Varios suicidas de Sri Lanka tenían estudios superiores

Jueves 25 de abril de 2019
Ayer se realizó un entierro masivo de víctimas de las bombas.
Muchos de los suicidas que acabaron con la vida de 359 personas en una serie de ataques coordinados el Domingo de Pascua en Sri Lanka tenían estudios superiores y procedían de familias de clase media y media-alta, explicó ayer el viceministro de Defensa. Los agresores eran disidentes de un par de grupos extremistas musulmanes, añadió Ruwan Wijewardene.
Hasta ahora, las autoridades atribuían los ataques a iglesias y hoteles a una única milicia radical. “Su idea es que el islam puede ser la única religión en este país”, dijo Wijewardene a reporteros. “Era gente bastante bien educada”, agregó, señalando que al menos uno era licenciado en Derecho y algunos podrían haber estudiado en Gran Bretaña y Australia.
Los detalles sobre la identidad de los atacantes se dieron a conocer mientras las autoridades esrilanquesas se comprometían a revisar el aparato de seguridad de la nación del sudeste asiático luego de una serie de fallos de inteligencia.
La embajadora de Estados Unidos en el país, Alaina Teplitz, dijo a reporteros que “claramente hubo algún fallo en el sistema”, pero señaló que Washington no tenía constancia previa de una amenaza de atentado.
Las autoridades de Sri Lanka reconocieron que algunas agencias de seguridad nacionales estaban al tanto de posibles agresiones antes de las ocurridas el domingo, que fueron el peor episodio de violencia en el país desde el final de la guerra civil hace una década, aunque no compartieron esas advertencias. Teplitz calificó el fallo de comunicación de “increíblemente trágico”.
Las declaraciones del gobierno sobre los atentados han sido confusas y en ocasiones contradictorias: el vocero de la policía, Ruwan Gunasekara, dijo a reporteros ayer que había nueve suicidas, dos más de los reportados por las autoridades en la víspera. Una de las atacantes adicionales era la esposa de uno de los suicidas, señaló Gunasekara.
La mujer, dos niños y tres policías murieron en una explosión cuando la policía se acercaba a ellos el domingo en la noche, tras los atentados registrados antes en el día en tres iglesias y otros tantos hoteles.
El noveno sospechoso no fue identificado, aunque dos supuestos insurgentes más murieron más tarde en otra explosión a las afueras de Colombo.
Por el momento, las autoridades detuvieron a 60 personas, dijo Gunasekara. Un equipo de agentes del FBI y oficiales militares estadounidenses ayudaba en la investigación, añadió Teplitz. El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó el martes la autoría de las explosiones y distribuyó imágenes de siete presuntos suicidas.
Entre el martes y ayer se realizaron entierros masivos en la ciudad occidental de Negombo, como en Colombo y Batticaola.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina