Tanques y militares vigilan las cárceles de Paraguay

Domingo 22 de septiembre de 2019
Los militares custodian el perímetro de las penitenciarías. | Foto: Última Hora
Tras la promulgación de la Ley 6365/19 a comienzos de agosto, en Paraguay se declaró la emergencia penitenciaria en cárceles de todo el país y desde ayer comenzó el desplazamiento de uniformados militares y vehículos para custodiar los complejos penitenciarios.
Así lo consignó el diario paraguayo Última Hora, que detalló desde la víspera se podían ver tanques instalados frente a las penitenciarias de Tacumbú, Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero, Emboscada y San Pedro, todo según lo dispuesto por el Ministerio de Justicia.
Al respecto, detallaron que estas acciones forman parte del plan para reforzar la seguridad en los penales y el combate contra el crimen organizado en el vecino país, el cual en las últimas viene siendo golpeado en forma seguida por diversos episodios perpetrados por integrantes de poderosas bandas criminales.
Según detallaron voceros judiciales, el operativo se inició este fin semana porque el martes se recuerda el día de la Virgen de la Merced, patrona de los reos, y debido a los festejos por lo general hay mayor afluencia de visitantes en las penitenciarias.
El portal UH además indicó que en las zonas cercanas a las cárceles también hay presencia policial, pero desde la cartera paraguaya señalaron que, por seguridad, no pueden revelar qué cantidad de uniformados y militares están designados para cada misión.
La recientemente promulgada Ley 6365 faculta al poder Ejecutivo paraguayo a reglamentar un plan integral para el uso de las fuerzas públicas, policiales y militares para la seguridad y vigilancia del perímetro de los centros penitenciarios.
Estas medidas se dan, además, en consonancia con otras disposiciones llevadas adelante por el presidente Mario Abdo, quien el viernes realizó modificaciones en la cúpula de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y en el Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI), por ejemplo.

Contexto tenso
La situación en Paraguay es tal que el máximo mandatario también tiene la intención de militarizar las calles y otras zonas del país, idea que se reforzó tras los últimos hechos que dejaron al descubierto las falencias en las cárceles de todo el país.
El caso más resonante fue el registrado el miércoles de la semana pasada, cuando el sindicado capo narco y referente del Comando Vermelho (CV) en Paraguay, Jorge ‘Samura’ Samudio fue rescatado por seis delincuentes durante un traslado desde el Palacio de Justicia hacia su lugar de detención en Asunción.
El vehículo en el que era llevado fue interceptado por otros vehículos en plena calle y atacado balazos, agresión producto de la cual incluso falleció un comisario que participaba del procedimiento de traslado.
Después de eso Samura logró ser rescatado, subido a otro rodado y hasta el momento permanece prófugo, aunque los pesquisas de la Policía Nacional entienden que el capo narco continúa en territorio paraguayo.
A principios de mes, en tanto, la tensión se apoderó de la vecina ciudad de Encarnación, cuando tres integrantes del Primer Comando Capital (PCC) llevaron adelante un espectacular y violenta fuga a tiros del Centro de Rehabilitación Social, presidio más conocido como el Cereso, a unos diez kilómetros del casco céntrico.
Los tres reos se llevaron cautivo al jefe del penal, aunque por el camino tuvieron problemas técnicos con el vehículo en el que escapaban y ante ello decidieron volver a entregarse.


Dos detenidos por el caso Fram

El hecho más reciente fue un intento de asalto a un banco de la ciudad Fram, a unos 25 kilómetros de Encarnación.
El caso se registró el viernes por la mañana y el plan de los asaltantes aparentemente se vio frustrado a partir del accionar de un guardia de seguridad que alcanzó a advertir movimientos extraños y conductas sospechosas en un falso cliente que pretendió ingresar al lugar con un bolso poco común.
En la víspera los medios paraguayos informaron que dos sospechosos de ese hecho fueron detenidos tras allanamientos realizados en la Compañía Ñu Pyahu, en San Pedro del Paraná, otro distrito perteneciente al departamento de Itapúa.
Según detallaron, los implicados serían pariente de un capo narco de la zona, Ignacio Cubilla, quien actualmente está preso y se dedicaba al tráfico de marihuana hacia Argentina.
En el lugar además se halló una camioneta presuntamente utilizada por los sospechosos, además de máscaras, chalecos antibalas con la insignia del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y clavos miguelitos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina