Disfrutan con la redonda - El Territorio Misiones

Disfrutan con la redonda

Domingo 27 de septiembre de 2020 | 01:00hs.
Diego Vain

Por Diego Vain deportes@elterritorio.com.ar

Hace un par de semanas que para Francisco, Rodrigo, Julián, Santiago, Máximo, Gonzalo y Federico el fútbol pasó a ser una parte importantísima de sus vidas. Para ellos y para sus familias, que están prendidos siempre al alambrado en el estadio de Mitre.

Hace un par de semanas que el club del barrio Rocamora le cambió la vida a esos chicos. Hace un par de semanas que el deporte se convirtió, como tantas veces, en una herramienta para brindar oportunidades. Hace un par de semanas que Francisco, Rodrigo, Julián, Santiago, Máximo, Gonzalo y Federico no sólo hablan de fútbol, sino que también juegan con la redonda.

Mitre comenzó a mediados del mes con su escuela de fútbol adaptado, una idea que venían madurando el profesor Iván Giménez y Adriel Kinyerski, quienes forman parte de la nueva coordinación del club de Rocamora. Pero apareció Gabriela Martínez, mamá de uno de los chicos, y fue el empujón necesario.

“Nos encontramos con Gabriela Martínez, la mamá de Gonzalo, que fue la que nos terminó de dar el empujón para arrancar. Veníamos hace casi dos meses, armando el proyecto y justo apareció Gabriela y dijimos ‘no lo vamos a hacer el año que viene, lo vamos a hacer ahora’”, contó Giménez, uno de los pilares del proyecto junto a Adriana Fesztein y Luciana López.

“La necesidad que las familias tenían hizo que nosotros podamos proyectar esto no para el año que viene, sino para arrancar ahora”, explicó el profe y comentó que “este proyecto surgió como un pilar fundamental de esta nueva coordinación que estamos llevando a cabo con Adriel Kinyerski”.

“Realizamos diferentes actividades, incorporamos un equipo interdisciplinario con una psicóloga, una nutricionista y una kinesióloga, para las divisiones infatojuveniles. Estamos proyectando un gabinete educativo, para que los chicos puedan venir a hacer las tareas al club y también lo que es fútbol adaptado, que será un pilar de nuestra institución”, agregó Giménez, en referencia a lo que se planea como club.

El grito sagrado
Los chicos con discapacidad a veces llegan al deporte a través de una terapia, pero, en general, no tienen al deporte como una cuestión recreativa. Por eso la idea del fútbol adaptado en Mitre es que sea algo totalmente destinado al disfrute, como se merecen todos los chicos.

“Ellos (los chicos) por sus condiciones tienen muchas terapias, pero les faltaba un lugar de recreación. Esto es súper desestructurado, tratamos de acompañarlos en sus ideas, que salen del molde de lo que nosotros planificamos y eso a nosotros nos hace crecer. Nos muestra que hay un mundo diferente, que los chicos crean y hacen sus actividades de acuerdo a lo que ellos sienten y esa espontaneidad está muy buena. Tener esa posibilidad de reformularte en medio de la clase está muy buena”, contó Giménez.

“Esta parte de inclusión es recíproca. Nos hace crecer a nosotros y también estamos dando una ayuda a esos padres que no tenían un lugar para que los chicos hagan deporte recreativo”, aseguró el profe.

Como en todo equipo, y sobre todo en uno de chicos, el momento más esperado es el de jugar y para Francisco, Rodrigo, Julián, Santiago, Máximo, Gonzalo y Federico no es la excepción. Correr con la pelota y meter un gol, con la familia de fondo gritándolo, es de las mejores cosas del día.

“Ver a los chicos disfrutando con tan poco, porque nosotros estamos aportando solamente un granito de arena y que te digan que ‘es el día más feliz’ es impagable”, confesó Giménez y contó que  “los padres están emocionados, porque llegan a la casa y los chicos siguen hablando de fútbol”.

El efecto contagio
Mitre es el primer club de Misiones que tiene fútbol adaptado, pero la idea en un futuro no muy lejano es que haya mas grupos y que no sea sólo el Auriazul el que cuente con esta disciplina.

“Yo creo que tiene que ser un efecto contagio. Está el dicho de que cuando uno pinta la casa el vecino también quiere pintar y lo tomo que si uno tiene que contribuir con algo a la sociedad. Si somos más es mucho mejor, porque el objetivo es que haya más chicos haciendo deporte”, analizó Giménez.

En referencia a lo necesario para iniciar, para el profe tiene más que ver con las ganas: “Con un poco de organización se lo puede hacer. Los padres están abiertos y nos transmiten la felicidad que le ven a los chicos”. “Tenemos un caso de uno de los chicos que nunca sonríe y en las fotos sale sonriendo y eso para los papás, que vienen de años de terapias y de pasar situaciones complejas, es sumamente importante”, graficó.

“Como primera experiencia, el grupo que nos tocó es muy lindo. Nos da la posibilidad de disfrutar y reírnos. Eso nos da fuerza. Creo que era una necesidad que se veía en el día a día y nosotros, como institución, tenemos que retribuir a la sociedad, en este caso desde un lugar deportivo”, sintetizó el profe.

Hace un par de semanas que para Francisco, Rodrigo, Julián, Santiago, Máximo, Gonzalo y Federico el fútbol es mucho más que un deporte y Mitre mucho más que un club. Hace un par de semanas que la redonda significa puro disfrute. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina