Fiesta del Inmigrante: bajaron el telón envueltos en satisfacción

Lunes 17 de septiembre de 2018 | 01:00hs.
El primer balance es más que positivo para la Federación de Colectividades, a cargo la organización de la Fiesta Nacional del Inmigrante que este año celebró su 39ª edición y concluyó ayer.

Es un año difícil por la situación económica, pero eso no opacó la gran fiesta de Misiones. Desde la organización señalaron que hay muchas cosas por mejorar, no obstante siguen planificando crecer y apostar al recuerdo de los inmigrantes.

El buen clima fue fundamental en los días de desarrollo del evento, ya que registró una sola jornada de lluvia, lo que fue interpretado por los integrantes de las colectividades como una bendición.

En tanto, los dos días gratis facilitaron que el público tenga la posibilidad de conocer la fiesta y que las colectividades hasta se queden sin comida.

“Creo que a pesar de la crisis económica fue muy bueno. Llegaron muchos turistas a la fiesta y en ese aspecto estamos más que conformes porque también los obereños siguen apostando al desarrollo y crecimiento”, consideró a El Territorio, Juan Hultgren, presidente de la Federación de Colectividades.

En este aspecto, sostuvo que la fiesta tiene un reconocimiento a nivel nacional que fue favorecido además por el trabajo de difusión en las salidas a las provincias y países vecinos por parte de las delegaciones. Esta tarea impulsó que los turistas lleguen a Oberá no sólo para disfrutar del parque y su fiesta, sino también para recorrer los atractivos turísticos.

Según reconoció Hultgren, la mayoría de los presidentes de las colectividades están más que satisfechos. “Por lo que hablé y escuché, están conformes porque hubo bastante concurrencia”, contó.

Asimismo, hizo mención a las finanzas de la organización: “La expectativa respecto a gastos e ingresos es que vamos a cubrir lo planificado”.
El presidente de la Federación detalló que se trabajará en continuar mejorando la feria comercial, seguir adelante con un proyecto en conjunto con la Facultad de Artes para realizar un portal de ingreso al Parque de las Naciones y está prevista la construcción de un escenario alternativo para la actuación de los ballets.

Los presidentes hablan
“Realmente fue una fiesta muy exitosa con una concurrencia muy especial, muy positivo todo. Visitaron mucho nuestra casa porque les interesa la comida típica”, dijo Andrés Kairiyama, presidente de la colectividad japonesa.
En tanto, Melisa, una de las cocineras de la casa suiza, destacó: “Desde el primer día de fiesta tuvimos éxito, hemos trabajado mucho y eso es bueno porque hay mucho esfuerzo detrás de cada casa”.

“Para nosotras fue muy exitosa, todos los días tuvimos lleno total de la casa, desde el desfile fueron días buenos”, manifestó por su parte Elsa, cocinera de la colectividad nórdica.

Ballets, Garay y Katunga
Cacho Garay y Katunga tuvieron gran convocatoria en la noche del sábado y las carcajadas tomaron la posta en el pabellón de espectáculos por durante 40 minutos.

La jornada del anteúltimo día había comenzado temprano con la presentación en el escenario mayor de los ballets infantiles de las distintas colectividades que cada fin de semana protagonizan la tradicional Tarde los Niños, como también la presentación del ballet del Parque del Conocimiento de Posadas, que llegó con un espectáculo de los cuentos infantiles que atrapó hasta los padres.

Por la noche, la gente ya se fue ubicando en el anfiteatro, muchos para ver el cuadro de apertura que este año tuvo enorme repercusión. Luego fueron apareciendo los ballets invitados, el italiano ‘Volare’ (Ijui, Brasil), el polaco ‘Zpit Nowa Polonia’ (Córdoba), y el Instituto de Danzas Oberá.

También hizo su presentación el grupo La Sabia, ganador del Preselectivo de Folclore, que fue el encargado de ir calentando la fría noche obereña.

La aparición en escena del cómico mendocino fue ante un numeroso público que no quiso perderse la oportunidad de escuchar sus cuentos en vivo y en directo. Cacho Garay hizo su entrada y por una hora llevó adelante un espectáculo que incluyó la participación de ese público que no paró de reír ni un solo momento.

Con su estilo conocido como humor seco, jugó con la picardía y aprovechó la respuesta de la gente para hilvanar un cuento detrás de otro, pero siempre con respeto, humor sano, familiar y del interior.

Para finalizar, subió a escena Katunga, el reconocido grupo argentino de música de rock y ritmos caribeños, popular en las décadas del 60, 70 y 80. Con la buena onda, la alegría de siempre, Diego Chamorro y compañía recorrieron una trayectoria de más de 40 años a través de los clásicos que fueron furor por décadas, como Veo, veo, qué ves, Mirá para arriba, mirá para abajo y Por una negrita, que fueron coreados y bailados por un público adulto y no tanto, porque como dice Katunga, “el que no baila es un aburrido”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina