“No me daban garantías de que la gorda iba a salir del quirófano”

Lunes 11 de febrero de 2019
La nena está internada hace más de un mes, desde el 6 de enero. | Foto: Natalia Guerrero
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

El jueves pasado El Territorio dio a conocer de forma exclusiva una decisión judicial en la que autorizaba a los profesionales del Hospital Pediátrico Fernando Barreyro a practicarle cuatro amputaciones a una niña de 2 años de edad, quien padece una  infección que amenaza su vida.
La pequeña paciente está luchando contra una meningococcemia, causada por el meningococo, que generó una infección sistémica en todo el cuerpo, por lo que las operaciones eran un paso inevitable. Pero los padres no querían que se haga y por esa razón se tuvo que llegar a instancias judiciales.
El hecho fue confirmado por fuentes de confianza desde la Justicia, como así también médicas y desde la propia familia, quienes expresaron que no estaban en condiciones de dar declaraciones públicas, puesto que están abocados al cuidado y contención de la niña.
Pero la situación cambió y quien tomó la palabra fue la madre de la pequeña. 

“No me daban garantías”
La mujer, cuya identidad se reserva, confirmó lo publicado y en diálogo con este medio dejó en claro el por qué no quiso que su pequeña sea intervenida: “Dijeron -por las personas que confirmaron la información a este medio- que yo me negué, no dijeron que los médicos no me daban garantías de que la gorda iba a salir del quirófano.”
“Me dijeron que era muy riesgosa y que no iba a aguantar tanto, no le daban tres horas de vida. Y hoy la nena la está peleando”, agregó la mujer oriunda de la zona centro de la provincia, pero que hoy pasa sus días más difíciles en un hospital. Igual, no desiste.
Contó que su hija está en terapia intensiva, despierta, pero que de todas formas el riesgo de muerte está latente. El viernes la pequeña luchadora ingresó nuevamente al quirófano y lo hará nuevamente mañana ya que, según explicó su madre, deber ser sometida a una serie de controles y limpieza para luego recibir “injertos” en la piel. 

No tenía vacuna
El año pasado este medio dio cuenta de la escasez de vacunas en la provincia por el incumplimiento de la provisión de dosis por parte de Nación, algo que -dijeron en su momento los profesionales consultados- se regularizaría recién este mes de febrero.
Por las afecciones que ocasiona el meningococo, desde 2015 Argentina incorporó al Calendario Nacional de Vacunación la inmunización contra la bacteria, que se aplica en bebés de tres a quince meses y un refuerzo a los 11 años. Pero en agosto del año pasado el Estado nacional suspendió esta última aplicación.
Sobre este caso puntual, la madre de la niña confirmó que esta no había sido inmunizada contra el meningococo. Aseguró que “nunca me dijeron que tenía que ponerme esa vacuna y ella tiene  las vacunas completas”.
La entrevistada también relató que “ni los médicos sabían qué era cuando le llevé a Urgencias. Le llevé a las 1.00 de la mañana por una simple fiebre, me tuvieron hasta las 5.00, le dieron una dipirona y me mandaron a mi casa” contó sobre el día que su hija terminó internada.
“Para las 7.00 ella estaba fría totalmente y tenía los labios negros manchas azules por todo el cuerpo. La volví a llevar y ahí recién la internaron, así la tuvieron hasta el mediodía y no sabían qué hacer” siguió. Entonces se dispuso el traslado a Posadas, y a las “15.30 mi hija llegó casi muerta. Fue directo a terapia intensiva”. 

Solidaridad
La familia de la paciente, que perdió manos y pies, está en Posadas desde el 6 de enero. Subsisten con el aporte y colaboración de “gente de acero” e incluso se han lanzado campañas solidarias en las redes sociales que han tenido éxito y son de mucha importancia.
Sin embargo, la madre expuso que “me pidieron todo hipoalergénico para ella”, por lo tanto, quienes quieran colaborar pueden acercarse al nosocomio para hacerlo. O bien hasta la planta del diario El Territorio, sobre la avenida Quaranta, donde se concentran las ayudas para luego entregárselas.

La importancia de vacunarse

El meningococo genera émbolos, una masa que se libera dentro de los vasos sanguíneos provocando un bloqueo parcial o total. “Una de las características de esta enfermedad es justamente que quedan necróticas las manos, los pies u otras partes del cuerpo que se van transformando en una zona negruzca”, señalaron profesionales consultados por este medio. La infección provocada por la bacteria Neisseria meningitidis produce una enfermedad muy grave que puede presentarse como - además de la meningococemia - meningitis, bacteriemia, sepsis y, con alto riesgo de secuelas graves e irreversibles, principalmente neurológicas. En Argentina se registran entre 200 a 300 casos anuales. La tasa de incidencia nacional es de aproximadamente 0,75 casos/100.000 habitantes. El 100% de los casos requieren internación. Esta infección severa presenta un 10% de letalidad. Por año mueren de 15 a 20 niños por esta enfermedad. El grupo etario más comprometido por esta patología incluye a menores de 5 años, principalmente de 12 meses.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina