La provincia ya realiza tests de Covid-19 a pacientes asintomáticos

Martes 7 de abril de 2020 | 06:00hs.
Griselda Acuña

Por Griselda Acuña Editora de Actualidad

La provincia mantiene desde hace casi una semana tres infectados de coronavirus, la pandemia que estalló en China y que golpea con fuerza en España, Italia y Ecuador, por citar algunos países.

El segundo y tercer caso que arrojaron positivo a Covid-19, ambos pacientes de Puerto Iguazú, fueron diagnosticados en el Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones (Lacmi), que desde el 28 de marzo recibió la validación del Instituto Malbrán, de Buenos Aires, para procesar las muestras.

Desde esa fecha a la actualidad se procesaron 110 muestras provenientes de diferentes municipios, en tanto hace tres días se avanza en el testeo masivo. Es decir, son sometidos al hisopado nasofaríngeo y orofaríngio también los pacientes asintomáticos, con lo cual se busca frenar la cadena de contagio.

El Territorio visitó las instalaciones del Lacmi, que funciona en el predio del hospital Escuela Ramón Madariaga, y que ahora es parte de la Red Nacional de Vigilancia de Virus Respiratorios para dar cuenta, en detalle, de cómo trabaja el equipo de bioquímicos en esta pandemia. Son estos profesionales la clave para detectar el virus y evitar que se propague.

“El Lacmi en este momento sí es el referente provincial, el laboratorio de referencia para hacer el diagnóstico del coronavirus. Actualmente estamos procesando un promedio de 10 a 15 muestras por día, en lo que va desde que hemos empezado a procesar, hasta hoy unas 110 muestras aproximadamente. 
Hasta la semana pasada estábamos procesando sólo pacientes sintomáticos y ya hace unos 3 o 4 días empezamos a hacer testeos aleatorios a pacientes asintomáticos”, explicó Oscar Lezcano, director del Lacmi.

Esos pacientes testeados son aquellos contemplados en lo que se conoce como “aislamiento preventivo”, ya sea por haber viajado a zonas de riesgo o bien haber estado en contacto con infectados.

“Lo importante acá es que el metabolismo del virus, el comportamiento del virus, hace que tenga un período de incubación asintomática de unos 14 a 15 días. Entonces hay pacientes que sin presentar síntomas están desparramando viremia, están desparramando virus. La idea es detectar antes de que presenten síntomas, cuanto antes, detectar esos pacientes y aislarlos. Por eso es fundamental hacer los testeos a pacientes asintomáticos”, argumentó el especialista.

En ese sentido, citó a Alemania o Corea del Sur como un modelo a seguir en esta pandemia. “Son países que están haciendo en forma masiva el testeo a toda su población y han disminuido el índice de mortalidad teniendo muchísimos infectados. En el caso de Alemania, han disminuido al 1% su tasa de mortalidad, teniendo al otro extremo Italia que tiene en un 10% su índice de mortalidad.

Alemania al hacer testeos masivos detecta en su fase temprana al paciente ni bien se infecta, y lo aísla. Entonces impide la propagación y el cuidado al extremo de ese paciente”, señaló.

Consultado sobre si la provincia se encamina al testeo masivo, manifestó que “ya empezamos con estos muy humildes diez test que hacemos por día, vamos a hacer más, por supuesto, pero lo que queremos es eso. Tratar de detectar la mayor cantidad de pacientes que tienen su circulación y que todavía no tienen síntomas. Alemania tiene una realidad socioeconómica totalmente distinta a la nuestra, ellos están haciendo 100.000 testeos por día”.

El análisis que se realiza es PCR que es la sigla en inglés que quiere decir reacción en cadena de la polimerasa, que es una técnica de biología molecular que detecta el antígeno, es decir, el genoma del agente infeccioso del virus.

Misiones recibió unos 2.000 reactivos para aplicar esta técnica, avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo las autoridades sanitarias pondrán en marcha la realización de tests rápidos.

“La provincia ya ha hecho las gestiones para adquirir tests rápidos que son más accesibles económicamente para hacer en forma masiva a toda la población que se pueda”, describió al tiempo que descató que de esta prueba se obtiene en quince minutos el resultados mientras que el PCR puede demorar hasta ocho horas. 
El Lacmi procesó estudios de diferente índole en 2019 de unos 200 mil pacientes. Junto a Lezcano se desempeñan 30 bioquímicos y en total hay 120 empleados, incluyendo administración y técnicos.

Hasta el momento, el Laboratorio tiene capacidad para procesar hasta 30 muestras diarias. 

A nivel país procesaron 10.709 muestras

La red de laboratorios públicos y privados para la detección de coronavirus se “sigue descentralizando” y, según informó ayer la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, hasta el momento 106 entidades llevan procesadas 10.709 muestras, lo que da una tasa de 236 tests cada millón de habitantes. Respecto de los análisis, se precisó el índice de positividad de las muestras es 16,29%. Aunque el número de infectados con antecedentes de viaje se encuentra en baja, rondando el 44%, Vizzotti insistió en la necesidad de que aquellos que retornan al país y sus convivientes mantengan estricta cuarentena para minimizar al máximo este tipo de casos.


Exigirán uso de barbijos en comercios e instituciones

El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, anunció ayer que se comenzará a exigir el uso de barbijos en determinadas circunstancias, pero que se sugerirá a todos los misioneros que lo utilicen cada vez que salgan de sus casas. El primer anuncio lo realizó en momentos en que entregaba elementos de prevención para la lucha contra el coronavirus a los trabajadores de la red de traslado.

Luego, en diálogo con el programa Acá te lo Contamos, de Radioactiva 100.7, Herrera Ahuad dio más detalles: “Hay estudios que van afirmando algunas cuestiones y hay estudios que van desestimando otras, si bien en su momento la utilización de la protección facial en las personas que no tenían contacto estaba descartada en esos tiempos, hoy se está viendo a través de los diferentes comités del mundo, inclusive en la Argentina, que la utilización de un elemento de protección facial, nasal o bucal u otro tipo de elemento, disminuye significativamente la posibilidad del contagio”.

Herrera consideró que a medida que se vaya saliendo de la cuarentena, con la liberación de diferentes actividades económicas, la posibilidad de circulación del virus será mayor, y por ello los recaudos deben ir en aumento. Ante esto indicó que  “vamos a pedirle a los misioneros que tomemos esta precaución (por el uso del barbijo), fundamentalmente hacemos hincapié en los lugares donde hay atención al público, generalmente los supermercados, las estaciones de servicios, los bancos o los lugares donde la gente va a comprar. Vamos a pedirles a la población en general que se adecúe a las medidas necesarias que pueden ser caseras”.

Y allí explicó que “la exigencia de la medida va a estar en los lugares donde haya mayor contacto directo, y la sugerencia va a estar para todos aquellos que utilicen la vía pública para hacer sus actividades. Por eso la recomendación para aquellos que están mucho más expuestos a todo esto, es tratar de tener los elementos de seguridad correspondiente”.

 Además explicó que con esto “no se descarta ningún otro tipo de método de protección” e inclusive hizo referencia a la posibilidad de utilizar otros menos técnicos. 

“El distanciamiento social es más efectivo que el barbijo”

Lautaro de Vedia, infectólogo.
Daniela Cortés

Por Daniela Cortés Corresponsalía Buenos Aires

La decisión del gobierno misionero de exigir el uso de barbijos en comercios e instituciones públicas y reforzar la sugerencia en quienes circulen  por la vía pública generó una serie de interrogantes sobre este elemento de prevención de contagios, que forma parte de la indumentaria médica,  pero que a partir de la pandemia de coronavirus, se impone como parte de la vestimenta obligada para salir a la calle.

Misiones se suma a otras tres provincias que tomaron esta medida. En Jujuy, Catamarca y La Rioja, la disposición fue más tajante: es obligatorio el uso del barbijos para circular por la vía pública.

Para despejar dudas sobre el uso de barbijos que eviten la propagación de los casos de coronavirus, El Territorio dialogó con el ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Lautaro de Vedia. 

¿Cuál es su postura sobre el uso del barbijo para la población general?

Voy a ser claro. Lo que le responda ahora puede modificarse mañana o en los próximos cinco minutos, porque en materia de coronavirus la información va cambiando permanentemente a medida que vamos conociendo mejor al virus y que se va construyendo evidencia científica sobre su tratamiento. Y esta característica de la dinámica permanente es una cuestión fundamental a tener en cuenta. Pero respondiendo hoy y ahora sobre esta pregunta le puedo decir que personalmente creo que todo lo que sume a cuidarnos un poco más bienvenido sea, pero siempre y cuando comprendamos que lo fundamental es respetar la cuarentena, las medidas de higiene y el distanciamiento entre las personas.
Es decir que el barbijo sirve, pero 

¿sirve más aún el aislamiento?

Totalmente. Si todos nos pudiésemos quedar en nuestras casas eso sería lo ideal. Pero también sabemos que es imposible que permanezcamos en aislamiento más de determinado tiempo. Lo empezamos a ver el viernes pasado con la apertura de los bancos. El barbijo es una buena herramienta de prevención, sobre todo para los casos de personas asintomáticas que pueden estar cursando la infección sin síntomas y puedan contagiar sin darse cuenta.

Esa cuestión de los asintomáticos pareciera ser la base de los que opinan que es necesario usar el barbijo para salir a la calle a hacer compras...
Sí, porque buscan prevenir que una persona asintomática, que quiere decir que no tiene síntomas de fiebre ni de dolor alguno, pero está infectada con el virus, pueda contagiar a otros. El barbijo en estos  casos funciona como un elemento más para prevenir que esa persona contagie. Pero hay una  polémica sobre esta cuestión en estos últimos días porque algunos países decidieron pedir a sus poblaciones que los usen. Otros no. En nuestro país también algunas provincias lo recomiendan y otras no.  Desde el inicio de la pandemia la OMS explicó que el uso de barbijos era para el personal que trabaja en hospitales y centros de salud. También para los casos positivos y su círculo de casos sospechosos. Pero no para toda la población porque además si todos salimos a comprar barbijos puede ser que no haya para quienes realmente lo necesitan que son la población antes mencionada.  

¿El barbijo protege efectivamente del contagio a la persona sana?

Hay que aclarar que el virus no anda flotando por el aire si no hay personas infectadas que lo expulsen. Se contagia cuando una persona infectada  estornuda o tose y esas gotitas de líquido ingresan en otra persona a través de la nariz o la boca al respirar. O cuando restos de ese estornudo quedan en una superficie y después alguien toca eso y se lleva las manos al rostro. Por lo tanto más allá del barbijo, si la persona estornuda a menos de un metro y medio de otra es probable que con o sin barbijo haya peligro de contagio. Insisto en que el distanciamiento social es más efectivo que el barbijo”.

¿Todos los barbijos protegen igual?

Hay diferentes tipos de barbijos. Inclusive hay algunos de fabricación casera. Pero en términos médicos  hay dos. Uno es el más común, que también se lo conoce como barbijo quirúrgico, que es el que tiene las tiritas que se atan detrás de la cabeza. Y después están los barbijos N 95 que son los que se usan en salas de terapias intensivas donde hay más posibilidades de contagio. Personalmente creo que estos últimos debiéramos dejarlos para el personal de salud. 

¿Cuánto dura la efectividad?

En general seis horas y luego se lo debe tirar tomando de las cintas que se usan para atarlo y descartando como residuo patológico o a la basura domiciliaria.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina