Empleado de la Celo detenido podría ser trasladado a una dependencia federal

Sábado 20 de julio de 2019
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Imputado por acopio de armas, lavado de activos y presunta infracción a la ley de estupefacientes, en los próximos días José Alberto M. (46) podría ser trasladado a un penal del Servicio Penitenciario Federal (SPF), según mencionaron fuentes del caso. 
Días atrás el acusado se negó a declarar ante el juez de Federal de Oberá, José Luis Casals, quien a su vez rechazó el pedido de excarcelación presentando por la defensa.
Para el magistrado, el acusado dispone de medios y recursos para darse a la fuga y entorpecer la investigación en curso, por lo que permanece detenido en la Seccional Tercera de Oberá.
En tanto, habida cuenta la gravedad de la imputación en su contra y de que se trata de delitos federales, como así también por razones de seguridad, las autoridades a cargo de su custodia analizan la posibilidad de trasladarlo a una dependencia del SPF.
Previamente, la Cámara Federal de Apelaciones debería expedirse respecto al pedido de excarcelación. 
El empleado de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (Celo), ex piloto y dirigente del automovilismo provincial fue detenido el 21 de mayo pasado en el marco de un operativo conjunto entre Prefectura Naval Argentina (PNA) y la Policía de Misiones.
El procedimiento se inició el día anterior a partir de una investigación por presunta infracción a la ley de estupefacientes. 
Al respecto, si bien no hallaron drogas, el detenido continúa supeditado a la investigación de la causa inicial, confirmaron fuentes federales.  
En el allanamiento a su vivienda, los efectivos de las fuerzas dieron con un arsenal sin registrar, más de 1.000 municiones y alrededor de 15 millones de pesos en efectivo, entre moneda nacional y extranjera. 

Elementos de prueba  
La situación penal de José Alberto M. se agravó a partir del cambio de carátula de la causa relaciona con las armas sin registrar secuestradas de su domicilio. 
En consecuencia, lo que en un primer momento fue caratulado como “tenencia ilegal de armas”, con el avance de la instrucción se amplió a “acopio de armas”, figura agravada que tiene una pena de cuatro a diez años de cárcel. 
En la ocasión secuestraron siete armas sin la documentación correspondiente, algunas de las cuales tienen el número de serie limado. En el lugar también hallaron un silenciador. 
También dieron con más de 1.000 municiones para pistolas 9 milímetros, otras tantas para calibre 45 y cartuchos de escopeta. 
Con relación al efectivo confiscado, trascendió que se trataría de 305.000 dólares en efectivo, alrededor de 200.000 pesos, 20.000 reales y poco más de 10 millones de guaranís. Según la cotización de las diferentes monedas, el total ascendería a 15 millones de pesos.
Oportunamente la defensa justificó dicho monto en una herencia y ganancias del casino, lo que no convenció a las autoridades judiciales.   
En el allanamiento de su domicilio también dieron con un Chevrolet Captiva y un camión Ford Cargo, ambos con pedido de secuestro por robo en la provincia de Buenos Aires, aunque dicho expediente se tramita ante el Juzgado de Instrucción Uno. 
En este contexto, para los investigadores existirían indicios que avalan la hipótesis de que el empleado de la Celo dirigía una estructura criminal de proporciones. 

Corredor y dirigente
Tal como informó este matutino, el detenido es empleado de la Celo, donde se desempeñaba como jefe de inspección, cargo que le otorgaba una amplia atribución para recorrer la jurisdicción que cubre la entidad prestataria de los servicios de energía eléctrica y agua potable de la zona Centro. 
Además fue corredor en el automovilismo provincial e integrante de la comisión directiva del Automóvil Club Oberá (ACO) y tesorero de la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (Femad).
Sobre su carrera deportiva, en marzo del 2011 ganó su primera y única carrera de la Promocional Misionera con un Fiat 600. Fue en el circuito terrado de Eldorado y aquella vez la fortuna jugó de su lado, ya que a pocas vueltas del final marchaba quinto y los de punta se fueron quedando todos por diferentes problemas. 
Menos grato es el recuerdo que dejó como tesorero de la Femad en el período 2009/12.
“Es fue una época negra para las finanzas de la entidad, al extremo que no pagaban los seguros de los pilotos. Cuando se fueron, la Femad debía 200.000 pesos. Esa deuda se pagó con un auto de carrera”, comentó un referente de la actividad en diálogo con este medio.  
José Alberto M. también es conocido por su pertenencia sindical y participación en política, al punto que en el año 2007 fue candidato a intendente de Oberá.

Certificado y amenazas

El 28 de mayo pasado, un empleado que se desempeña en el sector personal de la Celo denunció que recibió una seria amenaza a través de un llamado telefónico en su lugar de trabajo. Según la denuncia radicada ante la Seccional Primera, el hecho guardaría relación con el caso de José Alberto M. Declaró que una voz anónima lo amenazó diciendo “te vamos a arrancar los ojos” en represalia porque supuestamente desde dicho sector hicieron trascender un certificado médico emitido el mismo día en que fue detenido. El certificado lleva la firma de un conocido traumatólogo local que prescribió diez días de “reposo por dolor lumbar”.

En cifras

$15 millones

José Alberto M. (46) guardaba en su domicilio cerca de 15 millones de pesos en diferentes divisas. La suma en dólares era de 305.000 en efectivo.

1.000

El empleado de la Celo está acusado de acopio de armas. En su casa se hallaron siete, además de 1000 municiones de calibre 9 milímetros, entre otras.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina