Liga Posadeña: el triunfo de una minoría

Martes 12 de junio de 2018 | 00:05hs.
El día después de los hechos de violencia ocurridos el domingo por la tarde en Villa Sarita, en la previa del partido que debían disputar el local Guaraní y Huracán de Rocamora, dejó acusaciones cruzadas de ambos lados aunque también encontró un punto de coincidencia: se falló en el operativo policial.

Tanto el presidente de Huracán, Cristian Ríos, como el de Guaraní, Patricio Vedoya, argumentaron que las fuerzas de seguridad fallaron en la organización de la llegada de la parcialidad visitante y a partir de ahí los ‘inadaptados de siempre’ dieron rienda suelta a los hechos de violencia que obligaron al árbitro a suspender el encuentro correspondiente a la 10ª fecha del torneo Anual Clasificatorio antes del arranque.

“A nosotros nos habían asignado el ingreso al estadio por la calle Ivanowski, pero cuando nuestros hinchas fueron por esa calle se encontraron con la gente de Guaraní. Desde el vamos estaba mal armado el operativo”, aseguró Cristian Ríos, presidente del Globo de Rocamora.

En la misma sintonía se manifestó Vedoya, quien dijo que “falló el operativo. No hubo policías para custodiar la llegada de los hinchas de Huracán”.

Sin embargo, las coincidencias se terminaron al momento de analizar las repercusiones que trajo luego esa “falla en el operativo”.
“Esto es algo que se veía venir. Guaraní tiene problemas en todos los partidos que juega. La hinchada es un reflejo de la dirigencia”, aseguró Ríos.

Por su parte, el mandamás de la Franja retrucó diciendo que “los hinchas de Huracán llegaron en caravana y tirando piedras. En vez de ingresar al estadio se quedaron incitando a pelear a los chicos del barrio San Roque y obviamente todo se fue de las manos”.


“Algo están haciendo mal”

El presidente del equipo del barrio Rocamora hizo foco en los problemas que viene teniendo la hinchada franjeada en el actual torneo de la Liga Posadeña y aseguró que la responsabilidad es de la dirigencia, que al ver que se reiteran los hechos de violencia no hace nada para ponerle un freno.

“Los dirigentes estamos para defender a nuestro club y conocemos a nuestros hinchas. Yo sé quiénes son los hinchas de Huracán que van a la cancha. A Guaraní no es la primera vez que le pasa esto y si es algo que se repite quiere decir que algo estás haciendo mal”, enfatizó el dirigente, quien luego argumentó que “ya tuvieron problemas con Sporting y con La Picada”.

Y fue más allá al asegurar que “20 borrachitos se ponen a romper las pelotas y se suspende un partido en el cual íbamos a llenar la tribuna visitante. Si siguen jodiendo con los falopas estos no sé dónde van a terminar”.

En su defensa, Vedoya destacó que “acá vino Crucero y no pasó nada. La semana pasada llevamos una gran cantidad de gente a la cancha de Mitre en el clásico y no pasó nada a pesar de la derrota. Están los videos que muestran que los que empezaron a agredir fueron los de Huracán, que llegaron en caravana. En el partido que jugaron con La Picada en Villa Cabello los hinchas de Huracán rompieron la cancha y eso no salió en ningún lado”, se defendió el titular franjeado.

Para finalizar, el mandamás franjeado dijo que piensan en sancionar a los hinchas que estuvieron involucrados en la gresca del domingo. “Vamos a ver qué medidas tomamos. Sabemos que son un grupo de chicos del barrio San Roque. Que se haga cargo la Policía y los meta a todos en cana, nosotros tenemos que cuidar lo que pasa dentro de la cancha y eso es lo que hicimos”, cerró.

“La seguridad es mínima”, dijo el titular de la Liga

El presidente de la Liga Posadeña de Fútbol, Nelson Castelli, también se manifestó al respecto de lo sucedido el domingo por la tarde en las inmediaciones de la cancha de Guaraní. “Los primero que hicimos desde la Liga Posadeña fue pedirle disculpas a los vecinos de Villa Sarita que fueron víctimas y nada tenían que ver con el partido”, aseguró. “La seguridad con la que contamos hoy en los partidos de la Liga es mínima porque es lo que los clubes pueden pagar. Tratamos de garantizar la seguridad de los árbitros, los jugadores y de los espectadores dentro de la cancha, pero de la cancha para afuera no podemos hacerlo porque son operativos que tienen un costo muy alto y los clubes no los pueden pagar”, reconoció la máxima autoridad del fútbol posadeño. Además, Castelli dijo que luego de lo sucedido se comunicó con él el ministro de Deportes para ver qué se puede hacer ante este tipo de situaciones. Es ese sentido ayer por la tarde estaba prevista una reunión entre Castelli, Rafael Morgenstern y el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez.


Por Facundo Alzaga
deportes@elterritorio.com.ar



El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina