Hermanos macheteados, la vida a dos meses del brutal ataque

Jueves 20 de junio de 2019 | 18:40hs.
El agresor fue identificado como Jorge I. (67) y está detenido desde el momento del hecho.
Casi dos meses pasaron desde esa violenta tarde del 23 de abril cuando un vecino del barrio Bicentenario de Puerto Iguazú agredió a machetazos a dos hermanos de 5 y 8 años. 
Producto de la grave agresión, el menor de los heridos estuvo varios días internado en delicado estado salud y hasta con riesgo de muerte, pero logró reponerse y regresar junto a su familia. 
Sin embargo, a pesar del paso del tiempo, las secuelas continúan en ambos menores y no sólo físicas, sino psicológicas. La madre de ambos esta semana dialogó con El Territorio para contar cómo el hecho cambió la vida de su familia. 
Isabel Barreto volvió a hablar con este matutino y aún no logra explicar lo que sucedió ese día. “No sé qué fue lo que ocurrió. El agresor era querido por todos. Todos los chicos pasaban tiempo con él, todos los días, todos los vecinos quedamos sorprendidos con lo que pasó”, fueron sus primeras palabras. 
La mujer recordó que ese día ella se fue a bañar para llevar a otro hijo al hospital por un cuadro febril, mientras que Sebastián (5) y Santiago (8) estaban en la casa de su vecino jugando. 
Barreto contó que minutos después envió a otro de sus niños a buscar a sus hermanos de la casa de Jorge I. (67) -quien continúa detenido-, y fue allí cuando comenzaron los minutos de violencia y desesperación. 
“Escuché los gritos, salí del baño, me puse lo que encontró y solo vi a mi hijo bañado en sangre. Le puse una remera en la cabeza para parar el sangrado y comencé a pedir ayuda. Un vecino se acercó con el auto y me llevó al hospital”, señaló. 
Fue el menor de los hermanos el que se llevó la peor parte del ataque que se produjo sobre la calle Gardel. El niño sufrió una importante lesión cortante en la cabeza y debió permanecer internado en grave estado durante varios días en Posadas. 
“Los médicos me dijeron que mi hijo es un milagro, no le daban más que horas de vida. Hoy él está en casa, aunque no puede hacer nada, le falta una parte del hueso y por eso no debe golpearse, ya que son muchos los riesgos. En noviembre lo someterán a una operación para colocación de una prótesis para cubrir el espacio”, expresó Barreto en referencia al estado actual de Sebastián. 
Pero a las secuelas físicas de Sebastián hay que sumarles los problemas psicológicos con los cuales vive su hermano Santiago, quien también sufrió un machetazo, pero no alcanzó a ser de tal gravedad. 
“Santi está bien, aunque siente mucho miedo”, indicó su madre, quien después agregó que “él no logra mirar para la casa del agresor sin cambiar la expresión en el rostro”. 
Y Barreto continuó: “Fue al psicólogo varias veces y quiere seguir yendo. No puede quedarse dentro de la casa solo, siempre está con alguien, siente pánico. Tal es así que no volvió a dormir en mi casa, prácticamente duerme en la casa de uno de mis hijos mayores que vive a tres cuadras de la mía. Él viene, pasa tiempo conmigo, pero no vive acá. Yo entiendo que tiene pánico a que vuelvan a lastimarlo, no se siente seguro en casa”.
A todo esto, a la mujer se le presenta otro inconveniente, pero está en plena lucha por solucionarlo. Es que el estado de salud actual del menor de los niños es delicado y necesita un nivel de comodidad y seguridad que Barreto no puede ofrecer en su casa. 
“Seba por ahora está en la casa de mi hermana. Lo traigo todos los días, pero aún no puedo ofrecerle las condiciones que él necesita. Estamos haciendo un piso para que el tenga mayor comodidad, pero aún no se queda acá, pero cuando viene tratamos de ni hablar del tema”, señaló.  
Respecto a la educación del niño, su madre indicó que todavía no puede asistir a la escuela, pero su maestra le dará clases particulares para que no pierda el año lectivo. “Hablamos con la maestra y ella viene a traer la tarea y le explica. Seba se siente bien con eso porque aprende, aunque le gustaría volver a la escuela y compartir con sus compañeritos”, cerró. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina