Preventiva y más testimonios en contra del conductor de la Hilux

Viernes 12 de octubre de 2018
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Los días tras las rejas para Daniel B. (29), acusado del caso de atropellamiento y rapto en la Costanera oeste de Posadas, continuarán.
Es que el magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno, dictó el procesamiento con prisión preventiva para el sujeto que se encuentra detenido desde el 26 de septiembre último.
Según consignaron fuentes consultadas por este diario, la medida cautelar en contra del sospechoso se dio porque, entre otros puntos, las autoridades judiciales entienden que en caso de recuperar la libertad el hombre podría fugarse o bien entorpecer el proceso.
La resolución fue determinada pocas horas después de concluidas las declaraciones testimoniales brindadas por Luzmila (18) y Carlos Alejandro (17), víctimas del ataque registrado el 23 de septiembre por la noche.
Estas audiencias se llevaron a cabo entre el lunes y el martes de esta semana, en las cuales ambos jóvenes brindaron testimonios que coincidieron en algunos puntos considerados de importancia. 

Complicado
Ambos recordaron que ese día se encontraban en la Costanera oeste cuando una camioneta estacionó frente a ellos y su conductor comenzó a intimidarlos. Fue por ello que decidieron cambiarse de banco y en esa instancia el rodado subió a la vereda para atropellarlos.
Además, Luzmila en su testimonio indicó que alcanzó a ver algunos rasgos físicos de su atacante y lo descrito por la muchacha coincide con el detenido como así también con el identikit confeccionado por la Policía en base a los datos aportados por su novio horas después del hecho.
Otro punto en contra que tiene el implicado son las pericias de luminol efectuadas en la camioneta Toyota Hilux que habría sido utilizada para arrollar a los jóvenes.
De acuerdo a lo dictaminado por los peritos de la Policía Científica que encabezaron el procedimiento, se detectaron rastros de sangre en siete puntos del habitáculo del rodado, que también registra abolladuras y marcas en la carrocería compatibles con el siniestro denunciado. 
Con toda esta batería de elementos el círculo parece cerrarse sobre el imputado, a pesar de que su familia insiste en su inocencia y recalca la versión de que el hombre recién estaba volviendo de Encarnación (Paraguay) cuando se produjeron los hechos y que el responsable se trata de un camionero que trabaja para la empresa familiar.
Este empleado apuntado ya declaró y se desligó del caso, pero además de ello sus características físicas no se asemejarían en nada a lo descrito por las víctimas, según confiaron fuentes consultadas.
Al margen de ello, los pesquisas aún aguardan una serie pericias telefónicas ordenadas a realizar para culminar una parte importante de la investigación, aunque las dudas e interrogantes cada vez son menores.
En su declaración Luzmila también ubicó a una segunda persona en la escena, ya que recordó haber escuchado que otra persona gritaba “dale, arrancá”. Sin embargo, hasta el momento no existe ningún otro dato o elemento que profundice esta teoría.
Cabe mencionar que la muchacha, además de las lesiones corporales, también sufrió un fuerte shock y como consecuencia de ello afirma recordar solamente algunos pasajes del hecho. Por ejemplo, de lo sucedido dentro de la camioneta tras ser ingresada al vehículo por la fuerza, la joven expresó que fue tomada del cuello, golpeada y que le bajaron los pantalones.
Ya desde un primer momento se le suministró todo el kit de profilaxis correspondientes a casos de posible abuso sexual, pero esto aún fue corroborado.
Ahora, tras el dictado de la prisión preventiva, la defensa del acusado puede apelar la decisión del magistrado Cardozo y en ese caso tendrá que intervenir la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores de la provincia.
Mientras tanto, Daniel B. será trasladado a la Unidad Penal VI Instituto de Encausados y Procesados. La causa se instruye bajo la carátula de homicidio en grado de tentativa y privación ilegal de la libertad.

La parrilla, faros y reflectores, los arreglos

Como si aún quedaran elementos en contra del detenido, ayer la Justicia recibió otro testimonio que complica severamente al único sospechoso del caso. Se trata de un chapista que ayer prestó declaración testimonial y en esa instancia afirmó que el martes 25 de septiembre a la mañana -dos días después del hecho- el sujeto le llevó la camioneta Toyota Hilux para realizar varios arreglos. El hombre indicó que sin preguntar mucho, solamente se dedicó a realizar su trabajo y a cobrar el dinero que le correspondía. Según detalló, arregló daños registrados en la parrilla, faros y reflectores, entre otros puntos. Pero como si esto fuera poco, el muchacho también indicó que desde el lado de los familiares de la víctima se presentaron en su lugar de trabajo y le preguntaron qué sabía de la causa. En otras palabras, dejó entrever que fue apretado. Todo esto, mientras los familiares del acusado nuevamente se manifestaban fuera del juzgado con pancartas y carteles en los cuales reclamaban su liberación. Lo mismo habían hecho el lunes y el martes, mientras declaraban Luzmila y Carlos, respectivamente.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina