Martín Vedoya seguirá en libertad y la instrucción avanza hacia su final

Jueves 11 de octubre de 2018
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

Marcelo Martín Vedoya, sindicado autor intelectual de los homicidios de Sebastián Vega (35) y Rodrigo Ibarra (37) en diciembre del 2015, seguirá el proceso en libertad luego de que la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores confirmara su excarcelación. La decisión estuvo a cargo de la Sala II luego de que la querella cuestionara la medida adoptada por el juez de la causa, Fernando Verón.
Fueron los camaristas José Alberto López y Jacobo Mass los encargados de analizar la apelación realizada por los representantes de la familia Vega y consideraron que el pedido “extemporáneo”, es decir, fuera de término. Esta novedad hace que el expediente vuelva al juzgado, lo que podría encaminar la instrucción de la causa a su final.
Como informó este medio en ediciones anteriores, Vedoya fue liberado en abril de este año, aunque sigue ligado al proceso tramitado en el Juzgado de Instrucción Tres y registra una serie de medidas restrictivas que debe cumplir al pie de la letra. Por ejemplo, tiene que presentarse periódicamente en la sede judicial y tiene prohibido salir de la provincia o del país.
Vedoya estuvo detenido poco más de dos años y su libertad se concretó después de varias denuncias de supuesta parcialidad judicial y consecuentes recursos de queja por retardo de justicia que fueron presentados en la Cámara de Apelaciones e, incluso, en el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Misiones. También pidió el apartamiento del juez Verón, quien luego fue confirmado al frente de la pesquisa.
Pero la medida no pasó desapercibida y generó el enojo de la familia de Sebastián Vega -que actúa como querellante- sobre quien se cree planificó el ataque a tiros en El Acuerdo. Rápidamente, mediante el abogado Alejandro Jabornicky, se apeló la medida del juez, basada sobre todo en la posibilidad de fuga o entorpecimiento de la investigación.
“No se trata más que de una conducta humana la de huir de una amenaza de pena de prisión perpetua, es tanta la gravedad de la pena amenazada por el delito calificado por lo contrario a lo dicho en el resolutivo recurrido. La facilidad de huir al Paraguay, por ejemplo, por cualquier vía es un hecho; el imputado cuenta con patrimonio o dinero accesible para ello, y asimismo no se le puede reprochar esta conducta más que probable la de profugarse”, se argumentó en el recurso. 

Lo que sigue
Pero más allá de eso, esta nueva medida hará que el amplio expediente que lleva adelante el juez Fernando Verón vuelva a su despacho y permitirá avanzar -creen los investigadores- sobre las últimas medidas antes de que se cierre la instrucción. Se concentran en el último detenido que tiene la causa y sindicado autor material: el paraguayo Néstor Fabián “Negro” Rojas, quien espera por su procesamiento.
Si bien se considera que hay muchos elementos contra Rojas, fuentes confiables ligadas al proceso detallaron que se ordenó el cotejo de su ADN con el material genético hallado en la escena del crimen el 17 de diciembre. La medida fue impulsada por un pedido de la defensa de quien se dijo inocente en su indagatoria.
De todas formas, lo que sí podría ser relevante es la declaración testimonial de un presunto socio narco de Vega. Se trata de un ciudadano correntino a quien Rojas había llamado en el momento mismo del crimen. “Acá estoy con tu amigo el puto, ahora voy a ir por vos”, palabras más o menos, habría dicho el sicario paraguayo antes de ejecutar los disparos.
El hombre ya había sido citado por Verón a fines del mes pasado, pero no se presentó. Lo que se debe establecer ahora es el motivo, es decir, si ignoró la citación o no fue notificado en tiempo y forma, algo que ocurrió anteriormente.
Se aclaró que este sujeto no está relacionado al crimen, puesto que está acreditado que no estuvo en Posadas la trágica noche, ni participó de la gestación  de la balacera. 
También está sujeto a análisis la comparación de voz del detenido con las escuchas llevadas adelante sobre la organización de Vega y compañía por parte del Juzgado Federal de Campana, lo que permitió el avance de la pesquisa sobre una hipótesis clara: una venganza narco.
Según se desprende de la pesquisa, Vega habría “vendido” un cargamento a Gendarmería, lo que terminó de sellar su destino.
Sin embargo, las mismas fuentes expresaron que el estudio no arroja resultados concluyentes y la única fuerza que tiene los equipos a fines en GNA, en Buenos Aires.
“No sé si lo vamos a mandar hasta allá para una prueba que no define nada”, expresó un investigador calificado.
En resumen, esa medida solicitada por el mismo Rojas no lo comprometerá ni aliviará.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina