Medio año de angustia y un mismo pedido

Miércoles 16 de mayo de 2018
 Marcados por la incertidumbre y el dolor, los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan se reunieron ayer por el hecho ocurrido hace seis meses, el 15 de noviembre del año pasado, cuando el submarino desapareció. 
Además de ser una fecha especial y difícil, desde ayer las familias pueden iniciar el trámite de “presunción de fallecimiento” debido a que ya pasaron seis meses de la última vez que se tuvieron señales de vida de los submarinistas, tal como les comunicó el miércoles pasado de manera extraoficial el jefe de la Armada Argentina, vicealmirante José Luis Villán.
Este trámite les permitirá cobrar las pensiones por el fallecimiento de quienes, en muchos casos, eran sostén de familia. Sin embargo, el dinero será menor a los sueldos de los oficiales y suboficiales. Lo previo implica una disyuntiva para las familias: aceptar la muerte y seguir adelante o no rendirse ante la más mínima posibilidad de encontrar a sus seres queridos.
Existe un conflicto entre los familiares ya que, a pesar de que la mayoría está firme en no iniciar el trámite como modo de presionar al Estado para que continúe con la búsqueda, algunos ya decidieron hacerlo de todas maneras. “No lo pienso hacer hasta que no tenga una prueba firme”, sostuvo una de las parientes que no pedirá el resarcimiento.
Permanecen las incógnitas alrededor de qué pasó con el submarino, por qué no se avanza con la investigación, cómo fue que salió a navegar días antes de su desaparición a pesar de no estar en condiciones para hacerlo y por qué se ignoraron una gran cantidad de indicios descubiertos durante la búsqueda internacional del navío.
Aún así, las familias, amigos y allegados de los tripulantes efectuaron ayer a las 15 una misa en las puertas de la Base Naval Mar del Plata. “A seis meses de la última comunicación, convocamos a todo el pueblo argentino para pedir que sigan buscando a los 44 del ARA San Juan”, pidieron en afiches que repartieron en los últimos días.
Por otro lado, el hermano del suboficial maquinista Hernán “el Moncho” Rodríguez, compartió un emotivo video en el que lo conmemora y recuerda a quien era “la leyenda del San Juan” por haber trabajado en él durante nueve años. Reiteró el pedido de que refuercen la búsqueda.  

Tras el rastro 
El destructor Sarandí de la Armada reanudó ayer por la mañana la búsqueda del navío de bandera argentina. El buque había llegado el lunes a la tarde a la zona de operaciones, ubicada al este de Comodoro Rivadavia, para reemplazar a la corbeta Rosales, que estuvo durante 30 días en el área y también amarró en la base naval de Puerto Belgrano, apostadero de las unidades de la Flota de Mar.   
Ayer hubo para la zona de operaciones vientos de hasta 24 nudos con ráfagas de 30 y olas de 2,5 metros. Con estas condiciones meteorológicas desfavorables, pero que no impiden operar, el destructor Rosales comenzó a rastrillar el área denominada Papa Uno. 
Según el Comando de Operaciones de Adiestramiento y Alistamiento (Coaa) de la Armada, esa zona integra el sector donde mayor cantidad de indicios se encontraron sobre la presencia del submarino, desde que el 17 de noviembre se dispuso el caso SAR (Búsqueda y Rescate). 

Reunión privada con el ex Jefe de la Armada

La Comisión Bicameral del Congreso que investiga la desaparición del submarino ARA San Juan efectuó ayer un encuentro con el ex jefe de la Armada, Marcelo Srur, en un evento reservado a puertas cerradas.Al cumplirse ayer seis meses de la desaparición de la nave con 44 tripulantes, la Bicameral que preside el senador fueguino José Ojeda (Bloque Justicialista) convocó a Srur y escuchó su testimonio respecto del estado en el que se encontraba el submarino cuando partió de Ushuaia.Ojeda propuso que, a diferencia de los anteriores encuentros, éste fuera a puertas cerradas debido a que mucha de la información que podría facilitar Srur es de carácter reservado o se encuentra bajo secreto de sumario.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina