El debate por el aborto entra en la recta final y el rechazo se afianza en el Senado

Miércoles 8 de agosto de 2018 | 23:45hs.
El proyecto de legalización del aborto, aprobado en una sesión clave en la Cámara de Diputados el 14 de junio, es debatido en el recinto del Senado por primera vez en la historia.

Más de la mitad de los senadores ya manifestaron su voluntad de votar en contra de la iniciativa. Si el proyecto es rechazado, no podrá volver a discutirse en el Congreso hasta después del 1° de marzo de 2019, cuando empiece el nuevo período legislativo.

El conteo continúa siendo favorable a los legisladores que se oponen a la iniciativa. Se consolidó una mayoría de 38 a 31 en contra del proyecto que tiene media sanción de Diputados. Los manifestantes, verdes y celestes, se congregan en gran número en las calles pese al mal clima.

En su carácter de presidente de la Comisión de Salud, el senador nacional de Jujuy Mario Fiad fue la primera voz que se alzó durante el debate en contra del proyecto. Dijo que era inconstitucional y que contradecía los principios del Código Civil y el derecho argentino. "Reconocer el derecho a la vida como derecho fundamental es la base de nuestro ordenamiento jurídico y en los debates no quedaron dudas sobre el momento del origen de la vida: es el momento de la concepción", argumentó.

Pedro Guastavino, presidente de la comisión de Justicia y Asuntos Penales, fue el segundo orador. Comparó la trascendencia de la actual discusión con las leyes de divorcio vincular y matrimonio igualitario. "La Argentina será un poco mejor si aprueba esta ley, hoy los ojos del mundo están puestos acá", introdujo.

Además, denunció amenazas a través de mensajes de texto: "En el día ayer me pasé atajando y esquivando crucifijos de un sector de la Iglesia que cuando nos desaparecían y nos secuestraban miraban para otro lado". Mientras hablaba se interrumpió brevemente el audio, lo que generó el enojo de varios legisladores, entre ellos Miguel Pichetto, quien está sentado a su izquierda.

"La realidad nos indica que hoy no estamos discutiendo aborto sí, aborto no. No hay aquí un bando a favor de la vida y otro a favor de la muerte. Lo que se discute aquí es terminar con el aborto clandestino y las muertes que se producen. Aún sin ley, ellas, las mujeres, algunas mujeres, ante un aborto no deseado seguirán entregándose a un pseudocirujano o a un curandero arriesgando su vida. Esa es la realidad que nos interpela. ¿Qué hacemos nosotros ante esta realidad?", planteó Guastavino.

El discurso de Rodolfo Urtubey fue uno de los que más polémica generó en redes sociales. Al exponer su propuesta para definir en el nuevo Código Penal los límites de los casos no punibles de aborto, escindió los casos "de configuración clásica" y los de "subordinación o sujeción".

"Hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, a veces la violación es un acto no voluntario con una persona que tiene inferioridad absoluta de poder frente al abusador, por ejemplo en el abuso intrafamiliar, donde no se puede hablar de violación pero tampoco se puede hablar de consentimiento, sino de una subordinación, de una sujeción", desarrolló.

A su turno, el senador fueguino Julio Catalán Magni aseguró que "la política debe buscar claramente un punto de encuentro que nos permita debatir en serio y sin dilatarlo. Si esto hoy no se convierte en ley vuelve en agosto del año que viene. Mis cuatro hijos me dicen lo mismo: papá, que salga. La sociedad reclama que el Estado pare de negar lo que pasa".

Por su parte, la senadora Nancy González dijo que "tengo que agradecer a los que me agredieron, a los que me pidieron que mate a mis hijas y a mis nietos porque me fortalecieron. Soy católica pero cuando me votaron, me votaron que legisle para todos los ciudadanos argentinos". "Esta ola verde no la puede parar. No seamos conservadores, ¿qué estamos esperando? ¿Que venga otra generación a votar esto? Maternar es político, no puede quedar en un mandato biológico. Las mujeres deben elegir, no lo podemos imponer", agregó.

Pasadas las 22 llegó el turno del oficialista Federico Pinedo, quien defendió su postura contra la iniciativa. "El proyecto tiene media sanción de Diputados porque dos que dijeron que iban a votar de una manera votaron de otra", dijo, y consideró que el texto en discusión "es increíblemente exagerado". "Se pasa de convertir algo que es un delito en algo que es una obligación para el sistema de salud en la Argentina. Lo mismo pasa con los médicos: les dicen 'hacer un aborto es un delito' y ahora 'es obligatorio porque si no lo meto preso'. Un poco exagerado para la convivencia en paz y el consenso ", destacó.

Después de las 23, el radical Ángel Rozas (en contra) recordó que presentó un proyecto que proponía realizar una consulta popular no vinculante. "Es un tema absolutamente transversal, atraviesa a todos los bloques partidarios y a toda la sociedad", sostuvo. Y agregó que con una consulta se hubieran obtenido "referencias genuinas y populares sobre un tema tan profundo e importante". "Hubiera sido muy buena escuchar la opinión de la gente, conocer la opinión del pueblo argentino", completó.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina