Un mecánico denunció apremios sufridos en la Seccional Tercera

Lunes 11 de febrero de 2019
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Marcas en los brazos, el cuello y las piernas grafican la violencia que padeció el mecánico Héctor Krejci (29) a manos de efectivos de la Seccional Tercera de Oberá, según denunció en la víspera.
En diálogo con El Territorio, el sujeto comentó que el sábado a la madrugada regresó a su casa, en el barrio Bella Vista, circunstancia en la que fue abordado por una comisión policial que lo acusó de haber arrojado piedras al móvil.
“La verdad nunca imaginé una cosa así. Llegué a mi casa a eso de las 5, entré el auto y atrás mío entraron los policías a los gritos: ‘ahí está el polaco…’. Entraron a mi casa, me tumbaron y me esposaron. De ahí me llevaron a la Seccional Tercera y empezó mi pesadilla”, graficó.
Según su versión, nada tuvo que ver con la acusación de los uniformados sobre el ataque al móvil y contaría con testigos que lo avalan. Además, aseguró que fue golpeado y amenazado por los efectivos que lo detuvieron.
“Hicieron una ronda y me pegaban, otro me tiraba agua con lavandina. Me tuvieron todo el tiempo esposado y me querían sacar la ropa, pero no les dejé. Así fue como media hora. Después llegó una doctora, me revisó y puso que tenía lesiones. Me preguntó qué me pasó y le dije que los policías me pegaron”, mencionó.
El sábado al mediodía fue trasladado a la Seccional Segunda, donde el encargado de guardia no habría querido recibirlo por los golpes que evidenciaba, lo que motivó una breve discusión entre policías, aunque finalmente fue alojado en la citada dependencia.
Al respecto, hizo hincapié en que no fue agredido de ninguna forma por el personal de la Segunda. En cambio, antes de salir de la Tercera lo habrían obligado a firmar una declaración bajo amenazas.
“Me dijeron que si no firmaba, me iban a armar una causa y no iba a salir en varios días”, indicó. 
El mecánico fue liberado el sábado, alrededor de las 19, tras la intervención de un abogado.
En tanto, anticipó que “el lunes (por hoy) voy a hacer la denuncia en fiscalía porque es terrible lo que hacen. Hay mucho abuso de autoridad y lastiman a la gente”.

Antecedentes
En las últimas semanas se registraron varias denuncias por apremios en comisarías dependientes de la Unidad Regional II.
A mediados de enero, Graciela Carvalho (45) denunció que su hijo de 17 años fue detenido y golpeado por efectivos del Comando Radioeléctrico que lo apresaron y lo trasladaron a la  Seccional Segunda.
A principios de diciembre, Lorena M. (36) y su hijo de 19 años se presentaron ante la Fiscalía de Instrucción Dos para radicar una denuncia contra policías de la Seccional Tercera por presuntos apremios y abuso sexual, según lo que declaró el joven.
Publicado el caso, inmediatamente intervino la Comisión Provincial de Prevención Contra la Tortura.
“Dos veces me sacaron de la celda, me llevaron al patio y me desnudaron. Yo traté de resistirme, pero me agarraron entre varios. Uno de los policías se puso un guante de goma y me metió los dedos por atrás. Fue horrible, me dolió mucho. Dos noches me hicieron eso”, indicó. 
Tras someterlo, manifestó que los uniformados lo volvían a ingresar desnudo a la celda, aunque ningún otro detenido lo lastimó, aseguró.
En tanto, a principios de octubre, Ademar Cardozo Fagundez (47) denunció que fue víctima de apremios en la misma dependencia.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina