Le amputaron un brazo y limpia vidrios para sobrevivir

Sábado 21 de septiembre de 2019 | 08:50hs.
Bruno pasa los días en los principales semáforos de Eldorado. | Foto: Franco de Olivera
Bruno José Almanzo tiene 33 años, es oriundo de la ciudad de Rosario, Santa Fe, y hace un año reside en Eldorado, donde trabaja en la calle para juntar dinero. Pero hace cinco años su vida cambió drásticamente a causa de un accidente doméstico en el que se le rompió el codo derecho.
En aquel momento asistió a un hospital donde, según relató, no se realizaban cirugías complejas. “Me tendrían que haber llevado a otro hospital, pero la ambulancia demoró cinco horas en llegar. En una quebradura de codo hay que realizar rápido los procedimientos, pero la espera agravó mi situación y tuvieron que amputarme el brazo derecho”, recordó en diálogo con El Territorio.
Por ese motivo decidió llevar su caso a juicio y en ese sentido expresó: “Espero un día me paguen el brazo que perdí. Sin dudas la plata no me va a devolver el brazo, pero me ayudará a mejorar mi calidad de vida”.

La vida después
Aquel suceso le cambió la vida para siempre. “De un día para otro tuve que empezar de cero, me quede sin nada, perdí a mi pareja, amigos, trabajo. Presenté currículums por todos lados, lo sigo haciendo aún y no tengo suerte”, afirmó y agregó apenado: “Quiero trabajar, pero la gente piensa que porque no tengo un brazo no puedo trabajar y no es así”.
Actualmente Bruno pasa la mayoría de los días de la semana en los semáforos de las principales calles de la Capital del Trabajo, ofreciendo sus servicios de limpiavidrios a los automovilistas que transitan por la zona. En otras oportunidades el mismo servicio es ofrecido a los locales comerciales, ambas tareas con pagos a voluntad del cliente.
“Como no conseguía trabajo y veía a los chicos en la calle realizar esta tarea, un día pensé que yo también lo podía hacerlo. El personal de una estación de servicio acá en Eldorado me prestó una escobilla para limpiar el vidrio y así arranqué. Al principio no fue fácil, pero yo quiero trabajar, siempre lo hice. Vivo en un alquiler que debo pagar todos los días 100 pesos, también tengo que comer”, explicó.
Ante la consulta de qué tareas puede hacer, Bruno aseguró: “Puedo realizar trabajos de electricidad, electrónica, todo lo referido a un hogar, también hago albañilería”.
El joven es un incansable luchador que solamente busca tener una vida digna, conseguir un trabajo y ser aceptado con su condición. 

Para agendar

Solidaridad.
Quienes deseen ayudar al joven con algún tipo de trabajo se pueden comunicar al número de celular 03751-15313105.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina