Padece de TOC y se lo olvidaron dentro de la combi que lo llevaba a la escuela

Jueves 8 de noviembre de 2018 | 08:30hs.
Mientras que en distintos medios nacionales se conoció el caso del vecino del Gran Buenos Aires que olvidó a su hija de un año en el auto, permaneció encerrada por 10 horas y cuando volvió estaba muerta; en la tierra colorada sucedió un hecho similar que afortunadamente no terminó en tragedia.

Guillermo, un adolescente de 14 años residente en El Soberbio y que padece trastorno obsesivo compulsivo (TOC) días atrás permaneció dentro de la camioneta que lo lleva a la escuela por espacio de más de tres horas, durante la siesta y con temperaturas que rondaban los 40º.

El caso salió a luz a raíz de la denuncia policial y administrativa que realizó su padre, José Luis Acosta, ante la Municipalidad local, encargada del traslado; y en la comisaría de El Soberbio.

En diálogo con Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7, el hombre relató parte de lo vivido. “Mi hijo a las 13 se sube a la combi de discapacitados que lo lleva a Escuela de Frontera 617, donde realiza la integración en sexto grado”, comenzó el relato. El móvil previamente realiza una parada en la Escuela Especial 42 donde bajan otros niños. “Por lo que nos comentan testigos, el chofer cerró la puerta y se dirigió presumiblemente a su domicilio”, contó.

Cuando la niñera de Guille, como lo conocen todos, fue a buscarlo al colegio, le informaron que no asistió. Ante esta situación se presentó en la escuela especial, donde las madres de otros niños le comentan que lo vieron dentro de la combi.

Ante la desesperación, la directora llama al director de Acción Social municipal, quien le contesta, según Acosta, “que baje un cambio”.

Continuando con la búsqueda, la directiva y la niñera se dirigen en auto hasta el domicilio del chofer. En el camino, de manera telefónica, les informan que Guille se había quedado dormido dentro del móvil por alrededor de tres horas bajo el sol y con una temperatura de casi 40º.

“El chofer no solamente se olvidó de llevarlo a la escuela, ni siquiera revisó el móvil. Él es un chico grande para su edad, mide casi 1,70, era imposible que no lo viera”, reclamó su padre.

Ayer, en el diálogo radial, analizó lo sucedido y agradeció que el joven no tuviera un ataque durante el encierro y que el chofer se olvidara, además, de las ventanillas abiertas.

“Cuando se bajó tenía mucha sed, pedía merendar la leche y mucha agua. Estaba todo transpirado, colorado y con mucha sed. Al llegar a casa se durmió profundamente”, detalló el hombre.

Denuncias y respuestas
Acosta y su esposa son docentes desde hace más de dos décadas en la colonia cercana a El Soberbio. Al regresar a su hogar se enteraron de lo sucedido y se dirigieron a la Municipalidad, donde fueron recibidos por el viceintendente quien dijo desconocer la situación.

“Nadie del municipio se acercó a darme explicaciones. No pude ni hablar con el chofer ni con el secretario de Acción Social. Realicé la denuncia policial por abandono de persona. Son funcionarios públicos y tienen que tener gente idónea para poder atender a niños discapacitados y tomar todos los recaudos posibles”, afirmó.

Además, planea recurrir a la asistencia del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) y de un abogado particular para que “esto no vuelva a ocurrir”.

Desplazado
En tanto, según confirmaron ayer desde el municipio a este medio, el chofer en cuestión ya fue separado del cargo. Prefirieron no ahondar en detalles, pero aclararon que “ya se tomaron las medidas que se tenían que tomar y la persona fue desplazada”. 

Dijeron que el vehículo es del municipio porque en El Soberbio funciona un Consejo de Discapacidad y habitualmente se asiste a las familias con hijos con discapacidad para trasladarlos hasta donde necesiten.

Por su parte, el chofer involucrado en el tema, Diego Fernández, confirmó que dejará todo en manos de un abogado para que tome las medidas que considere pertinentes en el asunto.

Descuido mortal: padre de beba detenido
Una nena de un año murió asfixiada luego de que su padre la olvidara en el asiento trasero del automóvil y recién se diera cuenta unas diez horas después. El hecho se produjo en la esquina en la localidad de Santos Lugares, partido bonaerense de Tres de Febrero. El hombre en cuestión, de 39 años, llevó a su esposa al trabajo y en el asiento de atrás iba la beba de nombre Catalina. Al regresar a su casa olvidó que la pequeña estaba atrás y entró a su vivienda. Al darse cuenta del olvido, se dirigió al vehículo y allí encontró a la nena sin signos vitales, por lo que llamó a una ambulancia. El auto tiene los vidrios polarizados, lo que explicaría por qué ningún peatón reparó que estaba en el interior. Testimonios de los vecinos coinciden en que el hombre estaba seguro de que había dejado a su beba, como todos los días, en la guardería. Acotaron que recientemente había sufrido un accidente cerebrovascular (ACV), que había dejado secuelas como la pérdida de memoria. No obstante, tras la declaración ante la Justicia, fue imputado por homicidio culposo y quedó detenido.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina