El mundo salió a las calles para generar conciencia sobre el cambio climático

Sábado 21 de septiembre de 2019 | 02:00hs.
Menos discursos y más acción para detener el calentamiento global. Si durante los últimos días la ONU ha reiterado este mensaje a los líderes mundiales que se reunirán el próximo lunes en la Cumbre del Clima en Nueva York, cientos de miles de estudiantes lo han demandado ayer con una movilización escolar de escala global. De Sidney a San Pablo, pasando por París, Bruselas, Dinamarca, Finlandia, Londres, Washington, Johannesburgo o México, los alumnos han cerrado sus cuadernos, han emulado a Greta Thunberg, la activista sueca que ha hecho despertar en el mundo la conciencia ambiental, y se han sumado a un tsunami verde con epicentro en Nueva York y Berlín, que ha sido el aperitivo de una semana de movilizaciones lideradas para exigir medidas urgentes para detener la catástrofe ambiental que han heredado de sus mayores.
En total, están programados más de 5.000 actos en 156 países que culminarán el próximo viernes 27 con una huelga mundial a la que esta vez no se sumarán sólo estudiantes: la protesta está respaldada por miles de asociaciones de la sociedad civil.
“He venido porque quiero decirle al Gobierno que tiene que hacer algo”, explicó Laura Z. en Berlín, donde salieron a protestar unas 100.000 personas, según la Policía y 270.000 según los organizadores.
En Nueva York, Emmett, de 10 años, resume así su presencia en una manifestación con decenas de miles de participantes: “Hay muchos adultos que son muy egoístas”. No entiende cómo los mayores no son conscientes de la emergencia climática porque los efectos del calentamiento no son cosa del futuro sino del presente.
A ellos Greta Thunberg se los ha hecho ver, como subraya Catherine Skopic, ya en la sesentena. “Habla como una profeta y con la sabiduría de un anciano” y “ha conseguido galvanizar una lucha que lleva en marcha varias décadas”.
Rigoberta Menchú pidió ayer tres veces perdón a la Tierra. “Perdón por ensuciarla, perdón por no cuidarla, perdón por destruirla”. La premio Nobel de la Paz (1992) guatemalteca participó en una protesta organizada en Mérida (México) en el marco de la huelga mundial contra el calentamiento. Junto a ella otros diez Nobel de la Paz. Entre los participantes, los ex presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos y Polonia, Lech Walesa, la jurista iraní Shirin Ebadi y la activista yemení Tawakkul Karman. 
El Acuerdo de París cerrado en 2015 para contener el aumento de temperatura en dos grados -y en la medida de lo posible dejarlo en 1,5- con respecto a los niveles preindustriales no ha impedido que las emisiones y las temperaturas estén en la actualidad en niveles récord y que los fenómenos meteorológicos extremos, como el huracán Dorian, sean cada vez más frecuentes.
“Hay que hacer comprender a la gente que hay una emergencia climática hoy, que el problema del calentamiento es de hoy, que la salud pública está amenazada hoy, que el mar está subiendo hoy, que las temperaturas ya están provocando problemas muy graves”, enfatizaba esta semana el secretario general de la ONU, António Guterres, en vísperas de la cumbre de la ONU del lunes. Ese día la Organización de Naciones Unidas reunirá a líderes mundiales para empujarles a que presenten planes de recortes de emisiones más exigentes y que permitan cumplir con la meta de París. Si no, los gases de efecto invernadero, lejos de reducirse un 45%, aumentarán un 10%, con efectos fatales para el planeta.
“Estas protestas me parecen increíbles, esperanzadoras, necesarias”, dice Amaranta Herrero, profesora de Sociología Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Están teniendo mucha repercusión. Muchos ámbitos de la sociedad que generalmente no se han mojado por la crisis climática empiezan a sumarse, empiezan a descubrir la problemática y a expresarlo”, continúa.
En Alemania, las 500 movilizaciones convocadas ayer -justo el día en que su Gobierno anunciaba una gran inversión para luchar contra el calentamiento- cuentan con el apoyo de sindicatos, empresarios y la Iglesia protestante y el escepticismo de ciudadanos como Oliver, de 38 años: “El Gobierno no ha hecho lo suficiente. Estamos aquí para que les sirva de motivación”.
En Helsinki (Finlandia) se han guardado once minutos de silencio, uno por cada año que queda para poder controlar el aumento de las temperaturas.
La campaña va camino de convertirse en la mayor movilización climática de la historia canalizada por Fridays for Future. 

Greta Thunberg, la adolescente ícono en la lucha

A sus 16 años, la activista sueca Greta Thunberg, convertida en icono de la lucha contra el cambio climático, genera esperanzas dando voz a una generación preocupada por su futuro. La adolescente, cuyo nombre suena para el Nobel de la Paz 2019, logró forjarse su propio nombre en menos de un año, más allá de las fronteras suecas. Su combate comenzó en agosto del año pasado, cuando empezó a faltar a clase los viernes para apostarse en las puertas del Parlamento sueco con un cartel y la consigna: “Huelga escolar por el clima”. Desde entonces, la joven, hija de una cantante y un actor convertido en productor, con sus características largas trenzas, ha copado las portadas de los grandes diarios medios. Su combate, llamado “Fridays For Future” (“Viernes por el Futuro”) se expandió después por todos los continentes, y miles de jóvenes activistas celebraron sus protestas. Tras decidir tomarse un año sabático tras la secundaria, en agosto cruzó el Atlántico en un velero para limitar la huella de carbono de su viaje. Ayer estuvo en Nueva York participando de la huelga escolar mundial que se convirtió en uno de los llamados a la movilización con más seguimiento jamás organizados.

El ambicioso plan de Alemania

La coalición gobernante de la canciller Angela Merkel acordó un paquete histórico por un total de unos 54.000 millones de euros (U$S 60.000 millones) para volver a encauzar las políticas climáticas de Alemania, aliviando así la creciente presión en el país y dándole algo que mostrar en una conferencia de la ONU la próxima semana.
Después de más de 16 horas de negociaciones, el bloque liderado por los demócratas cristianos de Merkel y los socialdemócratas acordaron poner un precio a las emisiones de dióxido de carbono para los sectores de transporte y calefacción y promover un cambio hacia los vehículos eléctricos.
Merkel dijo que Alemania aprendió de sus dificultades para reducir las emisiones en los últimos años y seguirá evaluando el programa para garantizar que el país cumple con sus objetivos de reducción de emisiones de dióxido de carbono.
Merkel se ha enfrentado a protestas este año que exigían medidas para frenar las emisiones. El Partido Verde ha ganado posiciones en las encuestas a medida que el impacto del calentamiento global se hace cada vez más evidente, con un aumento de los incendios forestales y el impacto de las sequías en el río Rin. 

Principales efectos del cambio climático

Falta de agua potable debido fundamentalmente a las sequías.
Fusión o deshielo de glaciares y casquetes polares debido a las altas temperaturas. Esto produciría un incremento en el número de inundaciones y, por consiguiente, un aumento en el índice de mortalidad.
Fenómenos climáticos extremos como tormentas, huracanes, sequías y olas de calor.
Inseguridad alimenticia debido a cambios en las condiciones de producción de alimentos. Se prevé una disminución del 75% en el rendimiento de las cosechas en África a causa de la elevada evaporación motivada por las altas temperaturas y sequías.
Aumento de la pérdida de biodiversidad. Puede que a algunos no les parezca algo que nos afecte directamente. De ser así, estarían muy equivocados. Existiría un riesgo de extinción del 35% de las especies terrestres para 2050. Los hábitats en los que se hallan estarían cambiando tan rápido que no serían capaces de adaptarse y sobrevivir en ellos.
Serios impactos en la salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la salud de millones de personas se podría ver amenazada a causa de la desnutrición y enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea, o ligadas a ella, como la malaria.
Acidificación de los océanos, lo cual conlleva la muerte de especies marinas. También peligran aves y reptiles.

Es el tema más importante para la gente, según una encuesta

El cambio climático es el “tema más importante” para la gente según la primera encuesta internacional sobre el asunto: supera la preocupación que generan la economía, el delito y la educación. Si bien el sondeo se realizó en países desarrollados, sugiere el modo en que la cuestión ha ganado espacio en la conversación pública.
La encuesta, encargada por la ONG británica Hope Not Hate (HNH) midió el impacto de lo que las personas reconocieron como una “emergencia” pocos días antes de la mayor manifestación global contra el cambio climático. El estudio se hizo en los Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá, Alemania, Italia, Francia, Polonia y Brasil.

Siete millones de personas desplazadas

Los eventos climáticos extremos desplazaron a siete millones de personas durante los primeros seis meses de este año, una cifra récord que sitúa a 2019 en camino de ser uno de los años más desastrosos en casi dos décadas, incluso antes de que el huracán Dorian azotara las Bahamas.
El Centro para el Monitoreo del Desplazamiento Interno, una organización que recopila datos de gobiernos, concluyó que las inundaciones, deslizamientos de tierra, ciclones y otros eventos climáticos extremos desplazaron temporalmente a más personas en este primer semestre que durante el mismo período en cualquier otro año. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina