Redujeron a tres años de prisión efectiva la condena de la abogada Santa Cruz - El Territorio Misiones

Redujeron a tres años de prisión efectiva la condena de la abogada Santa Cruz

Miércoles 5 de agosto de 2020 | 06:30hs.
Cristian Valdez

Por Cristian Valdez fojacero@elterritorio.com.ar

La abogada y funcionaria de la Afip, Rocío Fiorella Santa Cruz (35), acusada por el atropellamiento que derivó en la muerte del agente de tránsito municipal de Posadas, Ramón “Topo” Cabrera, el 31 de enero de 2016 sobre la avenida Quaranta, fue condenada a tres años de prisión de cumplimiento efectivo pero irá a la cárcel cuando la sentencia quede firme.

El reciente fallo tiene la firma del Juez de Instrucción Dos, Juan Manuel Monte, quien dio cumplimiento al dictamen del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Misiones que -en diciembre del año pasado- confirmó la culpa de Santa Cruz bajo el cargo de homicidio culposo pero ordenó que se dictara una nueva sentencia (había sido de cuatro años) teniendo en cuenta la velocidad en que la acusada circulaba, ya que no se pudo probar que hubo exceso.

Entonces, después de un minucioso análisis el magistrado mantuvo la culpabilidad del delito en calidad de autora por el que había sido condenada y la inhabilitación total para conducir vehículos automotores durante diez años. En paralelo le prohibió salir de Posadas, teniendo en cuenta algunos viajes que hizo a Buenos Aires “por cuestiones laborales”, según argumentó.

Monte indicó en su veredicto -que consta de quince páginas- que cuando la condena quede firme Santa Cruz deberá ser detenida inmediatamente y alojada en una celda de la Alcaidía de Mujeres de Posadas, en la cual pasó 155 días después de la condena que recibió en noviembre de 2018 en el debate oral que llevó adelante el Juez Correccional y de Menores, Cesar Jiménez, a cargo del tribunal unipersonal.

Si bien en aquella oportunidad también esperaba la confirmación de la pena, la detuvieron por incumplir una prohibición de salida del país y recuperó la libertad luego de que la jueza Civil y Comercial, Georgina López Liva, hiciera lugar a un hábeas corpus presentado por sus abogados, que fue apelado y revocado pero no sirvió para que la condenada regrese a la prisión.

Conocido el reciente fallo, la defensa de la abogada tiene un plazo hábil para apelar, algo que se va a concretar según adelantó ayer el abogado Eduardo Paredes en diálogo con El Territorio.

“Cuando se aplican tres años de cumplimiento efectivo cumplís ochos meses, ella ya cumplió una parte así que le queda casi nada; teniendo en cuenta esta deducción, le quedaría tres meses de prisión por cumplir”, señaló el letrado.  Insitió que el STJ debió  haber anulado su sentencia, considerando que Cabrera tuvo responsabilidad en el siniestro porque manejaba ebrio y su moto no tenía luces traseras.

Un año menos
El juez Monte recibió la causa en diciembre del año pasado, luego de que el juez Jiménez, quien había condenado a Santa Cruz a cuatro años de cárcel a fines de noviembre 2018, decidiera inhibirse después de que el STJ se pronunciara a favor de la reducción del castigo que había dictaminado.

Los ministros del STJ consideraron después de revisar la pena, que no se pudo probar que la abogada haya cometido exceso de velocidad manejando alcoholizada su Peugeot 408 al momento de atropellar a Cabrera, quien iba en motocicleta (también alcoholizado) por la avenida Quaranta e intersección con avenida 115.

Eso habían marcado los defensoras, refiriendo que el margen de error de la pericia respectiva sostenía entre un 10 y 15 por ciento de falibilidad y ante la estimación de 65 kilómetros por hora previo al impacto contra la motocicleta de Cabrera arrojaría una velocidad menor y, por consiguiente, dentro de lo que marca la Ley Nacional de Tránsito 24.449.

En su fallo el juez Monte argumentó que “siendo que ante los diversos agravios formulados por la defensa técnica de la imputada en el recurso de casación se hace lugar a aquel relacionado con la velocidad de circulación de la ciudadana Rocío Santa Cruz confirmando en todo lo demás la sentencia condenatoria, y si bien ese argumento hacía a una de las circunstancias fundamentales determinadas de dicha sentencia, surge también de la integridad de las actuaciones que el accionar de Santa Cruz y las consecuencias provocadas por el hecho que despliega la misma permanecen siendo de extrema gravedad, conforme al análisis esbozado precedentemente, en razón a lo cual a mi entender, si bien debe darse una reducción en la sanción oportunamente ordenada, esa disminución en virtud de la magnitud del agravio receptado tampoco debe significar una modificación en el efecto jurídico de la pena, a fin de una verdadera aplicación de la misma y de su significado, su finalidad, por lo cual considero que la pena privativa de la libertad a disponerse en autos debe reducirse de manera proporcional pero materializarse en un cumplimiento efectivo, en una correcta aplicación del principio de proporcionalidad consagrado en el artículo 28 de la Constitución Nacional”.

Consideró también que “a fin de fijar o determinar la graduación de la pena que corresponda particularmente a la imputada de marras y en relación al delito en cuestión, adecuandola al sujeto, al hecho, a sus modalidades y circunstancias, haciendo valer la escala de la pena establecida para el delito que se trata, normado en el artículo 84, 1º y 2º párrafo, del Código Penal Argentino, considero justo y equitativo imponer a Rocío Santa Cruz una pena de tres años de prisión efectiva, más las costas del juicio, por considerarla autora penalmente responsable del delito enunciado”.

“Uno va preso siendo pobre y ella sigue como si nada”

Pare calificó de burla el fallo.
Sobre la reducción de pena que benefició a Santa Cruz, Irene Pare (49), viuda de Cabrera, sostuvo que a pesar de los años y las distintas idas y vueltas que tuvo el proceso judicial espera que la responsable por la muerte de su esposo tenga el castigo que merece.

 Desde su domicilio en el barrio posadeño de Villa Cabello, donde vive desde hace ya muchos años, la mujer no ocultó sus sensaciones tras la última noticia. “Para mi familia esto es una burla pero lo que queremos es justicia y esperamos que se haga efectiva la condena. Lo único que nuestra familia quiere es que se haga justicia por Topo pero pasaron cuatro años y seguimos en la misma, esperando”, lamentó.

 La mujer reclamó que “los cuatro años del primer juicio, para nosotros, fue poco, y ahora que le bajen a tres años y le den la posibilidad de apelar para no ir a prisión creo que es una burla. Se está pasando de los límites porque la señora Santa Cruz, como mujer y ciudadana, se dio cuenta en el juicio que hizo mal las cosas y nunca tuvimos una disculpa ni un pésame”.

 “Ya no espero más nada de ella, queremos justicia solamente. Después de todo lo que hizo siguió su vida normal y hasta tuvo la caradurez de burlarse, no sólo de nosotros, sino de la Justicia cuando se fue de vacaciones al extranjero y si bien estuvo presa por eso, salió otra vez demostrando que hace lo que quiere porque alguien le da impunidad”, cuestionó.

 En otro tramo de la charla con Pare, por Radioactiva (100.7), opinó que “uno va preso siendo pobre y ella en la causa por haber atropellado y matado a Topo, manejando alcoholizada, nunca estuvo presa. Al fin de cuenta destrozó a una familia y sigue como si nada”.

 “Cuando llegue un patrullero y la lleve a la cárcel nosotros vamos a sentir que hubo justicia, aunque sea un poco para mi familia, porque es duro ver en libertad a la mujer que mató a mi marido”, consideró.

 La mujer contó que desde febrero está sin empleo pero “no me puedo dar el lujo de tirarme en una cama a llorar, me he enfermado mucho todo este tiempo pero trato de estar bien y salir adelante porque tengo tres hijos que me tienen que ver fuerte. Bien o mal soy lo único que mis hijos tienen ahora”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina