“En la crisis se deben sostener los proyectos que a uno más le interesan”

Jueves 11 de octubre de 2018
Victor Piris

Por Victor Piris vpiris@elterritorio.com.ar

Eduardo Kastica es uno de los expertos más reconocidos en cuanto a innovación y creatividad. Ayer ofreció un taller, organizado por la Fundación Osde, sobre “Nuevas estrategias para innovar”. Su disertación reunió a jóvenes, profesionales y público interesado en promover y lograr cambios.
En un contexto especial, por la aguda crisis económica, el profesional no esquivó la coyuntura y destacó sus consejos para emprendedores y empresarios. También como doctor en Ciencias Económicas destacó el papel que están teniendo nuevos economistas y su esperanza en que promuevan mejores soluciones para la sociedad argentina. 

En un contexto de crisis económica, ¿qué consejos le puede dar a emprendedores o empresarios que están haciendo esfuerzos por mantener sus empresas?
Tengo varias cuestiones para los momentos difíciles, porque hemos vivido ya diferentes situaciones críticas de diferente índole. Y sabemos que hay, como dos mundos internos. El primero es un mundo donde podemos hablar de la crisis con los amigos y después está el plano de los proyectos que uno tiene. Y en este último sentido, en la crisis, el foco principal debe estar en sostener los proyectos que a uno más le interesan. No utilizar la crisis como una especie de excusa para dejar los proyectos. 
La creatividad tiene que estar puesta en inventar maneras de sostener nuestro proyecto.
Por ahí reducirlos un poco, por ahí modificarlos, incorporar nuevos socios, nuevas personas, pero hay que continuar con el proyecto. Si es un proyecto profesional, porque sos un contador y tenes recién abierto tu estudio profesional: bueno no lo cierres. Mantenelo abierto.
Si pensabas que ibas a ganar diez y vas a ganar menos, tratá de sostenerlo. Si tenés un proyecto de ayuda social, tratá de mantenerlo haciendo planes a corto plazo pero tratá de mantenerlo. Si tenés una empresita, un comercio tratá de mantenerlo, si empezaste una carrera y te gusta, tratá de mantenerla. Dejá otras cosas, pero no dejes los proyectos que te apasionan y que son los que te hacen sentir y pensar todos los días.
Para esto uno tiene que estar abierto a cosas que en épocas en que no hay crisis, no se está tan abierto. Es empezar a tener vínculos con otro tipo de personas, que no los habría normalmente porque no son tan afines. Se trata de abrir el juego e incorporar habilidades que uno no tenía. De repente se tiene que aprender, a incorporar, a prestarle atención a cosas que antes no se atendían. Y también hay que dejar de prestarle atención a cosas a las que se les dedicaba demasiado tiempo.

A nivel de la dirigencia política o de economistas, ¿observa que se están aplicando soluciones innovadoras o todavía falta mucho para ver eso?
Yo dividiría lo que es la clase dirigente y lo que son los economistas. Yo pertenezco al plano académico, soy doctor en Ciencias Económicas, trabajo en la universidad y soy consultor, no soy dirigente. Mi sensación es que hay muchas ideas interesantes muy probadas, que manejan muchos profesionales. Creo mucho en una nueva camada de economistas, por ahí que son jóvenes, que son distintos a los que ya existen. Entre otras cosas porque ser distintos tiene que ver con que hay una proporción mucho más grande de mujeres que también están empezando a ver la realidad de otra manera.
Hay muchas economistas jóvenes que se juntan con muchos economistas jóvenes, para ver cosas que por ahí no se ven. Las teorías están, lo que pasa que todavía no han permeado en la clase dirigente. Es una clase dirigente que todavía no asume los riesgos de empezar a plantear proyectos vinculados a otro tipo de teorías económicas. Para ver a la innovación desde otro lado, de un lado vinculado a lo social, vinculado al bienestar, vinculado a lo climático, como los recientes premios nobeles. El conocimiento está, pero para que el conocimiento se aplique vos tenés que tener el conocimiento probado y la gente que se arriesgue a aplicarlo.  

¿Todavía la clase dirigente es demasiado conservadora?
Las innovaciones se plantean en lo que es una bisociación. Que es juntar planos que antes no estaban juntados, juntar elementos que antes estaban separados. La tecnología para lo que es hoy una aplicación, existía antes, pero tuvo que juntarse toda esa teoría con el conocimiento de la gente. Son dos planos que se juntan, cuando se juntan esos planos las cosas empiezan a funcionar. Hoy hay un montón de conocimiento que se sabe, se conoce, son teorías interesantísimas en el plano de la innovación y la tecnología, pero todavía la clase dirigente no las aplica, pero existen. En algún momento eso va a germinar, esperemos que suceda.

La innovación en la empresa, ¿requiere un tiempo especial o frecuencia para debatirse?
No hay un tiempo especial, pero sí tiene que haber un momento donde se piense en innovación. Por lo menos dos horas para pensar en eso y dedicarse completamente. En, cómo vamos a innovar; en cómo vamos a cambiar las cosas; cómo vamos a transformar, a ir a nuevos clientes, a adaptar lo que hacemos para apreciar otro tipo de público; o cómo vamos a incorporar lo digital a nuestras estrategias o a mezclar lo digital con lo que ya existe.
Tiene que haber un momento, no importa cada cuanto, pero tiene que haber tiempos concretos en donde uno piense en eso.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina