parlamentaria con horizontalidad en lo que refiere a la conducción del espacio, para así cumplir el rol de ser “una oposición responsable” que funcione como la representación del 40 por ciento del electorado que la eligió el pasado 27 de octubre.
“Nuestra fortaleza estará en ser 119 diputados, seremos así la primera minoría de la Cámara de Diputados”, explicó Pastori. Esto, según considera, “da una responsabilidad importante y la fortaleza de ser una especie de dique de contención para cualquier intento autoritario o de desvío de los principios republicanos que se pudiera dar, no tanto por (Alberto) Fernández sino más bien por su entorno que tienen declaraciones que preocupan mucho”.
Para Pastori, Cambiemos debe “consolidar una coalición parlamentaria” y “desde ahí edificar las acciones para volver a presentarnos en el próximo turno electoral para ser alternativa”.
Para la construcción de esa nueva coalición, mucho más horizontal pero sin desconocer la importancia de la figura de Mauricio Macri, se conformó esta semana una mesa política de conducción nacional que la integran el propio Macri, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Maximiliano Ferraro, Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y a la que se incorporarán los presidentes de los interbloques del Congreso en el futuro. Esta mesa es la que aseguraría la horizontalidad en el funcionamiento de la coalición, siempre “sin desconocer la importancia de Macri por los votos que sacó en las elecciones”, explicó Pastori.

Con el Frente de Todos
Pastori está llegando a la mitad de su segundo mandato como diputado nacional. La situación es bastante particular. Sus primeros dos años como diputado nacional (2013/2015) los transcurrió como legislador opositor. Luego tuvo un período completo como oficialista (2015/2019) y ahora volverá al rol de opositor para los próximo dos años que le quedan para finalizar este período. Desde allí explica cuál cree que será la relación del interbloque que integra frente al próximo gobierno.
“El Frente de Todos va a tener la suerte de contar con una oposición como no la tuvimos nosotros en Cambiemos. En los dos primeros años pudimos sacar leyes importantes, pero siempre con la oposición del kirchnerismo que nos puso palos en la rueda en los cuatro años. Ahora va a tener una oposición como la de Cambiemos, seria y responsable. Ni dura ni blanda, como corresponde”, explicó Pastori.

Bolivia afloró la grieta
No obstante, esta semana hubo un botón de muestra de cómo podría ser esa relación en la Cámara Baja. Es que las posturas ideológicas de uno y otro sector hace que sea difícil acordar definiciones. La Cámara de Diputados de la Nación no pudo ponerse de acuerdo para repudiar el golpe de Estado en Bolivia, y no lo pudo hacer por algo tan básico como no acordar los alcances del concepto a repudiar.
Pastori explicó que lo que se vivió en la semana en la Cámara Baja fue “una muestra más de que muchas veces la política mal entendida dificulta acuerdos. Nos hubiera gustado mucho firmar una resolución de la Cámara de Diputados respecto de la situación que se vive en la región. En Bolivia, Chile y en Venezuela”. Cambiemos quería repudiar los tres procesos de tensión social y política. El Frente de Todos y la izquierda sólo le apuntaban a la situación boliviana. No hubo acuerdo.
Sobre la discusión de fondo indicó que “es una discusión que demuestra la doble vara con la que se miden las cosas. Porque en la misma sesión dónde se escuchó a diputados de la izquierda condenar el Golpe de Estado en Bolivia, los mismos pedían a la vez el afuera (Sebastián) Piñera. Entonces, si es un gobierno con el que simpatizan es un Golpe de Estado, y si es un gobierno con el cual no simpatizan entonces no es un Golpe de Estado”.
Y agregó, “nosotros condenamos el quiebre constitucional que se produjo en Bolivia, y de la misma manera condenamos el fraude electoral que se produjo y ha sido verificado por la OEA (Organización de Estados Americanos). Luis Almagro -titular de la OEA- dijo que hubo Golpe de Estado el 20 de octubre, el día de las elecciones cuando se perpetró un fraude para no ir a segunda vuelta”.
Finalmente, sobre la situación de Bolivia indicó que desde Cambiemos “instamos a que haya elecciones libres, sin proscripciones, y que sea el pueblo que defina quienes serán sus gobernantes”.

La UCR se reordena
Mientras Cambiemos se rearma, la UCR hace lo propio hacia su interior. Y por estos días se abren canales de debate internos en varios frentes. Por un lado en el Congreso de la Nación donde se deben definir las presidencias de bloque, con varios interesados en la disputa.
Por otro lado en la conducción del partido a nivel nacional, que en diciembre tendrá elecciones. Y también en Misiones, donde hay una intervención vigente, que vence el 31 de marzo, para cuando ya se deben tener autoridades elegidas.
En lo que respecta a Misiones, Pastori explicó que comenzó un proceso de diálogo entre las partes que integran la vida partidaria con el objetivo de encaminar la situación. Se da por hecho que habrá elecciones internas para definir a las autoridades, y este proceso se estará llevando a cabo en las primeras semanas del mes de marzo de 2020, para tener asegurado que para el 31 de ese mes cuando vence la intervención las autoridades estarán listas para asumir sus cargos. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina