Dos misioneros y un paraguayo a la cárcel por llevar droga a Santa Fe

Lunes 24 de junio de 2019 | 03:00hs.
Cristian Valdez

Por Cristian Valdez fojacero@elterritorio.com.ar

Dos jóvenes oriundos de Leandro N. Alem y Bonpland, además de un ciudadano paraguayo radicado en Posadas, fueron condenados en la provincia de Santiago del Estero por el transporte de 86,6 kilogramos de marihuana en el doble fondo de un automóvil con el cual habían salido desde Misiones a fines de septiembre del año pasado.

Se trata del mecánico Hugo Alejandro Kalenok (23) y el estudiante Mateo Emilio Sequeira (21), ambos con domicilio en el barrio Virgen del Rosario de Alem y de Rolando Matías Amarilla Caire, extranjero asentado en el barrio Las Tacuaritas de Posadas.

Para el primero y el último la pena impuesta fue de 6 años y 10 meses de prisión en calidad de coautores del delito de transporte de estupefacientes, en tanto que el mejor parado fue Sequeira al ser condenado a 3 años de prisión de ejecución condicional como partícipe secundario.

El fallo condenatorio fue dictado a instancias de un juicio abreviado en el que los involucrados reconocieron la materialidad del delito que en un primer momento los conectó con la banda narcocriminal santafesina Los Monos pero esa hipótesis nunca se pudo confirmar.

Fue el juez del Tribunal Federal de Santiago del Estero, Abelardo Jorge Basbus, quien avaló lo resuelto y mas allá de homologar el acuerdo impuso una serie de conductas que Sequeira deberá cumplir a rajatabla para que no le revoquen el beneficio.

Inconcluso viaje narco

Kalenok, Sequeira y Amarilla Caire fueron detenidos el 25 de septiembre del año pasado en un control vial sobre la ruta nacional 89, a la altura de la localidad Lote 2 del departamento Mariano Moreno, que es límite con la provincia de Chaco.

La información volcada en el expediente da cuenta que a las 16.20 de ese día el personal de la Dirección General de Seguridad Vial apostada en el Puesto de Control Caminero 8, frenó la marcha de un Toyota Corolla color negro y dominio HZY-280. El conductor era Kalenok e iba acompañado de Sequeira, quienes respondieron con nerviosismo a una serie de preguntas referidas a su paso por el lugar y el por qué hicieron una maniobra sospechosa al pasar por el control dispuesto en territorio chaqueño.

Eso hizo que los agentes decidieran hacer una requisa en el vehículo, lo que finalmente dejó al descubierto la maniobra porque oculto en un compartimiento fabricado de chapa, sujetado con varios tornillos y soldado en el interior del baúl, detectaron un total de 124 paquetes rectangulares de distintos tamaños que pesaron 84 kilogramos de marihuana y en el interior del torpedo del vehículo otros 8 paquetes similares conteniendo 2,646 kilogramos de la misma sustancia, los que sumados hicieron un total de 86,649 kilogramos de marihuana prensada.

Cómplice paraguayo

La información oficial que la Policía aportó en ese momento dio cuenta que, acorralados por la evidencia, fueron los propios jóvenes quienes admitieron la maniobra y expresaron que movilizaban la marihuana hacia la provincia de Santa Fe con el apoyo de un Toyota Corolla bordó en el que viajaba un paraguayo, de quien dieron referencias específicas.

Eso activó un operativo cerrojo en las rutas y caminos cercanos por parte de la Patrulla de Caminos de Seguridad Vial y demás unidades de la Departamental de Quimilí. Tres horas después los procedimientos tuvieron frutos satisfactorios con la detención del otro rodado en una ruta que une la localidad de Añatuya y Bandera, a unos 60 kilómetros del lugar donde estaban detenidos los misioneros.

El ocupante de ese coche, Amarilla Caire, también manifestó que se dirigía a Santa Fe por lo que las hipótesis lo colocaron en relación con la carga y efectivamente fue así porque poco después terminó admitiendo su participación en el transporte que, dijo, le iba a dejar un buen margen de ganancia. En su poder tenía 14 mil pesos.

Justamente, al paraguayo se le enrostró el delito de puntero de los coimputados, controlando que la droga llegara a destino lo que fue frustrado ante el accionar policial. Su conducta fue reconocida por él mismo al prestar declaración indagatoria, exponiendo que le haría cobertura a Kalenok.

Concordante con eso fueron los datos que surgen de las actas de procedimiento incorporadas al proceso, las que además dan cuenta de que éste, el día de los hechos, conducía un Toyota Corolla del que no es titular pero portaba una cédula azul a su nombre, delante del vehículo que transportaba la marihuana secuestrada a los fines de alertar los controles.

Confesión

Con el cúmulo de evidencia, los tres detenidos decidieron mantenerse en la postura de reconocer la comisión del delito acordando una pena que, al menos a dos, los dejará en prisión hasta mediados de 2025.

Más allá de eso, todos deberán abonar en concepto de multa la suma equivalente a 45 unidades fijas de nafta de mayor octanaje, lo que equivaldría unos 2.000 pesos.

Sequeira, que recibió una pena de ejecución condicional, está obligado durante el término de tres años a fijar residencia y someterse al cuidado de un patronato de liberados, abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas, bajo el apercibimiento de perder el beneficio. 

En cifras

86,646

Los misioneros transportaban 84 kilogramos de marihuana en el doble fondo del baúl y 2,646 kilogramos en el interior del torpedo del Toyota Corolla.

$14.000

El ciudadano paraguayo, también condenado, admitió que era campana de los misioneros, por lo que fue detenido y en su poder incautaron 14.000 pesos.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina