Constituyen la primera cuenca lechera sobre la ruta 12

Miércoles 19 de junio de 2019 | 02:00hs.
Queso y ricota, productos que esperan ofrecer. | Foto: Gabriela Anders
La Cooperativa Mbareté, emplazada en San Ignacio, se afianza en la producción lechera y está lista para salir al mercado de consumo.
Actualmente está encarando un proceso de desarrollo firme para aumentar la producción láctea. Para ello y con apoyo del Ministerio del Agro se está realizando una serie de mejoramientos, entre los que está la construcción de los tambos mediante un financiamiento del  Proyecto de Inclusión Socio-Económica en Áreas Rurales (Pisear), poniendo así en marcha la primera cuenca de lechera sobre la ruta 12.
Este medio dialogó al respecto con Sebastián Oriozabala, subsecretario de Planificación, Extensión y Programas de Financiamiento Rural, quien relató: “La Cooperativa Mbareté lleva varios años de haber sido constituida y tiene unos 40 productores que se dedican a diversas actividades, algunos a la producción de carbón, hortalizas, mandioca, yerba o ganado. Y uno de esos productores había incursionado fuertemente en la producción láctea”.
Así fue que las autoridades comenzaron a evaluar qué proyecto era más viable y rentable, a fin de financiarlo. De esta manera, en un principio seleccionó a 20 trabajadores rurales interesados en incursionar en la producción de leche, “pero comenzamos con 12, para después ir agregando a más, ya que hay que pensar que la producción de leche es una actividad que requiere un trabajo durante los 365 días del año”.
Comentó que financiaron proyectos por unos 2 millones de pesos, “uno de ellos es la construcción de tambos, para que tengan un espacio adecuado, también forrajería, fundamental para la alimentación de los animales”.
Además compraron equipos de refrigeración y grupos electrógenos, “porque hay muchas irregularidades en la zona rural en cuanto a la provisión de energía eléctrica y para que no pierdan la leche se deben tomar recaudos, así que cada a cada productor se le proveyó de un grupo electrógeno, se compraron vacas de buena calidad genética y se compró una gran cantidad de combustible para que puedan operar con tranquilidad”.
Añadió que además se les brindó mucha asistencia técnica sobre construcción de tambos, sanidad animal, plantación, siembra y demás tareas dentro de la actividad, “y la idea es más adelante cederles un asesoramiento técnico como ser un veterinario para que les acompañe de manera permanente”.
Hoy cuentan con 40 vacas y la primera etapa de salida del producto será para consumo local, de San Ignacio y municipios aledaños. En una primera etapa estiman una producción de 800 litros por día, con los cuales se podrían realizar 90 kilos de queso. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina