La oferta y demanda de la pastilla abortiva es mínima en Posadas

Lunes 15 de abril de 2019 | 06:30hs.
En algunas farmacias de Posadas el Misoprostol se consigue a partir de los 5.000 pesos y se lo puede adquirir solamente con receta médica. | Foto: Marcelo Rodríguez
 La venta de Misoprostol para abortos farmacológicos en Misiones es legal desde octubre del 2018 para casos excepcionales. Su venta puede realizarse solamente a través de la prescripción médica.

En relación a la venta y demanda de la pastilla abortiva, El Territorio hizo un relevamiento en Posadas y constató que pese a la normativa legal, la mayoría de las farmacias no venden el producto. En un promedio de diez farmacias consultadas, solamente tres comercializan Misoprostol. Incluso, no tienen el producto en stock y para adquirirlo se debe elevar el pedido con anticipación.

Ahora bien, en el sector público,  el medicamento se puede adquirir en las farmacias de algunos hospitales de la provincia. En Posadas, puntualmente, la pastilla abortiva pueda ser requerida en el hospital Ramón Madariaga, así como en Garupá, en el Hospital de Fátima. Para el interior de la provincia, la distribución llega a los centros de salud de Oberá, Eldorado y Leandro N. Alem. 

Además de la poca demanda  en las farmacias con respecto a la venta de este tratamiento, también es importante destacar la responsabilidad legal de los farmacéuticos, ya que a pesar de imponer algunas excusas y argumentos (durante el relevamiento) para acceder con mayor facilidad al producto, los farmacéuticos se negaron a vender la pastilla sin receta médica prescripta.

En la mayoría de los comercios  no se halla en stock si no que la compra se realiza a través del pedido. El costo oscila entre 3.000 y 5.000 pesos y consiste en doce comprimidos que completan el tratamiento.

A partir de la disposición de la Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat) que permite la venta al público del Misop, la pastilla abortiva puede adquirirse a través de las farmacias del Ministerio de Salud Pública, así como también en farmacias privadas, siempre que la ley contemple su uso.

El aborto farmacológico puede realizarse solamente cuando se comprueba un embarazo producto de abuso sexual, o en ocasiones en las que corre riesgo la vida de la madre.

“Cada farmacia es libre de venderla o no. Pueden incluso abstenerse y ni siquiera pedirlo a la droguería”, destacó Patricio Shiavo, presidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia.

“Es una potestad de cada farmacia privada, elegir si quieren o no trabajar con el producto (lo mismo ocurre con todos los medicamentos) solamente en este caso, la elección es un poco más delicada por la polémica que genera la pastilla abortiva” añadió.
 En el sector privado, “la demanda es mínima. Porque la mayoría de las pacientes concurre a los centros asistenciales de salud en donde las atienden y tratan con dosis que envía nación directamente” resaltó Shiavo. Entonces, “en el mismo centro de salud les facilitan el producto para hacer el tratamiento si corresponde”, agregó.

El Ministerio de Salud Pública es el que mayor demanda atiende con respecto al tratamiento. “En los Centros de Atención Primaria de la Salud (Caps) los médicos pueden recetar el uso de Misop, en los casos que la ley contemple, pero la adquisición del producto sólo puede realizarse en los grandes centros de Salud Pública (farmacias de Hospitales centrales)", consignó Roxana Galiano, directora del área de Farmacias del Ministerio de Salud Pública.

Las farmacias de Salud Pública, “reciben stock de Misoprostol a través del Programa Nacional que articula Maternidad e Infancia y Salud Sexual y Procreación Responsable. A partir de allí,  destinamos el medicamento a los centros que trabajan en el área de maternidad e infancia”, mencionó la directora.  

Legalidad 

A partir de la disposición 6726/2018 de la Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat) en julio del 2018, se autorizó la producción de misoprostol para usos gineco- obstétricos para la práctica de abortos farmacológicos. Esa legalidad implicaba solamente a los centros de Salud Pública. Sin embargo, en octubre de ese mismo año, Anmat autorizó la venta al público de misoprostol en todas las farmacias del país.

La normativa establece que su venta puede realizarse exclusivamente a través de una prescripción médica, ya que la interrupción del embarazo es legal solamente en casos de abuso sexual (comprobado) y cuando corre peligro la continuidad de vida de la persona gestante. Con esta medida el médico especialista puede recetar el tratamiento a sus pacientes y el producto puede comprarse directamente en las farmacias. 

Accesibilidad

La ley respalda el uso de la droga solamente en dos exclusividades, en caso de violaciones, y en ocasiones en las que corra riesgo la vida la madre, a raíz de la gestación.  

Ahora bien, en cuanto a la venta de Misoprostol, “hay personas que tienen un pensamiento diferencial, ya que esta droga no se la conoce como una convencional, sino que hay todo un debate establecido hace tiempo con respecto a su uso, por eso cada farmacia es libre de comercializarlo”, resaltó Shiavo.  

Asimismo, el Estado otroga la accesibilidad al tratamiento -siempre que la ley lo amerite- más allá de las convergencias que surjan en torno al uso y la comercialización  de la pastilla abortiva.

12

Comprimidos .
Misoprostol, de 200 microgramos cada uno, se necesitan para completar el tratamiento. En las farmacias, el precio del Misop (nosmbre del medicamento) oscila entre los $3.000 y $5.320.

En Argentina el aborto es un delito punible

El aborto en la Argentina es considerado un delito salvo cuando se solicite su práctica para salvar la vida de la mujer embarazada (si corriera riesgo) o cuando el embarazo sea producto de una violación. El código penal establece en su artículo N° 86 que el aborto no es punible solamente cuando “haya sido practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer y se haya efectuado con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre, si ese peligro no puede ser evitado por otros medios”. Además aclara esto “si el embarazo proviene de una violación”. Salvo estas dos salvedades, el aborto es un delito punible. De acuerdo al contexto legal, la mujer que abortara debe cumplir con una pena que va desde 1 a 3 años de cárcel. Y es el juez quien decide eximirla o no teniendo en cuenta los motivos que la impulsaron a practicar el aborto.


“El tratamiento no es 100% efectivo”

El Territorio dialogó con especialistas acerca de la efectividad de la pastilla abortiva y las consecuencias que genera en el organismo de quienes realizan el tratamiento farmacológico para interrumpir el embarazo. 
Su venta puede realizarse solamente a través de una prescripción médica. La dosis recomendada es de doce comprimidos, y cada cápsula contiene 200 microgramos de misoprostol.
“Misoprostol es la droga. A pesar de ser uno de los procedimientos más seguros para quienes lo necesiten, el tratamiento no es 100 por ciento efectivo”, resaltó Luis Flores, presidente del Colegio de Médicos de Misiones al tiempo que añadió: “muchas veces suelen quedar restos ovulares en el útero del paciente y eso deriva en operaciones quirúrgicas como el raspaje o legrado para poder efectivizar el tratamiento”.

En realidad la efectividad “depende de cada organismo. En algunas ocasiones a partir de la primera aplicación se logran resultados -esto no significa que deba terminar ahí, al contrario, hay que cumplirlo al igual que cualquier tratamiento-”, consignó Patricio Shiavo, presidente del Colegio de Farmacéuticos. Sin embargo, “en otras ocasiones puede suceder que la droga no logra efectividad absoluta y se debe acudir a una cirugía para poder completar el proceso. Por eso, es relativa su efectividad”, continuó. 

Los expertos en salud  dedicados al rubro de farmacia y ginecología destacaron que la utilización de Misoprostol para el tratamiento de abortos farmacológicos, produce en algunas situaciones, condiciones adversas.

Debido a que el aborto provocado produce un sangrado, generando un desprendimiento lento, los dolores (durante el proceso que dura al menos 15 días) son intensos.

Además, “se corre el riesgo de que la expulsión sea solamente parcial. Lo que deriva en una intervención quirúrgica de raspaje” destacaron ambos en la explicación brindada a este matutino.

Entre otros efectos secundarios, los expertos resaltaron que el tratamiento puede provocar  fiebre, diarrea, náuseas, vómitos, dolores de cabeza y escalofríos en algunos casos.

Asimismo, en otras ocasiones, “el producto es asimilado por el organismo y la efectividad se alcanza a partir de las primeras aplicaciones. Por eso, su efectividad es relativa”, destacó Shiavo. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina