Moscón fue liberado por el beneficio de la excarcelación extraordinaria

Viernes 10 de agosto de 2018
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá


Transcurridos dos años de su detención, el ex tenista Pedro Moscón (47) fue beneficiado con la excarcelación extraordinaria y recuperó la libertad, al tiempo que aguarda el llamado a juicio oral por el doble homicidio de Norberto “Popito” Viana (19) y Lucas Néstor (14), a quienes atropelló el 27 de septiembre del 2014.
Moscón estuvo preso por un cúmulo de causas penales, entre ellas una denuncia por golpes y amenazas contra su propio padre, independientes al siniestro vial que costó dos vidas.
Al respecto, fuentes judiciales explicaron que el expediente del doble homicidio ya fue elevado al Juzgado Correccional y de Menores, aunque el debate se encuentra demorado porque se aguarda el nombramiento de un nuevo magistrado tras la jubilación de la jueza Marta Arrúa.
Asimismo, esta semana las partes fueron notificadas de la inhabilitación provisoria para conducir del imputado, hasta tanto que se dicte la correspondiente sentencia.
La reciente excarcelación extraordinaria fue dictada por el Juzgado de Instrucción Uno a raíz de que el tiempo transcurrido sin condena superó los dos años.
El ex tenista fue detenido a mediados de mayo del 2016 y quedó alojado en la Seccional Tercera, pero a los pocos días su defensa presentó un certificado médico indicando que requiere asistencia para tratar su problema de adicción y fue derivado al Hospital Samic.
Luego pasó a la Unidad Penal I de Loreto, pero al poco tiempo logró ser reubicado en una clínica local especializada en trastornos psiquiátricos, donde pasó los últimos meses con custodia policial.  

Doble homicidio
Con relación al doble homicidio, desde la querella insistieron en la necesidad de investigar por qué el ex tenista seguía manejando a pesar de su diagnóstico médico.
Incluso, en dos oportunidades el juzgado de Familia ordenó la internación de Moscón por su patología mental, la primera en 2012 y la segunda a principios del 2014, aunque en ambas oportunidades un familiar directo impidió que culmine el tratamiento.
“Antes del choque en el que murieron los dos chicos estuvo internado con diagnóstico de psicosis por abuso de psicofármacos, ya que sufre delirios persecutorios, pánico y alucina con duendes y que se prende fuego. Pero una y otra vez chocamos con la intervención de la propia madre del paciente, que lo ayudaba a burlar la decisión judicial”, lamentaron desde el citado juzgado.
Por ello, reconocieron que la muerte de Néstor y Viana se trató de “una tragedia evitable”, al tiempo que subrayaron la necesidad de investigar a fondo “porque en este caso se realizaron muchas actuaciones que fueron sistemáticamente desoídas, lo que derivó en una denuncia penal por abandono de persona contra su madre”.
El día que atropelló a Viana y Néstor, Moscón conducía un Fiat Palio y el informe de Criminalística confirmó que cruzó de carril con doble línea amarilla para sobrepasar a un colectivo, tras lo cual impactó de frente con la moto en la que viajaban las víctimas.
El choque se produjo en inmediaciones al acceso de la Escuela 84, sobre avenida De Los Inmigrantes de esta localidad.
Si bien el test de alcoholemia arrojó resultado negativo, los análisis de rigor determinaron que el ex tenista había consumido cocaína y psicofármacos, tal como consta en el expediente judicial al que tuvo acceso El Territorio.
Moscón está imputado por el delito de “homicidio culposo agravado por ser dos las víctimas fatales y por la conducción imprudente de vehículo”.
La imputación, que le podría acarrear una pena de hasta 5 años de prisión, consideró que al momento del hecho Moscón conducía de manera “imprudente y negligente”, ya que se estableció que realizó el sobrepaso en un sector prohibido y con exceso de la velocidad permitida.



Sucesión de causas

En septiembre del año 2015 el Tribunal Penal Uno resolvió a favor del pedido de juicio abreviado que planteó la defensa de Moscón por dos causas por “hurto” y “privación ilegítima de la libertad calificada en concurso real” que pesaban en su contra desde hace varios años. El imputado se declaró culpable de todos los cargos en su contra, recibió tres años de prisión en suspenso y evitó la cárcel. El hecho más grave ocurrió en el año 2007, cuando su ex pareja lo denunció por intento de homicidio tras encerrarla y prender fuego el local donde tenía una ferretería, sobre calle 9 de Julio.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina