Más de 60 venezolanos ingresan a Misiones por Iguazú cada día

Domingo 22 de septiembre de 2019
Mara Elena Hiplito

Por Mara Elena Hiplitointerior@elterritorio.com.ar

Según los datos que maneja la Dirección Nacional de Migraciones, ingresaron al país en el primer trimestre del año unos 40.000 venezolanos y desde 2012 hasta acá suman ya son 170.000 radicaciones de personas de ese país.
Cientos de venezolanos cruzan la frontera cada mes escapando de la alarmante crisis económica y social que atraviesa su territorio bajo el régimen de Nicolás Maduro y, según afirman, no está próxima a mejorar.
En este contexto, según los datos estadísticos brindados por la Dirección Nacional de Migraciones de Puerto Iguazú, diariamente ingresan al país desde Brasil por el paso de frontera del puente internacional Tancredo Neves entre 68 y 70 ciudadanos venezolanos en busca de una mejora para sus vidas y la de sus familias.
“Estos datos estadísticos los facilitamos a la Cruz Roja, que estuvo en Iguazú auxiliando a refugiados que arriban a la Argentina por el vecino país. Al consultarles el período de residencia, indican que buscan radicarse”, explicó a este medio Jorge Lacour, delegado de Migraciones de Iguazú.
El funcionario agregó: “No se quedan todos en Iguazú, muchos manifiestan viajar a Posadas, y otros se radican en otras provincias, la mayoría ya ha buscado un espacio para volver a empezar”.
Este significativo número de entradas desde Foz hasta Iguazú tiene que ver más que nada con el dinero: tomarse un avión desde Colombia -ya que muchos de los vuelos comerciales desde Venezuela fueron suspendidos- hasta Buenos Aires o Asunción, Paraguay- le demanda al refugiado una suma de entre 600 y 700 dólares.
No obstante, viniendo por Brasil, alternando el viaje por vía terrestre y aérea, le supone entre 200 y 250 dólares. Así lo explicó a El Territorio José León Toro Mejías, referentes de los venezolanos en la tierra roja.
Actualmente en Misiones encontraron su hogar unos 500 venezolanos, porque la mayoría de los que ingresan por la provincia deciden seguir su rumbo hacia ciudades más grandes para así tener mejores oportunidades en cuanto a lo laboral.
“De lo que se conoce como la migración venezolana, un 80 por ciento descansa en las ciudades más grandes como Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Mendoza. Nosotros somos un porcentaje muy mínimo, estamos hablando de que en Misiones como mucho hay unas 500 personas, solamente se quedan acá si tienen alguna oferta laboral”, indicó Toro Mejías.

El trabajo de Arepa Viva
Este hombre es uno de los tantos voluntarios que, ya establecidos en suelo misionero, se encargan de brindar asistencia a las familias de migrantes venezolanos a través del programa Arepa Viva, enmarcada en la Pastoral para Migrantes Forzados y que funciona en la Iglesia Luterana de Garupá.
“Tenemos un equipo de voluntarios que se dedica a asistir a través de un grupo de WhatsApp que se llama ‘Red de favores’, que los asesora y les hace acompañamiento desde los puntos donde ellos tengan una conexión”, contó Toro Mejías.
Y continuó: “El refugio está a las órdenes y los puede amparar en un lapso de 48 a 72 horas mientras les ayudamos con las necesidades que ellos traen; luego viene la inclusión y la integración, tanto para las tareas escolares como para el área de salud y la inserción laboral”.
El referente venezolano contó que las actividades y la asistencia que les brindan a los refugiados puede llevarse adelante gracias a las donaciones que reciben del pueblo misionero, que se sensibiliza ante su situación.
Asimismo, señaló que la mayoría de los inmigrantes venezolanos ya tiene empleo, más que nada en lo que es limpieza de casas o la asistencia eléctrica.
“Hay una cosa en todos los países del mundo que es que el trabajo chiquito no se para nunca. Podría decir que el 95 por ciento de la preparación académica que trae esta gente no se corresponde con lo que realmente están haciendo”, se lamentó.
Por último, se refirió a la situación actual de su país: “La capacidad de sobrevivir de la persona es extremadamente reducida y pobre. A eso hay que sumarle la inseguridad, hay una anarquía terrible. La gente les teme demasiado a los organismos de seguridad, prefieren encontrarse de frente con un delincuente que con la Policía”.


En cifras

US$ 700

Es aproximadamente lo que cuesta un vuelo hasta Buenos Aires. Mientras, alternar entre vía terrestre y aérea por Brasil les sale entre 200 y 250 dólares.

Con información de corresponsalías Puerto Iguazú

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina