El maíz rinde en Polvorín y los productores construyen un silo

Martes 10 de julio de 2018 | 06:30hs.
Paraje Polvorín se ubica a más de 45 kilómetros de la zona urbana de San Pedro y desde hace unos meses depende administrativamente del nuevo municipio de Pozo Azul. En ese sector rural, un grupo de productores aunó con la finalidad de generar una alternativa a la plantación de tabaco. Con el ideal en alto, esfuerzo y determinación por modificar y mejorar sus ingresos económicos y su calidad de vida de los lugareños, se afianzan en la construcción de un silo para almacenar maíz, que sería el primero de la zona.

Son más de 45 familias las que integran la Cooperativa Agropecuaria y Forestal de Polvorín, formada en 2011 luego de un intenso trabajo realizado a partir del tornado que arrasó la zona en el 2009. En un primer momento, proyectaron y perfilaron la producción pensando en una cuenca lechera, debido a que la geografía del lugar responde a las exigencias de dicha actividad agropecuaria, pero no encontraron apoyo con subsidios o créditos.

Las familias notaron que el cultivo de maíz es rentable y la mano de obra requerida es mucho menor en comparación al tabaco.
Para conocer la historia marcada por el sacrificio y la perseverancia, Luis Érico Senger contó a El Territorio sobre los comienzos de la cooperativa y su objetivo.

“La idea era cambiar la producción de tabaco por otras alternativas, y hemos notado que mucha gente comenzó a diversificar sus chacras, dedicándose a la pastura y el cultivo de maíz. Hicimos muchos proyectos para lograr financiación para cuenca lechera y presentamos en varios ministerios, instituciones, pero no tenemos respuestas. Esperemos que alguno sea aprobado y podamos lograr esa meta”, indicó el tesorero de la cooperativa, quien donó el terreno donde funcionará el silo.

Contando con el entusiasmo de los colonos, que implementaron hasta cinco hectáreas de maíz entre su plantación anual, decidieron aprovechar el excedente de producción, que hasta el momento lo comercializan en la Cooperativa Agrícola y Forestal de Paraíso, y contar con su propio emprendimiento.

Para ello, un grupo accedió un microcrédito de 15.000 pesos, los cuales pusieron a disposición para la compra de los materiales de construcción. También invirtieron de forma privada en  maquinaria que facilite y agilice la cosecha de las espigas.

Durante la semana última, movidos por la satisfacción de ver que parte de su sueño está encaminado -la turbina y el chimango están siendo fabricados por la Epet 31 de Cruce Caballero-, dieron inicio a los primeros trabajos en la obra.

“Es muy difícil empezar, es un gran desafío, pero ya llevamos cosechadas 100 hectáreas de maíz, y queremos tener un lugar donde almacenarlo tanto para el consumo como con miras a la venta al por mayor. El silo tendrá una capacidad de secar 60.000 kilos en quince días, de acuerdo a la humedad; esta es una zona óptima para este tipo de actividad, necesitamos más apoyo, toda ayuda será bienvenida”, señaló Alejandro Daniel Gigorski, presidente de la Cooperativa Agropecuaria y Forestal de Polvorín limitada.

Constantemente contaron con la asistencia técnica de Andrea Ramos y Cavalli, quienes aportaron de forma considerable desde varios aspectos para que la edificación del silo se concrete de forma eficaz y con el máximo aprovechamiento de los recursos económicos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina