Detuvieron a sospechoso por el homicidio de Hilda Danyluk

Sábado 17 de agosto de 2019
Gliñañuk señaló el lugar en el que encontró a su esposa herida por un disparo en la pierna. | Foto: Daniel Villamea
Efectivos de la Unidad Regional II detuvieron a un joven de 20 años como sospechoso del homicidio de Hilda Danyluk (75), quien sufrió un disparo durante un robo en su domicilio, en la zona rural de la localidad de Campo Viera.
Tras las pesquisas de rigor, el jueves por la noche la Policía capturó a Lisandro S. (20) cuando salía de su domicilio, en Villa Cristen de Oberá. Según informaron, el sujeto portaba un cuchillo tipo puñal.
Si bien los detalles se manejan con sumo hermetismo, fuentes del caso mencionaron la existencia de indicios que apuntaron la investigación hacia el sospechoso. Incluso se mencionó que sorpresivamente habría manifestado a su entorno intenciones de viajar a Buenos Aires.
También se aguardan los resultados del estudio de parafina para determinar si el sujeto disparó un arma de fuego en los últimos días.
Como informó este medio en la víspera, la causa está caratulada como homicidio calificado por el uso de arma de fuego en despoblado y se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno.
Tal como publicó El Territorio, Antonio Gliñañuk (66), esposo de Danyluk, confirmó que la víctima alcanzó a comentar que fueron dos los delincuentes que irrumpieron en su propiedad y robaron 200.000 pesos en efectivo.
El hecho se registró durante la tarde del último martes, en una chacra del Paraje Kilómetro 38 de Campo Viera.
La víctima sufrió un disparo de escopeta a la altura de la cintura. Ante la gravedad de su cuadro tuvo que ser derivada al hospital Madariaga de Posadas, donde fue intervenida quirúrgicamente, aunque su cuadro se tornó irreversible por la cantidad de sangre que perdió antes de ser encontrada por su marido.
“Seguro que le dispararon para que diga dónde estaba la plata, porque no iba decir así nomás. Es una injusticia lo que hicieron, no hay palabras. Sólo ruego que les agarren a los asesinos y que se pudran en la cárcel. No hay otro castigo”, subrayó Gliñañuk.

Estaba sola
Con relación al día del hecho, mencionó que a media tarde se dirigió al pueblo en su camioneta para comprar carne y otras mercaderías, mientras que su esposa quedó haciendo algunas tareas del hogar.
Emocionado, recordó el momento en que la halló tendida sobre un charco de sangre, alrededor de las 19 del martes.
“Me bajé de la camioneta y escuché que me llamó: ‘Me pegaron un tiro, nos robaron’, me dijo. Estaba muy dolorida y había perdido mucha sangre. Como acá no hay señal para llamar a la Policía, me fui hasta la casa de un vecino y le pedí me ayuden. Ellos avisaron, después vino la ambulancia y le llevaron al hospital”, detalló.
Además de detallar la cantidad de delincuentes involucrados, su mujer le manifestó que no pudo reconocer a sus agresores. Con relación al dinero que había en la vivienda, Gliñañuk precisó que tenía el botín sustraído guardados un ropero.
Se trata de un monto que fueron ahorrando durante varios años. “Mi señora cobraba su jubilación y la pensión del marido, y yo también soy jubilado. Aparte tenemos algo de té y fuimos ahorrando para el momento en que haga falta”, indicó el entrevistado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina