“Me preguntó si prefería morir ahorcada o de un machetazo”

Viernes 12 de octubre de 2018
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Fueron minutos de terror que casi culminaron en un baño de sangre. Un sujeto irrumpió en el domicilio de su ex concubina, la golpeó y la llevó por la fuerza hasta una zona de monte donde habría pretendido asesinarla y luego quitarse la vida. Los dos pequeños hijos de ambos fueron testigos del hecho.
Pero lo que pudo terminar en una tragedia de dimensiones fue evitado por la intervención de vecinos que alertaron a la Policía, tras lo cual los uniformados acudieron rápidamente y lograron capturar al violento.
El hecho se registró ayer, alrededor de las 10, en el barrio Ex Ruta 14, de la localidad de Campo Grande, donde perdura la conmoción por las tremendas escenas vividas.
Según declaró la propia víctima, identificada como Lurdes A. (31), a media mañana José Luis V. (34) se presentó en su vivienda exigiendo hablar con ella, a pesar de la exclusión de hogar y prohibición de acercamiento vigente por una denuncia previa.
La mujer le manifestó que no quería entablar ningún tipo de diálogo y le pidió que se retirara del lugar, lo que no hizo más que caldear el ánimo de su ex, quien arremetió contra la dueña de casa y la redujo a golpes.
Entre gritos de reproches y amenazas, el acusado tomó un machete y una soga y arrastró a la víctima hacia un monte cercano a la vivienda, al tiempo que le anticipó que la mataría y que luego se suicidaría, tal como declaró la mujer.
Varios vecinos presenciaron el hecho y trataron de interceder con el agresor, lo que no fue posible por el estado de extrema alteración que presentaba y el hecho de estar armado con un machete. 

Justo a tiempo
El momento de mayor angustia para los testigos fue cuando el sujeto hizo ingresar por la fuerza a la mujer en el monte, mientras exclamaba su intención de asesinarla.
De todas formas, ya habían llamado a la comisaría local y en pocos minutos una comisión policial se hizo presente en el lugar. Tras averiguar en qué sector se adentraron, los uniformados ingresaron al monte y lograron evitar el desastre.
A la voz de alto, el violento reaccionó atacando a los policías con el machete, aunque lograron reducirlo y pusieron a salvo a la víctima.
“Me preguntó si prefería morir ahorcada o de un machetazo en la cabeza”, declaró la mujer envuelta en llantos. Más tarde relató los pormenores del hecho.
La médica que la examinó constató que no presentaba lesiones visibles, aunque refirió fuertes dolores en los brazos debido a que el acusado la sujetó para que no escape.
En tanto, José Luis V. presentaba evidentes signos de hallarse bajo los efectos del alcohol.
Fue revisado por el médico policial en turno y quedó alojado en la comisaría de Campo Grande a disposición del Juzgado de Instrucción Dos de Oberá. 
Asimismo, se solicitó la intervención del equipo interdisciplinario de la comisaría de la Mujer de la Unidad Regional XI de Aristóbulo del Valle con el objetivo de brindar contención especializada a la víctima. 

De vieja data
Por el momento, Lurdes A. y sus hijos quedaron al resguardo de una hermana de la mujer, quien a su vez corroboró los hechos y comentó que los problemas son de viaja data.
En tal sentido, expresó que existen denuncias previas que se tradujeron en medidas judiciales, aunque transcurrido un tiempo los implicados siempre volvieron a convivir.
Incluso, si bien actualmente estaban separados, tras el grave incidente de la víspera y la intervención policial, transcurridas unas horas del hecho la mujer habría expresado su intención de retirar la denuncia.
Al respecto, fuentes del caso mencionaron que Lurdes A. padecería el síndrome de Estocolmo, una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro o retención en contra de su voluntad desarrolla un fuerte vínculo afectivo​ con su captor y lo defiende.
“Están juntos desde hace muchos años y es el padre de sus hijos, tal vez por eso trata de justificar lo que hizo. Pero es un caso muy grave y, por suerte, son muchos los testigos”, remarcaron. 

Segundo intento de femicidio en una semana

El hecho registrado en Campo Grande se produjo en una semana atravesada por la violencia de género en su máxima expresión. Es que lo ocurrido ayer trajo a la memoria el reciente hecho registrado en Dos de Mayo, donde otro sujeto pretendió asesinar a su ex pareja. Blanca Fleitas estaba en una iglesia del barrio Tealera de Dos de Mayo cuando su ex llegó y la obligó a salir. Una vez en la vereda, iniciaron una discusión que terminó de la peor forma. El hombre extrajo un pistolón y abrió fuego contra la mujer. Por fortuna, la víctima fue socorrida a tiempo y ya se encuentra fuera de peligro. El agresor, en tanto, detenido.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina