Entre el desinterés y la enseñanza

Domingo 17 de noviembre de 2019
En Posadas buscan crear un instituto ya que hay numerosos docentes capaces de enseñar la lengua. | Foto: Natalia Guerrero
Federico García

Por Federico García sociedad@elterritorio.com.ar

En esta región, el guaraní es un idioma que nos rodea y nos envuelve día a día con sus palabras y expresiones, las cuales muchas veces pasamos por alto o desconocemos su origen. Asimismo, como hablantes de una lengua tan extendida como el español, se tiende a reproducir sobre el guaraní lógicas lingüísticas que no le corresponden a su naturaleza.
Sobre ello, la docente Gladys Bernatto despejó algunas dudas en diálogo con El Territorio. Así, quien oficia además de presidente de la Asociación Civil Idioma y Cultura Guaraní, aclaró que esta lengua indígena “es exactamente como el español” en lo que se refiere a las variedades que se hablan, ya que “así como en el español tenemos varias palabras para denominar una cosa, en el guaraní es igual”.
No obstante, la licenciada en Lengua y Cultura Guaraní recordó que “hace mucho tiempo que existe una escritura unificada, universal y oficial” que los hablantes del español se niegan a aplicar o bien “no les interesa informarse antes de escribir una palabra en guaraní”.
Sobre esta misma situación, agregó: “Es una cuestión de la gente que debería difundir, entre ellos la prensa; usualmente no se fija en cómo se debe escribir y nadie pregunta, pero esto también pasa en Paraguay; en Brasil, en cambio, lo cuidan más”.
En este sentido, la docente cuestiona si “alguien se atrevería a escribir mal el inglés o el francés, pero con el guaraní sí”, por lo cual destaca que existe un desinterés del público en general por informarse: “Obviamente que antes se escribía como sonaba o como cada cual lo entendía, por ejemplo en la época de los jesuitas, pero hoy que tenemos una grafía unificada con 33 letras y la fonética son 33 sonidos que no se repiten, a la gente le cuesta mucho aceptar o por desinterés son muy pocos a los que realmente les interesa”, cuestionó.
Bernatto posee además posgrados en Terminología y en Gastronomía guaraní, es docente de primaria y secundaria y actualmente da clases de este idioma en la Escuela Superior de Policía, aunque cuenta que “enseño donde quiera que me llamen”. Es así que ha impartido clases en universidades y en las mismas comunidades indígenas. 
Desde ese lugar, explica que “para mi forma de ver, cuando hablamos de educación bilingüe, se le llama así porque al aborigen se le enseña a hablar español, pero ellos en su lengua siguen siendo prácticamente analfabetos, escriben como les suena y como pueden y son muy pocos los que se suman a la grafía oficial”.
Además, desde la asociación que dirige, bogan por la enseñanza obligatoria tanto del guaraní, como el español y el portugués en todo el ámbito del Mercosur, aunque lamentó que su búsqueda por capacitar a docentes choca con la dificultad que tienen de dar puntaje. “Al docente lamentablemente no le interesa capacitarse para conocer, sino para tener puntaje”, adujo, aunque se alegra de tener “muchos alumnos, y eso me reconforta mucho porque la gente que viene a estudiar es porque realmente le gusta”.
Sobre la composición de ese público, comentó que es bien heterogéneo, y va desde descendientes de ciudadanos paraguayos, a quienes “les explicamos que el guaraní no es sólo idioma de Paraguay, que sí lo custodió toda la vida, lo armó y logró que sea un idioma oficial”, así como miembros de las fuerzas y estudiantes de las carreras de letras que preparan tesis en torno a esta lengua indígena.
Para cerrar, la docente contó que desde la Asociación Civil Idioma y Cultura Guaraní impulsan la creación de un instituto, ya que “en Posadas hay muchos profesores que están capacitados para enseñar” y cada vez son más las personas, sobre todo jóvenes, que buscan acercarse a un conocimiento más profundo de esta lengua que nos atraviesa a diario. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina