#InformeDeDomingo: Los casos más cruentos y polémicos de la provincia

Domingo 15 de abril de 2018 | 09:40hs.
El archivo de El Territorio registra un extenso historial de crímenes y delitos aberrantes cometidos en la provincia, entre los cuales aquellos hechos perpetrados por personas que luego fueron consideradas como inimputables aún hasta hoy erizan la piel.

Los crímenes cometidos por el denominado caníbal de San Isidro o por Tazmania son tan sólo unos ejemplos de ello. Desde cuadros de oligofrenia y psicosis esquizofrénica hasta delirios místicos se registran en los diagnósticos de médicos de algunos de estos de estos sujetos.

Pero también se encuentran casos como el de una muchacha de El Soberbio, quien de adolescente fue víctima de trata de personas en Brasil y logró ser rescatada, pero los recuerdos del horror la terminaron llevando hacia el camino de lo irracional.

Tazmania y un horrendo prontuario
En abril de 1992, Emilio Fernández, alias “Tazmania”, violó y estranguló a su concubina Maura Centurión en la chacra 111 de Posadas.

Dos años después y, en base a dictámenes de psiquiatras, fue declarado inimputable por una oligofrenia moderada y remitido a la Unidad Penal I de Loreto.
En 1998, su hermano Leonardo pidió la custodia del detenido. Así fue que Tazmania salió de la cárcel en diciembre de 2001 para ir a vivir con su hermano, quien aseguró que se iba a hacer cargo de su cuidado.

Sin embargo, nada de eso ocurrió y Tazmania terminó viviendo en un terreno usurpado del barrio Las Vertientes.

Y el horror de volvió a repetir. En el mismo barrio, el 6 de agosto de 2004, Tazmania, de 41 años en ese momento, fue detenido acusado de abusar y estrangular a un niño de tres años.

La víctima fue identificada como Rafael Lorenzo “Aito” Saravia, quien fue engañado por el acusado, quien lo invitó a dar un falso paseo en bicicleta, pero lo terminó llevando hacia su precaria vivienda donde cometió el crimen.

En aquella oportunidad, los vecinos advirtieron lo que sucedió y rodearon la casa para linchar a Fernández, quien se salvó tras la aparición de un patrullero.

Sin embargo, tras ser trasladado a sede policial, los vecinos totalmente conmocionados por el aberrante final de Saravia, decidieron incendiar y destruir por completo la vivienda que ocupaba Fernández.

El caso generó polémica y revuelo, tanto en la provincia como en el país, dado que de inmediato se puso en discusión su liberación con los antecedentes que tenía.

El caníbal del barrio San Isidro
Eliseo Nebils, conocido en las crónicas policiales como el Caníbal de San Isidro, fue acusado de asesinar a un sexagenario el 20 de mayo de 2008 en la capital provincial.

Hasta la seccional Decimoprimera de Posadas llegó Alejandro Riess, luego de ver el cuerpo quemado y decapitado de una persona solamente identificada por su apellido: Correa.

Según develó a la Policía, Riess fue hasta la casa de Correa y fue recibido por Nebils, que lo hizo pasar y levantó una carpa de plástico, debajo de la cual se encontraba el cadáver de su víctima, quemado y con la cabeza separada del cuerpo. “Acá está Correa”, le habría dicho Nebils mientras acariciaba la cabeza del extinto, consignó este matutino en ese momento.

Los pesquisas arribaron a la conclusión de que, el asesino prendió fuego el cuerpo de Correa, estando aún vivo, y luego lo degolló.

La pericia psicológica estableció que Nebils padecía de “psicosis esquizofrénica, delirios místicos, manía de persecución, delirio de poder, no tiene juicio crítico, es peligroso para sí y para terceros”, por lo que fue declarado inimputable.

Víctima de trata, mató a un hombre

En su adolescencia, Andrea M. fue llevada a Brasil y en ese país obligada a prostituirse. Casi dos años después, a fines de 2008, la Policía Civil brasileña allanó el burdel y encontró a la jovencita en condiciones infrahumanas.

En pocos días la joven fue devuelta a su tierra. Sin embargo, el calvario de recuerdos horripilantes la empujó hacia los senderos de lo irracional.

En El Soberbio, el 25 de abril de 2014, atacó a Lauro Schulz con un fierrazo en la cabeza que terminó con su vida. Andrea fue demorada y puesta a disposición del Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente. Fue declarada inimputable y se dispuso su alojamiento en el hospital Carrillo.

Desmembró, quemó y comió a su tío
En 2011, en una chacra del paraje El Cedral de Santo Pipó, Mariano fue testigo de cómo su sobrino Julio Ewerling mató a cuchillazos a su propio tío en medio de un ritual satánico. Según develó a la Policía, el joven hizo una fogata en la cual quemó el cuerpo desmembrado y hasta llegó a comer algunas partes mientras gritaba que debía dejar contento a un ser supremo. Ewerling fue detenido y procesado, pero declarado inimputable por no entender la criminalidad de sus actos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina