Rechazaron excarcelar al presunto socio de un abogado narco

Martes 21 de mayo de 2019 | 01:00hs.
Cristian Valdez

Por Cristian Valdezfojacero@elterritorio.com.ar

El abogado penalista misionero Norberto Pablo Pipo fue detenido a principios de diciembre del año pasado mientras presuntamente circulaba haciendo de puntero a un camión modelo Ford F-4000 cargado con más de 3 toneladas de marihuana.
La captura se dio durante una persecución en la que el chofer del transporte pudo escapar, pero a él no le fue posible, por lo que desde entonces está privado de la libertad junto a otro hombre, sindicado como su socio, quien fue detenido pocas semanas después e identificado como Javier Ramón Armoa.
Desde ese momento, ambos están imputados en una causa que los colocó en el rol de presuntos organizadores del delito de transporte de estupefacientes agravado.
En el corto tiempo que lleva el proceso, sus abogados defensores presentaron una serie de recursos tendientes a debilitar la acusación, pero no tuvieron eco en el ámbito de la Justicia Federal, cuyas autoridades rechazaron cada uno de los planteos.
El último fue del propio Armoa ante la Cámara Federal de Apelaciones, posterior al rechazo a un pedido de excarcelación bajo caución juratoria que hizo su defensor en primera instancia. El titular del Juzgado Federal de Eldorado decidió que debido a la gravedad del delito y la compleja investigación en marcha debía seguir en prisión, por lo que en la instancia superior fueron esgrimidas una serie de argumentos en favor del acusado que recientemente fueron desestimadas.

Tiempo y pericias
El defensor público basó su pedido de libertad en la supuesta “errónea interpretación del derecho a la libertad y principio de inocencia” y cuestionó al magistrado por haber rechazado el beneficio “con fundamentación en la pena en expectativa”, lo que en su criterio “puede justificar el apartamiento de las normas constitucionales”.
Por otro lado, mencionó la “falta de fundamentos” respecto de los riesgos procesales (de fuga o entorpecimiento de la investigación), lo cual “torna arbitrario al pronunciamiento”.
Después de analizar el planteo y los argumentos, los jueces de Cámara, Ana Lía Cáceres de Mengoni, Marío Osvaldo Boldú y Mirta Tyden de Skanata, resolvieron que Armoa continúe privado de la libertad.
“El delito por el cual fue imputado Armoa, organizador del transporte de estupefacientes calificado, posee escalas penales que, valoradas en abstracto, superan con holgura el máximo a que alude la norma de mención y cuyo mínimo permite sostener fundadamente que tampoco procederá condenación condicional”, dice el fallo judicial, que al mismo tiempo consigna que “la detención reposa en fines asegurativos de la continuidad del proceso”, debido a que “existen medidas probatorias pendientes de producción”.
En esa línea, los camaristas mencionaron que algunas fueron solicitadas por el consorte de causa del propio Armoa (es decir, Pipo) y otras dispuestas de oficio por el magistrado interviniente, como por ejemplo, pericias telefónicas al celular aportado por el encartado Pipo, ordenadas a fines de febrero.
“Los tiempos procesales son los correctos, por lo que no hacemos lugar a los planteos”, finaliza el dictamen que confirma la continuidad de Armoa en prisión.

El abogado reincidente
La detención de Armoa se produjo poco tiempo después de la incautación del camión con los 3.558 kilos de marihuana que desde la localidad de Eldorado aparentemente pretendía ser llevada hasta la zona Centro de Misiones.
Fuera de la envergadura de la carga y el rol que éste aparentemente tuvo, lo más trascendente del caso fue la captura del sujeto que iba como puntero en un Toyota Corolla.
Ese hombre que iba de campana era Pipo, un conocido abogado que defendió a varios imputados en causas por narcotráfico e incluso apadrinó legalmente al temido Thierry André Polus, conocido como el Francés de Mado o el Rey de la Marihuana.
Los que lo conocen afirmaron que se recibió de abogado estando en prisión tras haber sido condenado en una causa por tráfico de estupefacientes.
Su reciente detención comenzó a gestarse en la localidad de Wanda, donde efectivos del Escuadrón 10 de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) montaron un control mediante el cual alcanzaron a detectar cuando salió al mando del Corolla e inmediatamente detrás el camión modelo Ford F-4000. Sabían que transportaban marihuana y estaban esperando para dar el golpe.
Ambos rodados empezaron a circular por la ruta nacional 12 en dirección hacia Posadas, por lo que los efectivos hicieron un seguimiento controlado mientras daban aviso a uniformados de la misma sección. De esa manera, otra comisión desplegó controles sobre la ruta en Eldorado e interceptaron la marcha de Pipo.
Al ver al abogado retenido, el camionero frenó intempestivamente la marcha y se puso en fuga, lo que desató una persecución que culminó en un barrio eldoradense. Fue el punto de mayor tensión, ya que un móvil de la fuerza se atravesó en el camino y el camión lo impactó en la parte trasera, arrojándolo hacia una zanja. Esa maniobra fue aprovechada por el camionero para escapar y continuar con su huida a las corridas por la zona ubicada en el kilómetro 4 de la Capital del Trabajo.
Mientras un grupo de efectivos salió en búsqueda del sujeto, otros confirmaron que el Ford F-4000 estaba cargado con 142 bultos de marihuana que alcanzaron los 3.558 kilogramos. Posterior a eso, en un allanamiento hecho en el despacho de Pipo los detectives incautaron otros 55 kilos de la misma sustancia que se sumaron a la batería de elementos que le dan sustento a la acusación.
Fuentes ligadas al proceso informaron que la detención de Armoa y Pipo habría permitido descubrir un aceitado entramado de tráfico de drogas en el que aparentemente hay otras personas involucradas.


3.558

La importante carga narco incautada a fines de 2018 durante el procedimiento alcanzó los 3.558 kilogramos de marihuana.

55

Además de caer en medio de los procedimientos, al abogado implicado también lo complica el hallazgo de 55 kilos de droga en su despacho en Eldorado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina