Pericia de Gendarmería contradice a Lagomarsino

Viernes 14 de septiembre de 2018
La causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman sumó ahora un nuevo interrogante: un peritaje de Gendarmería sobre el teléfono del fiscal de la Amia detectó que Diego Lagomarsino, el perito informático que le prestó el arma, lo había llamado el sábado 17 de enero de 2015 por la mañana, algo que hasta el momento nadie había detectado.
Para los investigadores, el dato es llamativo porque contradice la versión que había dado el propio Lagomarsino en sus declaraciones indagatorias desde el comienzo de la investigación. Es que siempre sostuvo que fue Nisman el que lo llamó el sábado por la tarde para citarlo a su casa, oportunidad en que le pidió un arma que él finalmente le prestó. Fue ese arma la que se usó para matarlo, según sostiene la hipótesis de la investigación, y la que convirtió a Lagomarsino en un “partícipe necesario del homicidio”.
Lagomarsino declaró que “el mensaje de la mañana para mí no existió; lo hubiera declarado”. Además, detalló que él mismo entregó su teléfono a la Justicia el 19 de enero de 2015, cuando se acercó a los tribunales para revelar que él era dueño del arma.
Al ser consultado sobre si con esta nueva información podía caerse su coartada, respondió: “¿Cómo se va a caer si está clara desde 2015? El peritaje de Policía Federal confirma los llamados de Alberto a mí. Esa es la verdad”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina