Futuro titular de la EBY en Paraguay pone en duda la construcción de Añá Cúa

Lunes 6 de agosto de 2018 | 16:20hs.
Nicanor Duarte Frutos se convertirá en el Director por Paraguay de la Entidad Binacinoal Yacyretá (EBY) apenas Mario Abdo Benítez asuma como presidente del vecino país. En las últimas horas fue tajante al ser consultado por el acuerdo firmado entre Argentina y Paraguay, que fuera refrendado por los Congresos de ambos países, y que entre otras cosas contempla la construcción de una nueva central hidroeléctrica. Duarte Frutos aseguró que tras asumir revisará todos los documentos respecto a Aña Cuá y, de ser necesario, suspenderán la licitación.

“No creo que ningún paraguayo bien nacido quiera entregar la soberanía de su patria. En el campo diplomático muchas cosas se negocian y lo más importantes es defender los intereses económicos de la Nación”, afirmó en diálogo con la radio ABC Cardinal. Además agregó que respecto a Aña Cuá “hay muchas cosas respecto a la post verdad. Se plantean cosas que no tienen que ver con cosas reales, que tienen que ver con las emociones, los sentimientos”.

Recordó que en 2007, cuando era presidente de la República, había decidido suspender unilaterlamente la licitación de Aña Cuá, ya que en aquel momento no había transparencia y los costos eran muy elevados. Además, no estaba de acuerdo con el proceso licitatorio que -a su criterio- impedía la libre competencia.

“Hay economistas que dicen que las notas reversales van a solucionar un montón de cosas. Hay que ver qué dice el Congreso argentino sobe eso. Veremos minuciosamente los términos de la nota reversal, porque también necesita una reglamentación, es como la reglamentación de una ley”, adelantó.
Con respecto al caso Aña Cuá, sostuvo que corresponde revisar todo el proceso y adelantó que no legitimará ningún proceso que esté contaminado.

“El proceso licitatorio aparentemente está muy avanzado y claro que hay que suspender si se comprueban en los documentos; también hay que ir a ver la calidad de los servicios, las obras y muchas otras cosas para consentir un proceso licitatorio. Celebro que Argentina esté investigando la corrupción, no solamente de la clase política, sino también de ciertos empresarios”.

Sostuvo que el proceso de transición entre gobiernos es hermético, ya que no han podido acceder a los documentos de Yacyretá. “Hoy no sabemos nada, lamentablemente las relaciones no son fluidas, pero tenemos la esperanza de que mañana, cuando estemos ahí, revisaremos los documentos, auditaremos. Haremos todo lo que sea necesario. Ningún gobierno puede legitimar procesos que sean ilegales y lesionen intereses de la nación”.

La construcción de la central hidroeléctrica de Añá Cúa, como un anexo de Yacyretá, fue acordada entre la Argentina y el Paraguay, el año pasado, cuando además se revisó el Anexo C del acuerdo que varias décadas atrás firmaron los dos países con el fin de construir la represa.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina