Homicidio en Roca: La pesquisa se centra en reconstruir los últimos pasos del mecánico

Miércoles 8 de agosto de 2018 | 08:05hs.
Con cautela y mucha reserva, pero a paso firme avanza la investigación por el homicidio del mecánico Aldo Andrés Canteros (31) cometido el último fin de semana en Gobernador Roca.

Es que los pesquisas consultados confiaron que la línea investigativa sobre la cual trabajan comienza a dar resultados positivos en base a la recolección de datos, trabajos de campo y averiguaciones que fueron practicadas desde el momento en que se conoció el hecho hasta ayer.

Según lo que pudo averiguar El Territorio, el objetivo de los pesquisas en la víspera era tratar de reconstruir con la mayor exactitud posible los últimos pasos de la víctima.

Para ello, se revisaron grabaciones de cámaras, tanto de videovigilancia públicas como particulares, ubicadas en Gobernador Roca, Jardín América y también en el tramo de la ruta nacional 12 que une ambas localidades.

Según lo que se sabe hasta el momento, el domingo al mediodía Canteros llevó a su pareja hasta Jardín América a un evento social y luego regresó hasta su casa en Roca, de donde aparentemente no volvió a salir durante toda la tarde.

Las fuentes indicaron que la víctima se movilizaba en un Renault Logan que en realidad no era suyo, sino que lo tenía de “prestado” desde hace poco tiempo. Ese vehículo fue hallado en Jardín América y se estima que allí fue dejado por sus asesinos, quienes escaparon en él luego de cometer el crimen.

Sobre ese rodado, como así también sobre cada rincón de la propiedad donde ocurrió el hecho, los expertos de la Policía Científica y de la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (Saic) trabajaron en conjunto para la recolección de huellas y otras pistas que puedan conducir a posibles sospechosos.

Además, otro punto importante de la pesquisa se posa sobre estas horas en los peritajes ordenados a realizar sobre tres teléfonos celulares incautados en la escena.
Este trabajo está en manos de los especialistas de la Saic y los primeros informes podrían estar listos en las próximas horas. De allí, los pesquisas confían obtener más datos que allanen el camino a la individualización de sospechosos.

Al margen de estas pericias y labores, los uniformados de la Dirección de Homicidio y Cibercrimen, que también trabajan en el caso, continúan con los trabajos de campo y averiguaciones, pero se topan con un factor común: el miedo.

Según indicaron, la mayoría de las personas consultadas hasta ahora prefieren no involucrarse. No es para menos, lo que se avizora detrás del caso podría ser un ajuste o algún otro móvil vinculado al narcotráfico.

Esa fue una de las primeras hipótesis barajadas y el hallazgo de una fosa con casi dos toneladas de marihuana en la propiedad de la víctima prácticamente lo confirmó.

En la chacra, donde Canteros además tenía su vivienda, los efectivos también hallaron una Ford Ranger sin asientos y con un dominio perteneciente a otro rodado que registrado pedido de secuestro por robo. Se estima que la principal función de la víctima era la de acondicionar vehículos para transportar estupefacientes.
“La víctima sólo registra una denuncia por violencia de género en una relación anterior, pero en el último tiempo se lo vio de cerca en ambientes y relaciones muy oscuras”, coincidieron varias fuentes consultadas.

Por último, ya se pidieron informes a Migraciones ante la posibilidad de tener que cotejar identidades en los registros y también se recorrieron pasos clandestinos, ante la latente posibilidad de que los autores del hecho hayan podido escapar hacia Paraguay, ya que no se descarta que el hecho haya sido perpetrado por sicarios de ese país.

Por el hallazgo de los estupefacientes también se le dio intervención en el caso al Juzgado Federal de Oberá, cuyas autoridades deberán determinar el origen de esa droga en el lugar.

Por esta razón, a la ahora viuda de Canteros se le inició una causa por tenencia de estupefacientes, aunque se le permitió continuar en libertad y próximamente podría declarar.

Autopsia y proyectil determinado
Por otra parte, en la víspera el cuerpo de Canteros ya había sido entregado a sus familiares para su correspondiente velatorio e inhumación. El cadáver fue sometido al correspondiente examen de autopsia, cuyos resultados preliminares ya fueron puestos en conocimiento del magistrado Carlos Giménez, titular del Juzgado de Instrucción Siete de Posadas. En este contexto, fuentes consultadas explicaron que la necropsia certificó que la víctima presentaba cuatro disparos de calibre 9 milímetros. En detalle, las marcas de disparos fueron localizados en el abdomen, pierna derecha, boca y el último en la frente. Al margen de las heridas de bala, los forenses no habrían encontrado otras lesiones o marcas violentas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina